¿Clásico decafeinado? Cuatro razones para ver el Barcelona - Real Madrid de Liga

Leo Messi y Cristiano Ronaldo, jugadores del FC Barcelona y del Real Madrid.
Leo Messi y Cristiano Ronaldo, jugadores del FC Barcelona y del Real Madrid.
GTRES

FC Barcelona y Real Madrid disputan este domingo el clásico menos atractivo de los últimos años. Los azulgranas conquistaron ya el título de forma matemática en la anterior jornada y los blancos sólo piensan ya en Kiev, donde les aguarda el Liverpool en la batalla final por la Champions League. Sin embargo, existen motivos para pensar que un duelo entre los dos grandes del fútbol español nunca puede ser descafeinado.

  1. El Barça quiere acabar la Liga invicto. Esta temporada sólo ha perdido cuatro partidos oficiales: los dos de Supercopa ante el Real Madrid, uno en la Copa del Rey ante el Espanyol y uno en la Champions League ante la Roma, que supuso la eliminación. En la Liga, ha sumado 26 victorias y 8 empates y nadie les ha podido ganar. Valverde admite que acabar el campeonato sin perder es una motivación para sus jugadores. ¿Lo será también para los de Zidane evitarlo?
  2. La Bota de Oro y el Zamora. Leo Messi lidera destacado la clasificación del Pichichi, con 32 goles por 24 de su más inmediato perseguidor, Cristiano Ronaldo. El margen parece amplio para asegurarse el trofeo, pero no sucede lo mismo con la Bota de Oro, para la que aún debe resolver el mano a mano con Mohamed Salah, del Liverpool, que suma 31 aunque con un partido más. Más complicado, pero no imposible, lo tiene Marc André Ter Stegen para llevarse el Zamora: ha encajado 21 goles, por 18 de Jan Oblak, del Atlético de Madrid.
  3. Otro invicto: Zinedine Zidane. En sus dos años y medio al frente del primer equipo, el entrenador del Real Madrid no ha perdido aún en el Camp Nou, que ha visitado ya en tres ocasiones con un balance del que pocos técnicos podrán presumir: dos victorias y un empate. Curiosamente, en el Santiago Bernabéu sí ha perdido con el Barça en dos ocasiones, incluido el partido de la primera vuelta (0-3). En una temporada llena de borrones, aquel fue uno de los mayores, pues dejó al Madrid sin apenas opciones de luchar por la Liga antes del turrón.
  4. La pura rivalidad. Quizá la más importante de todas. Porque, una vez que los futbolistas se calzan las botas, enfilan el túnel y saltan al campo… ¿quién les va a convencer de que ese partido que van a jugar ante el eterno rival está “descafeinado”? Y menos que a ninguno, a Andrés Iniesta si finalmente pisa el césped, en su último clásico antes de dejar el Barça.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento