Un nuevo vídeo sobre crueldad animal relacionado con la caza ha vuelto a indignar en las redes sociales. Las imágenes, de poco más de un minuto de duración, muestran a una treintena de perros dando caza a un ciervo al borde de un barranco, y cómo una docena de estos animales, incluido el venado, se despeñan por el acantilado mientras se escuchan voces y disparos de fondo.

El vídeo que circula desde este sábado en las redes sociales ha sido muy compartido en las redes sociales por numerosos usuarios. Los hechos fueron filmados recientemente en la zona de Herreruela (Cáceres) y según las asociaciones cinegéticas, los perros fueron atendidos por veterinarios "en el mismo lugar de los hechos y en clínicas veterinarias", aunque que no especifican si falleció alguno.

Políticos como Pablo Iglesias o Juan López de Uralde también se han hecho eco. "Los responsables de esta salvajada solo tienen un nombre: criminales. Acabemos con esto de una vez y castiguemos a los culpables. Ojo, las imágenes son durísimas", advertía el líder de Podemos.

"Me llega este vídeo de una jornada de caza que se acaba convirtiendo en un auténtico desastre, con los perros y un venado cayéndose por un barranco... De verdad que no entiendo que se disfrute con esto", aseguraba por su parte el diputado de Equo.

Asimismo, Pacma ha denunciado las "crueles" imágenes y pide que se prohíba utilizar a los animales como herramientas de caza. El partido animalista, que concurre a las elecciones andaluzas, recordó además que esta polémica surge solo un día después de que la presidenta andaluza, Susana Díaz, mostrase su apoyo al sector en la campaña electoral y denuncia que tanto PSOE como Vox coinciden en su defensa de la caza.

Las federaciones de caza, "consternadas"

Por su parte, la Real Federación Española de Caza (RFEC) y las Federaciones Autonómicas de Caza (FFAA) se han declarado este domingo "consternadas" por este hecho, que califican de incidente. Además, han mostrado en un comunicado "su apoyo incondicional" al rehalero que, a su juicio, obró con "el convencimiento de actuar con la máxima diligencia", además creen que "es un hecho totalmente fortuito y aislado", fruto "del instinto y la naturaleza de los perros".