El Castillo de la Bella Durmiente
Disneyland París celebró en 2017 el 25 aniversario del parque con actuaciones especiales de sus personajes más emblemáticos. GTRES

Gracias a las redes sociales es más fácil que nunca hacer creer que nuestras vidas son perfectas. No hay que creer todo lo que se publica y una británica ha decidido demostrarlo. 

Carolyn Stritch decidió llevar a cabo un experimento en Instagram con el que engañó a todos sus seguidores, incluidos amigos y familiares. Le coló a todo el mundo un viaje a Disneyland.

Stritch es una fotógrafa, bloguera e instagramer que comparte imágenes relacionadas con estilo de vida y viajes en The Slow Traveler. De cara a su última escapada, Stritch pensó que sería bueno poner a prueba a sus followers para que comenzasen a cuestionar todas aquellas imágenes tan cool y de vidas idílicas que se ven a diario en la app de fotos.

Empezó compartiendo una foto suya en la cama en la que contaba que iba a ir al parque de atracciones que Disney tiene en California para celebrar su 22 cumpleaños: "Estaré sola, pero ¿Y qué? Será mi propio cuento de hadas".

Al día siguiente, subió una imagen frente al castillo de la Bella Duermiente. No había multitudes, lo que extrañó a algún seguidor que le preguntaba cómo había conseguido hacer una foto en el parque sin gente.

Sin embargo, Stritch finalmente escribió una publicación en su blog contando que todo el viaje a Disneyland había sido un experimento para demostrar cuán diferente puede ser la realidad de lo que luego mostramos en internet.

"En fotografía te enseñan que hay que cuestionar las cosas, especialmente nuestro propio trabajo. Decidí aplicar eso a mi perfil de Instagram", comenta.

Y es cierto. Lo que vemos en nuestros timeline, a menudo, son versiones retocadas y brillantes de la realidad. Incluso las imágenes más perfectas probablemente no sean tan idílicas como parecen.