Irene Montero, portavoz de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados.
Irene Montero, portavoz de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados. EFE

El Congreso de los Diputados admitirá a trámite el jueves la proposición de ley de Unidos Podemos en materia de igualdad retributiva, que busca atajar la discriminación salarial hacia las mujeres. El texto se debatió en la Cámara Baja este martes, y aunque la votación no se producirá hasta la última jornada del Pleno de esta semana, ya han avanzado su voto a favor el PSOE, UP, Cs, ERC, PDeCAT, PNV y EH Bildu, que suman una amplia mayoría de los escaños.

Entre otras medidas, el texto pide obligar a las empresas de más de 250 trabajadores a acometer auditorías para detectar posibles casos de discriminación por razón de género, propone incentivar la posibilidad de demandar, y que tanto empresas públicas como privadas deban proporcionar información de la retribución media por género, tanto a los trabajadores a título individual -los datos deberían incluirse en la nómica- como a sus representantes.

Además, establece que se presupondrá la existencia de discriminación retributiva cuando el salario medio de los hombres supere en más de veinte puntos el de las mujeres. La proposición de ley contempla sanciones de hasta 187.000 euros y plantea crear de unidades especiales de inspección de trabajo en materia de igualdad de género en cada inspección de trabajo provincial.

En el debate de este martes, Irene Montero, portavoz de Unidos Podemos (UP), señaló que esta sería una ley "patriota" y "pionera en Europa", y que permitiría avanzar hacia una "sociedad democrática e igualitaria". Montero subrayó que en la actualidad está discriminada "la mitad de la sociedad", y acusó a la patronal de "ganar 42.000 millones de euros al año" por la brecha salarial.

"Si nosotras no peleamos nadie va a pelear por nosotras. Esta pelea no es de mi grupo contra el suyo -dijo Montero a la bancada del PP-, es la de la España feminista contra un Gobierno machista". La portavoz del grupo morado concluyó su intervención reiterando la acusación de "machista" al Ejecutivo por aplicar políticas que "agudizan" las diferencias entre hombres y mujeres.

Por el PP, la diputada Celia Villalobos sostuvo que "la igualdad de las mujeres es un tema mucho más complicad que un texto legal" y, si bien se mostró "convencida" de que las intenciones de UP son buenas, consideró que la solución debe venir de la mano del dialogo social y acusó al grupo morado de mentir cuando dice que el Gobierno no hace "nada" contra la brecha salarial.

La socialista Pilar Cancela, por su parte, señaló que la actual situación de discriminación es "inconstitucional" y pidió "potenciar la negociación colectiva, debilitada por la reforma laboral" para atajar la brecha salarial, y Patricia Reyes (Cs), finalmente, consideró que el texto de UP es "insuficiente" y "poco ambicioso", pero subrayó que su grupo comparte la "finalidad" y que la proposición puede ser una  "oportunidad para iniciar el camino contra la discriminación".

UP acusa al PSOE de calcar su texto

Este lunes, horas antes de que se debatiera en el Congreso la propuesta de Unidos Podemos, el PSOE presentó su propia proposición de ley contra la discriminación salarial, que comparte varias de los puntos del texto del grupo morado, que se registró en octubre de 2017 y ha tardado cuatro meses en llegar a la fase de admisión a trámite en el Pleno. A la iniciativa socialista, en cambio, le queda toda la tramitación parlamentaria por delante.

Preguntada por este particular, Montero (UP) dijo en una rueda de prensa en la mañana del martes que "no era necesario" que el PSOE registrara justo hoy "una iniciativa prácticamente calcada, que defiende las mismas cuestiones". "No siempre es necesario competir entre formaciones que, en esto, seguramente estamos de acuerdo (...). Se podía haber colaborado, bastaría con haber trabajado en las enmiendas", añadió Montero, que a preguntas de los periodistas trató de quitar hierro al asunto y subrayó que "lo importante es que salga adelante".

La portavoz socialista, Margarita Robles, apuntó por su parte que "el objetivo es terminar con la brecha salarial" y que el PSOE "estudiará fórmulas" que permitan "un trabajo conjunto", porque para los socialistas este asunto es una "prioridad". Ya durante el debate parlamentario, la diputada Cancela (PSOE) aseguró que la presentación de la citada proposición por parte de los socialistas no será "ningún impedimento" para llegar a un "acuerdo" con Unidos Podemos, frase que fue respondida con aplausos desde la bancada del grupo morado.