El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha confirmado este jueves que España mantendrá el contrato de venta de 400 bombas de precisión láser a Arabia Saudí porque "no ha encontrado ninguna razón" para incumplirlo.

Borrell ha confirmado el mantenimiento del contrato firmado en 2015 por el anterior Gobierno de Mariano Rajoy en una entrevista en Onda Cero en la que ha explicado que esa decisión se ha adoptado tras una semana de trabajo intenso por parte de varios ministerios, entre ellos el suyo, sin que se haya detectado irregularidad alguna para cancelarlo.

El Ministerio de Defensa había avanzado que se cancelaría y que se devolverían los 9,2 millones de euros abonados por este material dejando así sin efecto el contrato firmado entre España y Arabia Saudí en enero de 2015. Sin embargo, el Gobierno precisó después que ese contrato de venta de armas estaba en estudio, que no se había adoptado una decisión en firme y que su cancelación era una mera declaración de intenciones por parte de Defensa.

La cancelación de la venta de las bombas podía haber puesto en peligro a su vez el contrato de Arabia Saudí para la compra de cinco corbetas a la empresa Navantia, una posibilidad ante la que en las últimas semanas se han sucedido las protestas de los trabajadores de los astilleros de esta empresa en San Fernando. Tras el anuncio, los trabajadores han suspendido las movilizaciones previstas para este jueves y han asegurado que tienen "garantías suficientes" de que se mantiene la fabricación de las cinco embarcaciones, un pedido por valor de 1.813 millones de euros que creará 6.000 empleos.

Al plantearle si cree que la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha sido desautorizada con esta decisión, Borrell se ha limitado a señalar que lo último que iba a hacer era polemizar en público con una compañera de Gabinete. Sí ha insistido en que no se han encontrado motivos para rescindir el contrato firmado por el Gobierno de Mariano Rajoy, y ante el argumento de que Arabia Saudí podría utilizar las bombas contra la población civil de Yemen, ha explicado que ese armamento es de precisión y, por tanto, no provoca efectos colaterales. "Con este tipo de armas no puede haber esos bombardeos producidos con armas menos sofisticadas un poco lanzadas al azar y que provocan esa clase de tragedias que todos hemos condenado", ha añadido.

En ese contexto, ha recordado que su Ministerio anunció en agosto que a partir de ahora se van a revisar los criterios por los que se autoriza la exportación de armas. "Este contrato está firmado hace tres años, ha pasado tres veces por la comisión interministerial que autoriza la venta de armas y no hemos encontrado ninguna razón para no cumplirlo", ha reiterado.

Borrell ha justificado en una "lógica inquietud" ante algunos escenarios bélicos, no sólo en Yemen, el que el Ministerio de Defensa haya revisado también todos los contratos pendientes de venta de armas. "Creyó detectar en ese (el firmado con Arabia Saudí) alguna circunstancia que le llamaría la atención, como el hecho de que no era una venta de armas por parte de una empresa que las fabrica, sino que era parte del 'stock' de munición del propio Ejército", ha añadido.

Ante la pregunta de si Arabia Saudí había trasladado al Gobierno que si ese contrato no se mantenía rescindiría el de la compra de cinco corbetas, el ministro ha señalado que ese país "considera las relaciones en materia de armamento como un todo" pero no se explicita con esa "crudeza".

La Junta considera el anuncio "esperanzador" para la fabricación de las corbetas

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, ha destacado este jueves las "noticias esperanzadoras" acerca del contrato entre España y Arabía Saudí para la construcción, por parte de Navantia en la Bahía de Cádiz, de cinco corbetas, y ha valorado las gestiones que "ha pilotado muy adecuadamente" la vicepresidenta del Gobierno central, Carmen Calvo, para "solucionar la situación planteada".

La parlamentaria del PP-A Ana Mestre ha cuestionado que la Junta "pida prudencia a la bancada del PP cuando el Gobierno de España, que entró por la gatera a dirigir los intereses de los españoles, es el que ha generado la mayor incertidumbre en la provincia de Cádiz, en Andalucía y en España con continuas rectificaciones", porque su presidente, Pedro Sánchez, es "un doctor en desestabilizar a este país y en rectificar". 

Además, ha indicado que el PP se ha centrado en este caso en "defender lo que estaba bien hecho", y que su partido fue capaz "de culminar ese contrato tan importante para la Bahía de Cádiz y para Andalucía", y que si los socialistas "no se han cargado el contrato es gracias a la presión de los trabajadores". "Es la presión social y mediática la que hace una vez más rectificar al Gobierno de Sánchez", ha enfatizado Mestre.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.