Imán de Ripoll.
Habitación del domicilio del imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, supuesto cerebro de la célula terrorista de Cataluña. AGENCIAS

En una respuesta por escrito con fecha de 5 de noviembre, el Ejecutivo de Pedro Sánchez responde así a una pregunta formulada por el diputado de ERC Gabriel Rufián. Diferentes formaciones independentistas cuestionan la relación que tuvo Es Satty, que falleció en la explosión de la casa-laboratorio de Alcanar, con los Servicios de Información, principalmente con el CNI.

La referencia se incluye en un último párrafo de una respuesta por escrito donde se aborda la ayuda a las víctimas del atentado del 17 de agosto de 2017 y a la reunión de la Junta de Seguridad del pasado 6 de septiembre, la que presidió el presidente de la Generalitat, Quim Torra, contando con la asistencia del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

"Para finalizar", dice textualmente la respuesta del Gobierno, "los informes de carácter confidencial en ningún caso concluyeron evidencias de planteamientos radicales, motivo por el que se abandonó el seguimiento tras la salida del centro penitenciario del imán Abdelbaki Es Satty".

Contactos en prisión entre 2010 y 2014

El 17 de noviembre de 2017, tres meses después del atentado en Cataluña que sigue bajo investigación en la Audiencia Nacional, fuentes del CNI reconocieron que "mantuvo contactos" con el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty en el periodo que este estuvo en la prisión de Castellón, entre 2010 y 2014, cumpliendo condena por un delito relacionado con el tráfico de drogas.

Según estas fuentes oficiales, los contactos se produjeron en el marco del "protocolo establecido" con los internos que se encuentran en las cárceles. El 4 de marzo de 2018, el director CNI, general Félix Sanz Roldán, dio explicaciones sobre esta cuestión en la Comisión de Gastos Reservados del Congreso, a puerta cerrada.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.