Los periodistas suspenden la Superliga: "Estos 'Superclubes' no se dan por satisfechos con su predominio económico y futbolístico"

Periodistas a las puertas del Emirates Stadium, el campo del Arsenal
Periodistas a las puertas del Emirates Stadium, el campo del Arsenal
EFE

La Superliga está herida de muerte tras la salida de los clubes ingleses, pero no sólo en ese país han visto cómo se les han levantado en masa las aficiones. Cada liga involucrada, tanto por presencia como por ausencia, han detectado unos problemas comunes, pero la idiosincrasia de cada uno requiere un análisis aparte.

La idea general inicial de proyecto generaba dudas, cuando menos. Cinco periodistas de Alemania, Francia, Italia y Gran Bretaña han respondido a la gran duda: ¿qué les parece la Superliga y cómo afecta a sus países?

La visión de cada uno es muy diferente: mientras que los clubes germanos y galos se han negado a entrar, tres italianos y seis británicos eran fundadores... aunque luego saltó todo por los aires.

¿Estás a favor de la creación de la Superliga?

ALEMANIA: Nicolas Linner (Colaborador de Bild y otros medios)

Algo de orgullo en un día triste. Así se podría resumir la reacción de la Alemania futbolera al bombazo inicial de la Superliga. El hecho de que tanto el Dortmund como el Bayern, que según 'Der Spiegel' participó en la creación de un primer concepto de una liga elitista, hayan decidido no unirse al polémico proyecto de Florentino Pérez, anima a la afición definitivamente desilusionada por la codicia del fútbol moderno. El rechazo hacia la Superliga es enérgico en las redes sociales y unánime entre los clubes profesionales. Robert Klauß, entrenador del Nürnberg, la tildó de catástrofe total

"El fútbol alemán, a diferencia de muchas otras veces, le ha dado un motivo de orgullo a su afición"

La junta directiva del Freiburg la criticó como idea egoista de clubes alejadísmos de la realidad del deporte. Rudi Völler, legendario director deportivo del Leverkusen, resumió a la perfección el sentir de Alemania opinando que la sociedad cerrada que supone la Superliga es un crimen de cara al fútbol y que Bayern y Dortmund han demostrado carácter al no formar parte de ella. En definitiva, el fútbol alemán, a diferencia de muchas otras veces, le ha dado un motivo de orgullo a su afición con una decisión en contra de la comercialización desenfrenada del balompié.

FRANCIA: Pierre Chaperon (Radio France Internationale)

Estoy dividido. Por un lado, me digo que es la historia en marcha. Vamos a ver una globalización de la competición continental, que interesa a la gente en general. Es difícil y duro, pero me parece que la gente va a ver más un Real Madrid - Liverpool que un Real Madrid - Leganés, con todo el respeto para el Leganés que me encanta. Es la historia en marcha. Por otra parte, me parece un movimiento raro de los 12 clubes que imponen esta Superliga por dinero y gestionar los derechos de televisión, etc. 

"Me parece raro que no vayan con los clubes franceses y alemanes. Son los dos mercados más importantes de Europa en cuanto a merchandising y marketing"

Me parece raro que no vayan con los clubes franceses y alemanes. Son los dos mercados más importantes de Europa en cuanto a merchandising y marketing. Una competición así no puede existir sin el PSG, el Bayern, el Dortmund, o el Olympique de Marsella. Son clubes con una gran afición, muchas personas que siguen a estos equipos. Hacerlo sin ellos no me parece posible o, al menos, me parece raro.

Cuando leí la prensa francesa, como la crónica en L'Equipe, tuve la sensación de que tenemos una historia muy especial con la Copa de Europa, que en los 50 inventamos este tipo de competición continental. Real Madrid, Rennes, Frankfurt... Es un poco 'nuestro niño'. No podemos imaginar que el niño se va de casa. En Francia hemos tenido la impresión de que esto es una competición de dinero, para ganar más. No nos gusta realmente este tipo de competición.

