Perros de una rehala
Imagen que muestra varios canes de una rehala en unas condiciones pésimas, dentro de una nave de una localidad de Zamora. Defensa Animal Zamora

El Juzgado de lo Penal número 1 de Huelva ha condenado a un año de prisión, tras alcanzar una conformidad, a un hombre acusado de un delito continuado de maltrato  animal, tras supuestamente cortar las orejas y rabos a 30 perros de su propiedad, 20 adultos y diez cachorros, sin certificado verterinario, la mismas pena que solicitaba la Fiscalía.

Según han informado a Europa Press fuentes judiciales, además de la pena de la cárcel el Juzgado lo ha condenado a la inhabilitación especial para oficio o comercio que tenga relación con animales durante tres años.

La jueza considera probado que estos animales fueron encontrados por agentes del Seprona en su rehala sita en un paraje del término municipal de Niebla, en febrero de 2015, comprobando que este hombre, bien personalmente o a través de terceras personas, podría haber realizado mutilaciones de parte de las orejas (otectomías), menoscabando gravemente su salud con dicho procedimiento.

Dichas mutilaciones no se encontraban amparadas por ningún certificado veterinario ni por causa de necesidad, además de estar expresamente prohibidas por ley. Además, los animales no presentaban ningún tipo de documento veterinario, factura de compra o documento de cesión o transferencia de su titularidad.

Se trata de uno de los juicios derivados de la operación 'Ears', en la que se detuvieron en 2016 a unas 32 personas -seis veterinarios y 26 cazadores- por supuestamente mutilar rabos y orejas a perros en la provincia onubense.

Cabe recordar que la Fiscalía de Huelva, según remarcó en un informe realizado por la Sección de Medio Ambiente, se opuso al sobreseimiento de esta causa, que ha dado lugar a diez procesos distintos en diversos partidos judiciales de Huelva: cinco en Aracena, uno en la capital, tres en La Palma del Condado y uno en Moguer.

Consulta aquí más noticias de Huelva.