Britney Spears
La cantante Britney Spears coge una máquina de afeitar y se rapa la cabeza. ARCHIVO

Drogas y escándalos son algo normal en la vida de las estrellas de Disney, una vez que abandonan esa imagen impecable que tienen mientras son parte del universo de Mickey Mouse.

A raíz de su ingreso en el hospital por supuesta sobredrosis, Demi Lovato reabre la caja de los truenos sobre los adolescentes que han formado parte de la factoría Disney Channel y que no supieron dosificar tanta presión.

Lovato solo estuvo dos años en Sonny With a Chance, pero le valió para comenzar a probar la cocaína con 17 años. "Me encantó. Me sentí fuera de control la primera vez que esnifé cocaína", contaba con total sinceridad en un documental en el que hablaba de su batalla contra las drogas, el alcohol así como la bulimia y las autolesiones.

Por si fuera poco, el padre de Lovato también fue un adicto a las drogas y un alcohólico. "Creo que siempre busqué lo que él encontró en las drogas y el alcohol, aquello que le sedujo tanto que lo eligió por encima de una familia", explicaba con armagura la cantante.

A los 18, Lovato ya estaba enganchada al Adderall y es cuando la internan por primera vez por ser una adicta a las drogas. "Los siguientes 12 meses fueron extremadamente difíciles", cuenta sobre su primera desintoxicación. Sin embargo, la recaída era inminente.

@bellathorne @modsun #bellathorne

Una publicación compartida de bella thorne (@bella_ismylife) el14 Jun, 2018 a las 9:11 PDT

La vida de Bella Thorne (20 años), de momento, está en las antípodas de la de Demi Lovato. Reniega de su pasado e insiste en que nunca "quiso ser chica Disney" y ha tratado de eliminar cualquier resquicio de puritanismo: se ha puesto piercings, teñido el pelo de varios colores, publica imágenes suyas desnuda o de borrachera y le da igual si la ven besándose con hombres o mujeres. Al margen de esto, se desconoce si tontea con drogas o tiene algún tipo de adicción.

Nadie podía imaginarse en qué fenómeno se convertiría Hannah Montana cuando puso un pie en Disney. Fueron cuatro temporadas y 98 episodios a los que Miley Cyrus (tenía 11 años) les estará "eternamente agradecida", pero para ella su personaje está "cortado en pedacitos y enterrado".

En 2009 comenzó a redefinir su imagen así que se cortó su rubia melena para abandonar aquella estampa cándida que tenía de niña Disney. Para cuando lanzó su cuarto álbum, Bangerz en 2013, su comportamiento y letra sexualmente explícitos suscitaron una gran controversia. A Miley le era muy rentable ya que su álbum se colocó en los primeros puestos de Billboard.

A los 18 años (2010) se declaró defensora de la marihuana, compartía imágenes de sus bongs caseros y contaba lo mucho que adoraba "las drogas felices". Su vida sentimental incluye a famosos como Jared Leto o Patrick Schwarzenegger, después de romper con él se lío con la modelo Victoria's Secret Stella Maxwell dejando clara su bisexualidad. Terminada esa relación volvió de nuevo con Liam Hemsworth, hermano del marido de Elsa Pataky.

No podemos olvidar aquella imagen de Britney Spears (miembro de Mickey Mouse Club) con la cabeza afeitada, tatuajes y aspecto sombrío. De hecho, su ex manager, Sam Lufti, dijo en una demanda que Spears estaba drogada en ese momento. La virginal Spears había tocado fondo por completo.

La cantante comenzó su declive en 2006 cuando no le quedó más remedio que reconocer que había consumido cocaína. Fue por "curiosidad" y solo "una vez" cuando estaba en el baño de club nocturno de Miami (Estados Unidos). Aquello era una verdad a medias para salir al paso de los rumores y por la preocupación de su discográfica que era incapaz de controlar a la muchacha. 

Primero se tomó un año sabático por "agotamiento" y se separó de Justin Timberlake. Durante esa etapa, Spears era una habitual de los antros nocturnos y cada semana aparecía con un tío diferente. Disfrutaba bebiendo y se despertaba al día siguiente recordando que había pasado una noche loca.

#britneyspears

Una publicación compartida de #Iconicpeople (@iconic_people__) el25 Jul, 2018 a las 5:56 PDT

Tuvo dos hijos con Kevin Federline del que se separó e ingresó en un centro de rehabilitación en 2007, pero solo duró un día. Tuvo que acudir a otro centro y ese mismo año perdió la custodia de sus hijos. Spears fue hospitalizada en 2008 después de que la policía llegase a su casa y asegurase que estaba drogada. Sin embargo, Britney retomó el control de su vida.

La fama mundial le llegó a Lindsay Lohan a los 12 años gracias a su papel en el remake de Disney de The Parent Trip (1998) con el que le robó el corazón a todos. Su amor por la fiesta durante la adolescencia (y hasta los 20 años) acaparaba las revistas del corazón. En 2006 ya iba a reuniones de Alcohólicos Anónimos y en 2007 la policía de Los Ángeles la detenía por perder el control de su coche al ir ebria y con cocaína encima.

Como no iba a sus clases semanales de educación sobre alcoholismo que le habían impuesto en el tribunal, Lohan fue sentenciada a 90 días de cárcel en 2010, pero solo cumplió dos semanas debido a la sobrepoblación carcelaria.

Juicyyy💋🔥 #LindsayLohan #00s

Una publicación compartida de @ vogues_tropical el24 Jul, 2018 a las 6:12 PDT

Regresó a prisión en 2011 cuando un juez determinó que violó la libertad condicional en 2007. No tardaría en volver cuando se llevó "sin permiso" un collar de una tienda.

En 2012 acapara de nuevo las portada por presuntamente agredir a una mujer fuera de un club nocturno de Nueva York. Y en 2016, cuando se suponía que ya no era una fiestera y había encarrilado su vida, molestaba a sus vecinos de Londres (donde se mudó para alejarse de Hollywood) por los problemas con su novio ruso Egor Tarabasov. 

Quedarse Solo en casa le valió a Macaulay Culkin una meteórica carrera al estrellato en todos los sentidos. Después de la saga de Solo en casa apareció en alrededor de 10 películas durante los siguientes cuatro años, convirtiéndose en la estrella infantil mejor pagada de la historia. Pero rápidamente perdió el control fue arrestado por posesión de marihuana, Xanax y clonazepam en 2004 y se alejó de la actuación para meterse como roadie para bandas de rock en gira.

En 2012, una revista afirmó que Macaulay había desarrollado una adicción grave a la heroína y que gastaba alrededor de 6.000 dólares al mes en su vício, aunque recientemente negó estas afirmaciones.

Los días de Zac Efron como Troy Bolton en el High School Musical de Disney le convirtieron en un ídolo adolescente (y millonario). Sin embargo, tuvo problemas con las drogas, que trató de llevar discretamente, ingresando en un centro por su adicción a la cocaína ya que estaba perdiendo el control. El actor llegó incluso a pelearse en plena calle con un vagabundo.

No solo la cocaína le estaba pasando factura también había que sumar el alcohol, motivo por el que la estrella asiste a reuniones de Alcohólicos Anónimos, además de ir a terapia con un psicólogo. Actualmente, parece estar bien y ha admitido que se siente "más feliz y sano que nunca".

May your holidays be epic. 🎄#happyholidays

Una publicación compartida de Zac Efron (@zacefron) el25 Dic, 2017 a las 2:54 PST