Pedro Sánchez y Adriana Lastra, secretario general y vicesecretaria general del PSOE, este lunes en Ferraz.
Pedro Sánchez y Adriana Lastra, secretario general y vicesecretaria general del PSOE, este lunes en Ferraz. EFE

El PSOE planteará que se multe a las grandes empresas que no realicen auditorías con carácter anual para atajar la discriminación salarial que sufren las mujeres. En la proposición de ley para garantizar la igualdad en materia retributiva que los socialistas presentaron este lunes y que registrarán próximamente en el Congreso, se contemplan sanciones de hasta el 1,3% de la masa salarial a las compañías que incumplan esta obligación.

En palabras de la secretaria de Igualdad del partido, Carmen Calvo, el texto busca atajar una "situación injusta e inconstitucional" de desigualdad. Calvo subrayó que el PSOE quiere abrir un debate "con todos los grupos parlamentarios" y con el Gobierno para que la norma salga adelante y se termine con la brecha salarial. "A muchas mujeres no les compensa trabajar para lo que ganan", dijo la número cuatro socialista en una rueda de prensa.

El texto señala que las auditorías son un "paso adicional" en materia de transparencia que obliga a "registrar y suministrar" información, y también a analizarla para detectar casos de discriminación. Este tipo de controles serían obligatorios para firmas con más de 250 empleados. No realizarlas, o no aplicar los planes de igualdad, podría acarrear multas de entre el 0,71% al 1,3% de la masa salarial de la compañía. Las sanciones las impondrían siempre los tribunales.

Otra de las novedades es la obligatoriedad para los empresarios de suministrar información sobre los salarios que permita detectar indicios de discriminación por razón de género. Ofrecer estos datos tanto a trabajadores a título individual como a su representación legal será obligatorio en las empresas con seis o más trabajadores que cuenten con delegados de personal o comités de empresa. Entre la información que deberá suministrarse figuran los valores medios de los salarios, los complentos salariales y las perepciones extrasalariales de la plantilla, desagregados por género y distribuidos por grupos profesionales.

En las compañías con menos de 50 trabajadores, los delegados o comités no tendrán acceso a los datos salvo que la representación sea unitaria, pero sí se podrá acceder a esos datos a título individual. En el régimen sancionador se estipula como infracción grave el incumplimiento de no tener un libro de registro salarial y de informar a los trabajadores a través de él. La sanción por incumplimiento de estas obligaciones iría del 0,11 % al 0,70 % de la masa salarial.

Finalmente, cuando en una empresa exista una diferencia salarial media de más del 25% entre trabajadores y trabajadoras,se presumirá que existe discriminación hacia las mujeres. En la rueda de prensa de este lunes, Calvo avanzó que en los próximos días el PSOE presentara otra proposición de ley que profundiza más en normas relativas a la igualdad en la vida laboral y otra más sobre usos de los tiempos de trabajo para que haya más corresponsabilidad entre el hombre y la mujer. El conjunto de estas leyes formarían parte de un  "Libro violeta" que daría una respuesta "integral" a las mujeres ciudadanas y trabajadoras, en palabras d ela dirigente socialista.