Iniciar una guerra interna en la antesala de la precampaña de las autonómicas y municipales de 2019 no parece buena idea. Con esa máxima en mente, Pablo Iglesias, líder de Podemos, compareció este jueves para apagar el incendio causado por la filtración, el miércoles, de un documento en el canal de Telegram de Carolina Bescansa que contenía un plan para derrocarlo.

Esa hoja de ruta mencionaba también a Íñigo Errejón, que rechazó de forma tajante el texto y dijo desconocerlo. Este jueves, Iglesias aceptó sus explicaciones y anunció un pacto de unidad en Madrid: "Mi obligación era buscar una solución y hoy traemos una propuesta de unidad desde la pluralidad (...). He escuchado a Íñigo y confío en él para ser el candidato de Podemos y el próximo presidente de la Comunidad de Madrid".

Con esa frase, Iglesias zanjó de un plumazo dos dudas: si mantenía el respaldo público a Errejón y si habría candidatura conjunta de pablistas y errejonistas en las primarias a la Comunidad de Madrid, donde el plazo para presentar listas termina este viernes. En ambos casos, la respuesta fue afirmativa. "Los inscritos me encomendaron que cuidara de Podemos y he intentado cumplir ese mandato", dijo Iglesias.

Junto a él estuvieron Errejón y Ramón Espinar, secretario general de Podemos en Madrid. El primero de ellos agradeció a Iglesias su "confianza", a Espinar su "generosidad" y al "conjunto de Podemos" el "honor" de ser candidato. Errejón se dijo satisfecho porque el acuerdo contiene "las condiciones de autonomía y equipo" necesarias para conformar una "candidatura ganadora" que "rescate" el Gobierno de la Comunidad de Madrid. El pablista Espinar, por su parte, celebró que se haya podido "construir la unidad que pedían los inscritos", y aseguró que Errejón es la "persona adecuada" para disputarle el Ejecutivo regional al PP.

Los detalles del pacto se conocerán este viernes. Fuentes errejonistas dicen que tendrán el 60% de la lista, nombrarán a la número dos y pilotarán el comité de campaña. El sector pablista, por su parte, avanzó que Espinar será el número tres y celebró que es un acuerdo "sin vuelta atrás".

Errejón y Espinar, además, llamaron a los Anticapitalistas de Podemos en Movimiento a sumarse a la lista única. Pero la tercera familia de Podemos, que el miércoles decidió no presentar una candidatura propia a las primarias, rechazó ese pacto. Raúl Camargo, diputado en la Asamblea de Madrid, tachó la idea "reparto de puestos" y criticó la falta de "neutralidad" de la cúpula estatal, que lleva meses apoyando a Errejón.

La comparecencia de este jueves evitó el choque entre Errejón y Espinar y puso fin a la "terrible" tensión que, en palabras de una dirigente pablista, provocó la difusión del documento de Bescansa. La diputada, eso sí, sigue en el aire: la dirección no ha desvelado aún si la sancionará.

  • LA CLAVE: Pablo Iglesias evita a la prensa. El líder de Podemos no respondió este jueves a los medios. El partido convocó una rueda de prensa de Iglesias, que aparecio junto a Errejón y Espinar, a quienes cedió la palabra tras una breve intervención. Ellos fueron los únicos que respondieron a los periodistas. Iglesias se ausentó en el turno de preguntas. El miércoles, tras filtrarse el documento de Bescansa, también guardó silencio. La dirección se limitó a decir que era un hecho "de la máxima gravedad".