Meritxell Serret, Toni Comín, Carles Puigdemont, Clara Ponsatí y Lluís Puig
Meritxell Serret, Toni Comín, Carles Puigdemont, Clara Ponsatí y Lluís Puig JUNTSXCAT

El líder de Junts per Catalunya y presidente depuesto de Cataluña, Carles Puigdemont, ha renunciado al voto delegado en la constitución del Parlament para evitar que el Gobierno interponga un recurso ante el Tribunal Constitucional.

Puigdemont, al igual que los otros cuatro exconsellers huidos en Bélgica - Toni Comín y Meritxell Serret (ERC) y Clara Ponsatí y Lluís Puig (JxCat)-, no delegarán el voto, según ha desvelado Jordi Turull, exconseller de Presidència, en declaraciones a RAC1.

El bloque independentista sumará 65 votos (31 de JxCat, 30 de ERC y 4 de la CUP), suficientes para amarrar el control de la Mesa del ParlamenDe esta manera, el bloque independentista sumará 65 diputados (de JxCat, ERC y la CUP): los 62 presentes en el Parlament más los tres que están en la cárcel (Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y Joaquim Forn), a quienes el Tribunal Supremo sí ha permitido el voto delegado. De hecho, el líder de ERC y diputado electo, Oriol Junqueras, ha registrado este miércoles una solicitud a la Mesa del Parlament poder delegar su voto en la secretaria general del partido y también diputada electa, Marta Rovira. Por su parte, Forn y Sànchez delegarán el voto a Turull.

El bloque constitucionalista sumaría 57 escaños (los 36 de Ciudadanos, los 17 del PSC y los 4 del PP), mientras que Catalunya en Comú (la formación que apoyan Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, y Pablo Iglesias, líder de Podemos), ya ha anunciado que no respaldaría a un eventual candidato de Cs. En caso de que lo hicieran se podría producr un empate a 65 votos, y sería el candidato de Cs quien (tras cuatro votaciones con sendos empates) sería proclamado presidente del Parlament (al ser la formación ganadora de las elecciones en escaños).

Intención de regresar de Puigdemont

Turull también ha explicado que la intención del president cesado es regresar para la investidura tras el acuerdo cerrado este martes entre ERC y el partido que lidera Puigdemont, si se dieran las circunstancias para ello. No obstante, Puigdemont y el resto de diputados electos en Bélgica no han renunciado al voto delegado para la sesión de investidura del nuevo presidente de la Generalitat, que deberá tener lugar como muy tarde el 31 de enero, sólo para la elección de la Mesa del Parlament.