Santiago Abascal (Vox), en un acto del partido.
Santiago Abascal (Vox), en un acto del partido. VOX

Los partidos políticos tienen que enfrentarse al veto de una parte del electorado. Tal como se extrae de la encuesta, Vox y PP son las formaciones políticas que más rechazo generan entre los votantes. Un 54% no votaría nunca a la fuerza de Santiago Abascal, mientras que un 38% rechaza dar su voto a los populares.

Cerca está Unidas Podemos, censurado por un 37% de los electores. Frente a esto, Ciudadanos, junto con el PSOE, es el partido al que un menor porcentaje de españoles (19% y 20%, respectivamente) dice que nunca, en ningún caso, daría su voto.

Entre los votantes del PSOE, parece existir un claro foso separador frente al PP y, sobre todo, frente a Vox: el 52% y el 73% dicen respectivamente que nunca les darían su apoyo.

Este rechazo de principio es mucho más tenue respecto de Ciudadanos (21%) y de Unidas Podemos (20%). En el caso del PP, el rechazo a la formación socialista es expresada por el 44% (y por un 78% en el caso de UP). Solamente el 16% se negaría rotundamente a votar a Vox. No existe, en cambio, en este electorado, veto alguno a Ciudadanos.

En el electorado de la formación naranja el rechazo es importante respecto de Podemos (63%) y claramente minoritario respecto de Vox y PSOE (44% y 26% respectivamente) y muy reducido (21%) en el caso del PP.

Unidas Podemos presenta un perfil de votante que rechaza de forma aplastante a Vox y a PP: les vetan un 84% y un 76% respectivamente. También da la espalda a Ciudadanos un 45% de los electores del partido morado. Al PSOE solo lo rechaza un 12% del electorado potencial de Pablo Iglesias.