Botella aumenta los recortes y da un 'hachazo' de 354 millones al presupuesto para 2013

Botella explica los presupuestos municipales para 2013.
Botella explica los presupuestos municipales para 2013.
Ayuntamiento de Madrid

Los servicios públicos de la ciudad de Madrid perderán 354 millones de euros como consecuencia de los recortes en la financiación aprobados en los presupuestos para 2013. A pesar de ello, según prometió este lunes la alcaldesa, Ana Botella, no habrá recortes en los servicios "básicos" a los ciudadanos. En total, el Ayuntamiento dispondrá de 3.499 millones de euros para gastar, un 9,8% menos respecto a 2011.

La mayor caída la sufrirá el área de Urbanismo (159 millones), que pierde un 27% de su asignación por la paralización, por segundo año consecutivo, de las nuevas inversiones (-44%). En consecuencia, el Ayuntamiento deja de construir vivienda pública.

El Área de Las Artes , que ha reducido sus transferencias a todos los centros y escuelas municipales provocando que los precios se disparen, se las tendrá que apañar con un 20% menos (91,6 millones). A Hacienda (73,5), Economía (77)y Vicealcaldía se aplica una reducción del 17%. La macro concejalía de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad ( 1.760 millones) sufre un descenso del 4,5%. Las juntas de distrito, con competencias delegadas que van desde la movilidad hasta la salud, verán rebajada su asignación en un 3% (hasta quedar en 203 millones).

Menos para Servicios Sociales

Especialmente significativo es el recorte del 12,7% en el área de Familia y Asuntos Sociales. Concepción Dancausa, delegada de Hacienda y que presentó las cuentas junto a la alcaldesa, lo achacó a la merma en el dinero transferido por el Estado, ya que el Ayuntamiento ha incrementado su parte en tres millones de euros.

Según la concejala, ni ayuda a domicilio, ni escuelas infantiles, ni teleasistencia, ni las ayudas de emergencia, ni los centros de día se verán perjudicados. Sí lo harán la cooperación al desarrollo, que el Ayuntamiento ya no realiza, y los fondos dedicados a inmigración, que pasan a ser residuales. "Está garantizada la prestación de los servicios esenciales de la ciudad y los servicios sociales básicos", repitió en varias ocasiones Dancausa. Sin embargo, y pese al incremento de la demanda, el Consistorio tampoco podrá atender a nuevos solicitantes.

Lo que sí notarán los madrileños es la nueva subida del IBI (una media del 6,9%) y de los parquímetros. Ana Botella presumió de que la tasa de vados y la tasa de basuras bajan; sin embargo, la primera lo hace por la anulación de la normativa anterior por parte del Tribunal Supremo y la segunda por el recorte en el servicio, además de por la reducción del coste de los nuevos contratos.

Bajará la deuda

El Ayuntamiento prevé reducir un 11% la deuda que arrastra por la gestión de Alberto Ruiz-Gallardón y que ha obligado a elaborar un plan de ajuste vigente hasta el año 2022. A uno de enero de 2012, Madrid acumulaba 6.348 millones de mora. El objetivo es dejarla en 5.910 millones.

El presupuesto para 2012 prevé un aumento de un 6,2% (17,6 millones) por los gastos financieros asociados, ya que la ciudad también tiene que devolver —y pagar los intereses correspondientes— de los 1.017 millones de euros solicitados a préstamo para abonar las 16.712 facturas pendientes con 1.700 empresas.

Según Concepción Dancausa, la mejora en el pago a proveedores ha sido notable si se tiene en cuenta que el Ayuntamiento estaba pagando a 11 meses. "Ahora estamos pagando en 180 días. La previsión es acabar 2013 en 90 días, un plazo realmente muy bueno", destacó Ana Botella. En 2014, la corporación municipal aspira a abonar sus facturas en un mes.

Para generar más ingresos con los que pagar y paliar la bajada de la recaudación, Botella incrementó los impuestos y las tasas el pasado mes de marzo. Estos incrementos se mantienen de cara al año próximo. También se crean nuevos gravámenes, como los 120 euros por la celebración de bodas civiles o una tasa para las acciones publicitarias en zonas públicas. El precio de los talleres culturales sufrirá un alza del 26% en septiembre de 2013.

Gastar lo que se ingresa

Si se tienen en cuenta las empresas públicas municipales, el presupuesto de 2013 será de 4.301 millones (-7,6%). Desde que comenzó la crisis, en 2008, el Consistorio ha perdido un 29% de sus fondos, lo que significa que ha reducido un tercio su gasto (1.463 millones, de 5.032 a 3.568) en apenas cuatro años. El último 'hachazo' lo sufrieron la limpieza y las calzadas. Solo quedaron a salvo de los recortes la Seguridad y los Servicios Sociales.

Después de los excesos cometidos en el pasado, el criterio general de estos presupuestos, resumieron la alcaldesa y su responsable de Hacienda, es que el Ayuntamiento solo gastará lo que ingresa. La presupuestación del gasto ha sido tan real que ni siquiera se incluyen las posibles ventas de edificios que son patrimonio municipal, que, según Botella, continuarán.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento