Demi Lovato
La cantante Demi Lovato posa para la prensa en un evento de 2017. GTRES

Unos meses antes del terminar en urgencias por una supuesta sobredosis, Demi Lovato lanzó un documental en YouTube, Simply Compicated, en el que revelaba que había sufrido una adicción a las drogas y padecido trastornos alimentarios.

La cantante, que ha recibido numerosos mensajes de apoyo en redes sociales, ingresó por primera vez en un centro de desintoxicación a los 18 años por "problemas emocionales y psicológicos", pero le sirvió de poco. "No estaba lista para estar limpia: Esnifaba cocaína en los aviones, en los baños, durante la noche", relataba con total sinceridad la ex estrella Disney, de 25 años, en su documental.

Lovato recordó cómo se escabullía y se ponía hasta arriba de pastillas y coca para después falsificar sus test de drogas con orina de otras personas.

Una noche mezcló "un montón de coca con pastillas de Xanax" y empezó a "ahogarse un poco". Su corazón comenzó a acelerarse y pensó que podría "estar sufriendo una sobredosis". De hecho, comentó en una entrevista que pensaba que "no llegaría a los 21 años".

La cantante y actriz también se centró en el momento en que en 2010 le dio un puñetazo a una de sus bailarinas después de que ella revelase que tomaba Adderall, una medicación que se usa para tratar la narcolepsia y los trastornos de déficit de atención.

No le quedó más remedio que volver a rehabilitación después de que sus managers amenazaran con dejarla tirada. "No se trataba de si se iban a ir, sino de que se iban", explicaba Lovato que se ha mantenido teoricamente limpia durante cinco años. Sin ir más lejos, a principios de año publicó un mensaje positivo cuando se cumplían cinco años de 'sobriedad' después de "tantos altibajos".

"Me siento asquerosa"

Otro de los grandes problemas ha sido su bulimia, una batalla que no ha superado del todo y con la que trabaja a diario. "La comida sigue siendo el mayor desafío en mi vida... Es algo en lo que estoy constantemente pensando", explicaba la joven quien añadía que "la recuperación es posible".

En enero, Lovato anunció en Twitter que dejaría de hacer dieta y cinco meses después se reafirmaba en su decisión, aunque reveló que tuvo que lidiar con ataques hacia su físico. "Hay muchas personas en el mundo que se sienten presionadas por la sociedad y el culto al cuerpo. Siento que alguien tiene que hablar y decirles que no hay que forzarse a perder peso", decía la artista en una entrevista con la revista People.

En la entrevista, Demi habló sobre cómo su decisión de eliminar las dietas había impactado por su recuperación de un trastorno alimentario. "He estado bajo una dieta muy estricta durante tantos años, y me pareció que no tenía mucha libertad con la comida", le dijo a People.

"Decidí comenzar a disfrutar de ciertas cosas sin sentir culpa o vergüenza", añadía. "Ya no me privo de comer golosinas (con moderación) y no voy a mentir: he ganado un par de kilos desde que dejé de hacer dieta pero ya no siento estrés cuando como y quiero dar ejemplo a mis seguidores", aseguraba.

Sun kissed ☀️ www.devonnebydemi.com #natural #freckles #nomakeup #DevonneByDemi

Una publicación compartida de Demi Lovato (@ddlovato) el19 Abr, 2016 a las 3:12 PDT

En su cuenta de Twitter, Lovato ha hecho alarde de que no hay que ceder a la presión de las dietas."Me siento asquerosa hoy en una sesión de fotos, pero estoy eligiendo aceptar lo que veo porque me amo por lo que soy. Tu amor y apoyo me ayudan a superar momentos como este. Si también estás luchando, no lo hagas. ¡Si yo puedo hacerlo, tú también!" le decía a sus fans.

La estrella del pop también ha usado Instagram para compartir fotos suyas en las que muestra que ella tambiéne tiene celulitis, estrías y algún kilo que le sobra, pero que "es feliz". "Tengo celulitis como el otro 93% de las mujeres. Lo que ves en Instagram no siempre es lo que parece ser. Abrazamos a nuestro ser real. #iloveme ", decía la joven en un storie.