REINO UNIDO: Sid Lowe (The Guardian, ESPN)

Me sorprende que la reacción en España no haya sido más contraria. La gente está en general incómoda, pero otros lo ven bueno. En Inglaterra la respuesta ha sido mucho más furiosa. Hay más rabia, más gente en contra y más rechazo. Mi opinión personal es que, de alguna manera, es consecuencia del poder de esos clubes. Sobre todo porque estos clubes grandes, los 'Superclubes' como se llaman, nunca se dan por satisfechos con controlar gran parte del fútbol con su predominio económico y futbolístico. 

También detrás de esto hay una actitud claramente expansionista para encontrar acomodo en el mundo, y no tengo duda de que esto se acabará jugando en todo el mundo y no sólo en Europa, aunque arranque con doce equipos de aquí. 

"No tengo duda de que esto se acabará jugando en todo el mundo y no sólo en Europa, aunque arranque con doce equipos de aquí"

El problema no está necesariamente en la existencia de un torneo que viene a reemplazar la Champions, porque no creamos que la UEFA sea el guardián de lo puro en el fútbol, pero este estilo de torneo cerrado sin los principios básicos del mérito deportivo, es bastante problemático y puede llegar a tener, depende de lo que hagan las ligas domésticas, la UEFA, y los demás clubes, un impacto muy malo (diría que casi fatal) en el fútbol local. Estos clubes quieren controlar un porcentaje más alto del dinero, pero también del poder. No se fían de la UEFA, LaLiga o la FIFA. En este sentido es un golpe de Estado importante. 

Hay que ver cómo es en la realidad, pero me parece peligroso y fundamentado en la avaricia y francamente problemático. A ver cómo lo solucionan, porque algunos van a tener que ceder. No me sorprendería que las ligas domésticas o la UEFA terminen doblegándose, y creo que FIFA está en el ajo o al menos expectante y no va a ser tan fuertes en su rechazo como la UEFA. A ver si terminan doblegándose y cómo reaccionan los doce clubes.

ITALIA: Stefano Borghi (Dazn, YouTube)

Creo que fue un movimiento financiero y económico antes que deportivo porque estos clubes han sufrido pérdidas colosales en el último año y han intentado crear un jardín privado en el que explotar el potencial de la marca de sus equipos para hacer negocio.

Lo que se pretendía conseguir era la garantía de poder acceder siempre al máximo de ingresos económicos. Algo que, en cambio, con un sistema puramente deportivo no tendrían, hasta el punto de que, en estos momentos, seis de los doces clubes implicados no tienen la certeza de participar en la próxima edición de la Champions League.

"Digamos que han disfrazado de intento revolucionario un simple inicio de negociación con las instituciones"

Pero se equivocaron porque subestimaron el impacto que ese mensaje habría tenido, sobre todo, en la gente. Los que ellos consideran clientes o fanbase y, en cambio, son los verdaderos dueños del fútbol, los hinchas. No fue una buena jugada y, de hecho, me parece que todo se está desmoronando. Digamos que han disfrazado de intento revolucionario un simple inicio de negociación con las instituciones

ITALIA: Massimo Callegari (Mediaset Italia, Dazn)

Es un proyecto muy arriesgado, que no tiene en cuenta el sentimiento de la mayoría de los hinchas o aficionados. El intento primario y único es económico por los clubes fundadores. Va en contra de muchos principios de mérito deportivo y tengo dudas sobre el interés real de muchos partidos para el público, sobre todo en la primera ronda.

"No tiene en cuenta el sentimiento de la mayoría de los hinchas o aficionados"

Las pérdidas de valor de la Serie A son estimadas entre el 30% y el 50%. La Juventus tiene casi 9 millones de aficionados, el Inter casi 4, el AC Milan 3,5. Su impacto en la Liga es enorme. Vayan a jugar con el equipo “B” o sean excluidos, sería un desastre para el interés de la Liga, en el lado técnico y económico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento