Bescansa, Pablo Iglesias, Errejón e Irene Montero
Bescansa, Pablo Iglesias, Errejón e Irene Montero EUROPA PRESS

La tensión en Podemos volvió a elevarse este miércoles. El motivo fue la difusión accidental de un documento en el canal de Telegram de Carolina Bescansa, donde se describía un plan para que la diputada disputara el liderazgo estatal del partido a Pablo Iglesias, se convirtiera en la candidata a la Presidencia del Gobierno por el partido morado y, por si fuera poco, fuera la número dos en la Comunidad de Madrid de Íñigo Errejón, con quien aspiraba a llegar a un pacto. Horas después de difundirse el borrador, Bescansa culpó a su "equipo" de la filtración y sostuvo que el contenido del texto no estaba "visado" ni por ella ni por Errejón. El diputado, por su parte, explicó que no conocía ese informe y lo rechazó de forma tajante.

Según el documento interno difundido durante unos minutos por la propia diputada en su canal de Telegram –y que posteriormente ha eliminado– sus planes en lo inmediato pasarían por convertirse en la segunda de la lista de Errejón para las primarias. El plazo para presentar candidaturas termina este viernes, y en esa lista que plantea Bescansa se excluiría expresamente al actual secretario general autonómico, Ramón Espinar.

Si Podemos acabase en el Gobierno autonómico, siempre según la hoja de ruta de Bescansa, Errejón sería el presidente de la Comunidad y Bescansa ocuparía un cargo "afín a su perfil político y profesional". Si el partido morado quedase fuera del Ejecutivo, Errejón sería el portavoz en la Asamblea regional y Bescansa, la presidenta del grupo parlamentario, sin que esas responsabilidades pudieran negociarse con otras fuerzas políticas.

Pero el plan de la diputada va más allá: su documento, titulado propuesta-borrador de acuerdos en la negociación conducente a la constitución de una candidatura de unidad en las primarias de Podemos a la Comunidad de Madrid, señala que Bescansa pretende competir por la candidatura de Podemos a las elecciones generales y por la Secretaría General del partido, dos puestos en manos de Pablo Iglesias. Para ello, Bescansa reclama el apoyo de Errejón.

Errejón rechaza el plan

Consultado por 20minutos, el equipo de Errejón señaló desde el primer momento no conocer dicho documento. Una portavoz señaló: "Íñigo [Errejón] había invitado a Carolina [Bescansa] a formar parte de su lista, como también a Ramón Espinar y Lorena-Ruiz Huerta. Por ahora no hemos recibido respuesta, y este documento contiene cosas que no podemos aceptar".

El entorno de Errejón explica que él mantuvo un encuentro con la diputada hace unos días, donde le planteó la posibilidad de formar parte de la lista madrileña. En esa conversación, Bescansa habría pedido un tiempo para pensárselo, y no habría transmitido ninguna respuesta a Errejón antes de la filtración del documento. El equipo de Errejón subraya que la oferta que se hizo a Bescansa era "sencilla": estaba circunscrita a la integración en la lista a título individual y sin implicar compromiso alguno de cara a futuros procesos orgánicos. Poco después, Errejón publicó este mensaje en Twitter:

Poco después, en el Congreso, el propio Errejón compareció ante la prensa para rechazar el documento y tacharlo de "delirante". El diputado confirmó que le ofreció a Bescansa formar parte de su candidatura, pero nunca como parte de un pacto que fuera más allá de la Comunidad de Madrid. "Es un documento delirante y de todo punto de vista rechazable que no rema para construir una candidatura con todos los compañeros", criticó.

Bescansa niega que haya acuerdo

Bescansa, por su parte, ha negado que exista un acuerdo como el filtrado. La diputada de Podemos ha culpado a su equipo del documento que se ha difundido y que, según ha subrayado, no comparte y es además solo un borrador que no ha validado ella ni Errejón.

En declaraciones en el Congreso, ha explicado que el documento fue colgado "con tan mala fortuna" en su canal de Telegram, cuando se trataba simplemente de un borrador.

Crítica a la línea de Iglesias

Bescansa, en cualquier caso, defiende en el documento que "la posición relativa de Podemos en el sistema político español y en los sistemas políticos co-existentes en Cataluña, Euskadi, Galicia, Valencia, etc. se ha desplazado hacia lugares cada vez más periféricos en términos discursivos, políticos y sociológicos". En ese sentido, plantea que las municipales y autonómicas de 2019 serán el espacio donde, "probablemente, el proceso de cambio político español decide su destino para este ciclo".

Por el papel "decisivo" que tendrán la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, prosigue Bescansa, es necesario confirmar una candidatura "democrática y transversal" basada en tres principios: "la convicción de que sólo la existencia de reglas conocidas y estables en el tiempo garantiza la democracia interna", "la apuesta por la y la democracia interna" y "que ganar el gobierno de la Comunidad de Madrid es la mejor aportación" para el cambio a nivel estatal.

Primera parada: Madrid

Así, el asalto de Bescansa al poder de Podemos comenzaría en la Comunidad de Madrid. En ese espacio, plantea presentar una lista conjunta con Errejón donde ella elegiría 9 puestos y él, los 16 restantes. El documento también aborda cuestiones como el reparto de equipos y la dirección de la campaña, donde Errejón sería director y Bescansa, número dos y responsable de "todos los trabajos demoscópicos", incluidas "al menos dos encuestas propias" si lo permitiera el presupuesto. 

Bescansa propone a Errejón excluir expresamente a Ramón Espinar, actual secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid y hombre de confianza de Pablo Iglesias, "en tanto que representación más visible en Madrid de la deriva política que esta candidatura aspira a contrarrestar".  Poco después, Espinar publicó este mensaje en Twitter:

Asalto a la Secretaría General

El documento de Bescansa agrega que este hipotético acuerdo con Errejón sería también "vinculante" de cara a "la conformación de la lista para competir en las futuras elecciones primarias de Podemos de cara a las elecciones Generales y en el futuro proceso electivo de la secretaría general del partido". En ambos casos, Bescansa sería la número uno y Errejón le prestaría apoyo a través de "los equipos, estructuras y recursos disponibles".

"El compromiso de apoyo mutuo implica el respaldo de estas posiciones en cualquier eventual negociación con otras fuerzas políticas, sin que quepa la alteración de este orden a partir de la formación de confluencias", agrega el documento.

"El alcance de este acuerdo implica la visibilización de dos niveles de discurso: uno de corte madrileño, cuyo principal portavoz será Iñigo Errejón, y otro de corte estatal, cuya principal portavoz será Carolina Bescansa. El diseño de ambas narrativas se llevará a cabo de manera solidaria y conjunta en el marco de los órganos que constituya esta candidatura", zanja.