Con su equipo por bandera
Los hinchas lucen sus colores de todas las formas posibles: banderas, camisetas, gorras... EFE

Los más de 35.000 hinchas británicos que se han desplazado a Madrid sin entrada para la final de la Champions que enfrenta a Tottenham y Liverpool han provocado un mercado negro que los cuerpos de seguridad y la UEFA tratan de controlar

El negocio 'B' de la final de la Champions va desde la reventa de entradas hasta el uso de alojamientos ilegales, pasando por la venta de todo tipo de objetos falsos, entradas incluidas. La escasez de billetes para el partido hace que los hinchas ingleses estén dispuestos pagar a casi lo que sea para estar en el Wanda Metropolitano, lo que algunas personas han visto como una oportunidad de sacarse un dinero extra.

No obstante, la UEFA y los cuerpos de policía vigilan tanto la seguridad como el resto de actos ilícitos que se suceden en torno a este tipo de eventos. Prueba de ello es que la Policía Nacional ha detenido a una mujer por vender dos entradas falsas por 8.400 euros.