Coches destrozados, pisos inundados, comercios llenos de barro... los daños materiales que han provocado las lluvias torrenciales en Mallorca son cuantiosos y la gran mayoría de afectados comprueban con resignación cómo sus pólizas de seguro no cubren este tipo de siniestros causados por desastres naturales.

Sin embargo, los afectados pueden recurrir al Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), la entidad que se hará cargo de las indemnizaciones por los destrozos en viviendas, locales y vehículos.

"Cuando se producen daños ocasionados por riesgos extraordinarios es cuando entra en acción el Consorcio, que funciona igual que una aseguradora privada, pero tiene una finalidad social", explica Sofía Ciudad, copresidenta de Responsabilidad Civil y Seguros del Colegio de Abogados de Madrid.

"El Consorcio te cubre los mismos daños que tienes cubiertos en tu póliza, pero provocados por riesgos extraordinarios. Todos los afectados que tengan seguros de hogar, de coche, etc. van a poder cobrar del Consorcio de Compensación de Seguros", añade.

Este organismo dependiente del Ministerio de Economía tiene patrimonio propio, distinto al del Estado, y su actividad no depende de ningún presupuesto público.

Sus fondos provienen de un pequeño recargo solidario que las compañías cobran en las pólizas de seguro privadas y cuya finalidad es, precisamente, la de dotar al CCS de fondos para responder solidariamente a la hora de abonar indemnizaciones por grandes catástrofes.

Los trámites para reclamar al CCS son sencillos, aunque también se pueden realizar a través de la compañía de seguros privada del cliente. En ocasiones, las aseguradoras pagan las indemnizaciones y después cobran ellas del CCS.

"Te puedes dirigir al CCS como afectado por teléfono o a su página web, donde está muy bien detallado cómo realizar los trámites. En realidad es mandar por e-mail un detalle de tus daños para que te registren como afectado y luego serán los peritos del Consorcio los que tasarán los daños. Luego te ofrecerán una indemnización en función de esa tasación de sus propios peritos. La gestión es muy fácil", detalla Ciudad.

El problema es para aquellos que no tienen seguros privados porque el Consorcio solo paga si hay póliza contratada en vigor. Para los no asegurados, su única solución son las ayudas gubernamentales, que suelen llegar cuando se produce una declaración de zona catastrófica.

"Si no se declara zona catastrófica, solo estarían cubiertos aquellos que tienen seguro privado. El Consorcio solo actúa cuando hay un seguro privado contratado, ya sea de hogar, de accidentes, de vehículos, etc., pero sí o sí tiene que haber un seguro contratado por el afectado", subraya la abogada mallorquina Marina Alaminós.

Declaración de zona catastrófica

En el caso de las inundaciones de Mallorca, el Gobierno ya ha anunciado que iniciará este jueves los trámites para la declaración de zona catastrófica en el área afectada por el temporal.

La declaración de zona catastrófica permite a los afectados acceder a subvenciones y ayudas sociales del Gobierno a través de sus distintos departamentos ministeriales.

Además, permite otras ventajas como obtener moratorias en la amortización de préstamos o pagos a la Seguridad Social o la posibilidad de acceder a créditos ordinarios y excepcionales bajo condiciones muy ventajosas.

Una vez declarada la zona catastrófica, la Administración suele crear una oficina de atención a los afectados para facilitar el acceso a las diferentes ayudas, que puede ser gestionada por Ayuntamientos, Comunidades o desde la Delegación de Gobierno.

Desde el Ejecutivo balear, su presidenta, Francina Armengol, también ha prometido este miércoles ayudas para los afectados.

Armengol ha adelantado la creación de un Grupo de Intervención Urgente que "irá casa por casa y evaluará daños" para que el Govern pueda aprobar "la semana que viene" medidas concretas. Para ello "se aprobará un crédito extraordinario que provendrá de fondos del Govern", ha dicho.

La presidenta balear ha destacado que a partir del lunes "ya se podrán solicitar ayudas a través de los Ayuntamientos" para afrontar daños personales y materiales.