Cerezo en flor.
Cerezo en flor. EUROPA PRESS

La llegada de la primavera nos regala todos los años uno de los fenómenos de la naturaleza más llamativos: la floración de los cerezos.

Durante esta temporada, el turismo rural en España cobra un interés especial, siendo el destino preferido para rodearse de sus flores, que tiñen valles y pueblos completos con un precioso manto blanco y rosa.

Valle del Jerte, lugar por excelencia

El lugar por excelencia para contemplar este acontecimiento en España es el Valle del Jerte, en la provincia de Cáceres, que convierte sus cerezos en los más conocidos y visitados del país. Se trata de uno de los paraísos para los amantes de esta estación, en la que los árboles florecen con la llegada del buen tiempo, pero no siempre en una fecha exacta.

Los campos de los 11 pueblos que componen la ruta por el río Jerte, que se extiende entre Navaconcejo y Tornavacas, germinan por zonas, de la más cálida a la más fría, a finales del mes de marzo y principios de abril.

Un paisaje con más de un millón y medio de 200 variedades de cerezos que disfruta también de la famosa Fiesta del Cerezo en Flor, una cita ineludible para habitantes y turistas que ha sido declarada de Interés Turístico Nacional desde el año 2010.

Corullón, internacionalmente reconocido

Pero no solo Extremadura disfruta de esta manifestación natural, en España también encontramos otros lugares en los que los cerezos son el momento protagonista de la primavera. Corullón, un municipio de El Bierzo, en León, ya luce una floración muy avanzada, siendo un espectáculo reconocido hasta en las guías turísticas japonesas.

Rutas en El Hornillo

El Hornillo, en el Valle del Río Cantos, en Ávila, se trata de un paraje con cerca de 50.000 cerezos localizados en unos pocos cientos de hectáreas, en los que se realizan diariamente numerosas rutas para deleitarse con los matices de colores que aparecen con el florecimiento de sus árboles.

Temporada de sakura en Japón

Si eres un viajero internacional, también puedes disfrutar de esta maravilla de la naturaleza que maquilla la tierra y cubre los árboles con flores rojas, blancas y rosas alrededor del mundo. Japón es una ubicación privilegiada para la temporada de sakura, nombre por el que sus habitantes conocen este fenómeno.

Los 400 cerezos femeninos de Amsterdam

Holanda, el país de las flores, es otro de los lugares en los que se puede admirar los matices de estos árboles con la llegada de la primavera. Conmemorando las relaciones comerciales entre el país y Japón, Amsterdam cuenta con 400 cerezos plantados en sus parques, cada uno con su propio nombre femenino.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Amsterdam Photographer•Travels (@aleksandria.rudenko) el25 Mar, 2019 a las 12:55 PDT

Vancouver y su obsequio japonés

La floración de los cerezos también tiene lugar al filo del equinoccio; con la llegada de la primavera, y finaliza a principios del mes de mayo en Vancouver (Canadá). Sus habitantes celebran la llegada del buen tiempo y el brote de los más de 4.000 cerezos que recibieron de Japón como un obsequio en los años 30.

Londres y sus lugares monumentales

No hace falta irse muy lejos. Incluso Londres, la fría capital inglesa, experimenta este momento anualmente en muchos de sus parques y espacios cercanos a los monumentos más importantes.