11M
¿Culpables
o
inocentes?

El nombre de Saed El Harrak saltó a la palestra el pasado 10 de mayo 2006, cuando un error judicial le permitió salir de prisión al cumplir la prisión provisional. Nadie solicitó su prórroga.

"Me quedé flipado cuando me dijeron que salía de la cárcel", exclamó El Harrak -según un artículo publicado aquel día por el diario La Razón-.

Aunque El Harrak llamó por teléfono a varios suicidas de Leganés días antes del 11-M, él sólo admite conocer a uno ello, Abdennabid Kounjaa.

No obstante, su número de teléfono estaba en el piso de Leganés.

Saed El Harrak ha sido condenado a una pena de 12 años de prisión por pertenencia a banda armada.

DECLARACIÓN DE EL HARRAK

Saed El Harrak compareció ante el tribunal asegurando que tenía miedo a la Policía, y por eso se ha desdicho de sus declaraciones.

Ha declarado que prácticamente no conocía a los hermanos Akcha, que posteriormente se suicidaron en el piso de Leganés junto a Kounja, que era su jefe en la cuadrilla de albañiles.

Precisamente una de las pruebas inculpatorias es una carta de despedida de Kounja que la Policía encontró en una bolsa de trabajo que pertenecía a El Harrak.

En esa carta Kounja aseguraba que partía al martirio. El acusado ha asegurado que no conocía la existencia de esa carta, y que de haberlo conocido la habría quemado para que no le inculparan.