11M
¿Culpables
o
inocentes?

Abdelmajid Bouchar es un joven atleta de medio fondo fascinado por la yihad.

Esa fascinación le llevó a relacionarse con el argelino Allekema Lamari, un fanático que vivía en Valencia desde 1991.

Bouchar, que tenía 21 años cuando los atentados, fue el último en ver con vida a los terroristas que se suicidaron el piso de Leganés, el 3 de abril de 2004.

El cerco policial coincidió le pilló bajando la basura, lo que le permitió huir después de haber dado el aviso a sus compatriotas.

Para Bouchar, como para Zougam, se había solicitado una pena de prisión de 38.950, aunque finalmente ha sido condenado a 18 años de cárcel.

DECLARACIÓN DE BOUCHAR

Abdelmajid Bouchar declaró ante la Sala el lunes 19. Con gesto serio, mirando al suelo, y permaneciendo con los brazos cruzados durante toda la comparecencia respondió a las preguntas de las partes, tras consultar a su abogado durante un receso.

Bouchar ha negado haber estado o conocido el piso de Leganés, de donde presuntamente huyó corriendo del cerco policial.

Del piso de Leganés también huyó Mohamed Afalah, que se sospecha se inmoló en un atentado en Irak.