Yayoflautas encerrados
Dos mujeres del colectivo Yayoflautas gritan a través de la verja desde el interior de la Consejería de Sanidad. Yayoflautas Madrid

El auge de los movimientos que recurren a la desobediencia civil es un hecho. Politólogos, científicos sociales y abogados consultados por este diario constatan que los actos de resistencia pacífica (vinculados en su origen a colectivos marginales) se han extendido por España motivados por, entre otros fenómenos, los recortes sociales, las subidas de impuestos y los desahucios.

Pese a que actualmente decenas de organizaciones y movimientos sociales no acatan ya determinadas normas que consideran injustas para reclamar un cambios de las mismas, activistas como el abogado Carlos Sánchez Almeida aseguran que esto no ha hecho sino comenzar. "Van a surgir próximamente más de estas plataformas de coordinación de la lucha", indica, al tiempo que reivindica el carácter "pacífico", desde su origen, de los mismos. Estos son algunos de los principales actos de desobediencia civil registrados en España:

  • El movimiento 'indignado': La resistencia pacífica de estos colectivos comenzó el propio 15 de marzo de 2011 en Madrid, cuando se decidió acampar indefinidamente en la Puerta del Sol en petición de un sistema democrático más representativo y justo. Pese a que el campamento fue disuelto por la fuerza, decenas de miles de personas lo apoyaron posteriormente por toda España, desoyendo incluso la prohibición de la Junta Electoral Central, que pretendía impedir cualquier manifestación durante el fin de semana del 20 de mayo. En este mismo movimiento se enmarca también, por ejemplo, la iniciativa de rodear el Congreso y los conocidos como yayoflautas, grupos de mayores que protagonizan encierros y actos de resistencia para dejar un mundo mejor a las generaciones posteriores.

  • Contra las subidas de impuestos y tasas: En enero de 2012, y bajo el lema de "Yo no pago", cientos de usuarios de los metros de Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia y Bilbao intentaron colarse en sus estaciones para protestar contra las subidas de tarifas impuestas en plena crisis. En concreto, la chispa que encendió esta protesta fue una campaña publicitaria de Metro de Madrid, que reivindicaba que entonces se daba "Más por menos". Las acciones, pese a su carácter pacifista, acabaron con cuatro detenidos y seis heridos en Madrid. En marzo de 2010, con Zapatero en La Moncloa, la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, promovió una "rebelión contra la subida del IVA", reivindicación a la que se sumó después el propio Mariano Rajoy.

  • Contra los desahucios: El clamor social contra los desahucios de familias que no pueden pagar su hipoteca y la falta de respuesta política de los últimos dos gobiernos llevó a decenas de organizaciones de todo el país a apoyar actos de resistencia pacífica que evitaran in situ los desalojos. Así, desde hace al menos dos años miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, simpatizantes del 15-M y hasta miembros de la Iglesia han paralizado cientos de lanzamientos con tácticas como ocupar una oficina bancaria o atrincherarse en la vivienda que va a ser desalojada. En un goteo incesante, nuevos colectivos implicados en el problema han tomado parte y mostrado su decisión de no participar en más desahucios: cerrajeros, secretarios judiciales, bomberos y policías, entre otros.

  • Contra los recortes sanitarios y el euro por receta: Bajo el lema de "Yo Sí sanidad universal", diversos colectivos del sistema sanitarios han impulsado una acción de desobediencia civil para atender a todos las personas que, tras la reforma promovida por la ministra Ana Mato, se han quedado sin cobertura. En esta misma línea, asociaciones vecinales y famacéuticas promovieron en Cataluña una campaña para no pagar el euro por receta decretado por la Generalitat. También hay a disposición de los ciudadanos formularios para declararse insumiso del "repago sanitarios y farmacéutico".

  • Afectados por la crisis: Desde el inicio de la crisis, numerosos colectivos como los afectados por las preferentes han protagonizado encierros en sucursales bancarias y otros actos de desobediencia civil. También se ha produido encierros indefinidos en contra del cierre de centros de drogodependencia y en contra de las subidas de tasas universitarias, entre otros.

  • Contra los peajes: Cientos de conductores catalanes se han negado, durante el último año, a pagar los peajes que consideran "injustos". La plataforma "Prou peatges" (basta de peajes) promovió por internet esta insumisión fiscal debido al agravio que, en su opinión, sufre Cataluña con respecto a otras comunidades españolas donde no hay tantas autopistas de pago.