Torrente 4 : Lethal crisis (Crisis letal)

Torrente 4 : Lethal crisis (Crisis letal) - Cartel
Título V.O.:
Torrente 4 : Lethal crisis (Crisis letal)
Año de producción:
2011
Distribuidora:
Warner Bros. Pictures International España
Género:
Comedia
Clasificación:
No recomendada menores de 12 años
Estreno:
11 de marzo de 2011
Director:
Santiago Segura
Guión:
Santiago Segura
Música:
Roque Baños
Fotografía:
Teo Delgado
Intérpretes:
Santiago Segura (Torrente), Enrique Villén (Ramírez), Tony Leblanc (tío gregorio), Javier Gutiérrez (Solís), Yon González (Peralta), Kiko Rivera (Julito), Cañita Brava (Antoñito), Belén Esteban (casera)

Sinopsis

José Luis Torrente, ex-policía y detective privado, atraviesa una mala racha. Su gran ídolo, el Fary, ha fallecido y Obama es el primer presidente de raza negra en la Casa Blanca. Ha tocado fondo, parece que los astros se han conjurado contra él y no puede hacer nada. Además, tras una serie de rocambolescas situaciones, acaba en la cárcel, de donde tiene que fugarse para salvar el pellejo. Una vez fuera, intentará llevar a cabo una nueva y surrealista misión: asaltar un centro comercial.

"Torrente 4: Lethal crisis (Crisis letal)" es la esperada cuarta entrega de la taquillera saga creada, dirigida y protagonizada por Santiago Segura. Un nuevo episodio que presenta al buscavidas más impresentable del cine español en otra de sus desventuras para subsistir en el sórdido mundo que le rodea. La película está rodada en formato 3D, lo que la convierte en una de las pocas cintas nacionales que han podido utilizar visión estereoscópica hasta la fecha.

El reparto vuelve a estar encabezado por el propio Segura, a quién recientemente hemos visto en títulos como "El gran Vázquez" o "Balada triste de trompeta". "Torrente 4: Lethal crisis (Crisis letal)" supone el debut de Kiko Rivera para la gran pantalla, encarnando al "colega" que acompaña al cutre agente de la ley en su nueva misión. Una vez más, el actor y director ha confiado en la inclusión de caras famosas y populares, como reclamo para atraer al gran público. Algunas de ellas son las de Belén Esteban, Ana Obregón, Francisco, Carmen Martínez Bordiú, Alessandro Lecquio, Kiko Matamoros, David Bisbal, Césc Fábregas, la pareja Esteso-Pajares o Andreu Buenafuente. También intervienen actores que ya habían aparecido anteriormente en la saga como Tony Leblanc (Los tramposos) o Javier Gutiérrez (Águila Roja).

Crítica

Bálsamo para la cuota nacional de mercado, que salvará los muebles a final de año, si los salva, gracias al taquillazo torrentiano, la cuarta entrega de las andanzas del infame policía troglodita abre una ventana a una nueva era.Torrente 4es la puesta de largo oficial en España de la tercera dimensión (con pasaporte de aquí, se entiende). Y aunque aquí estamos convencidos de que el 3D es pan de hoy y hambre para mañana, bien está poner a España en el mapa internacional de las tendencias.

Santiago Segurajuega en otra liga, en todos los aspectos, y en casi todos es un ejemplo a seguir para la inexistente industria española del cine; " Torrente 4" lleva aparejado un ejercicio de marketing brutal; Segura sabe vender sus productos como nadie más sabe, conoce las debilidades del público, y sabe exprimirlas, y tiene ese raro (aquí) olfato comercial que le consiente saber cómo y cuándo. Lo del 3D es una nueva muestra de admirable control del show bussiness. Lo demás, como bien saben al otro lado del Atlántico, es accesorio.

" Torrente 4" es tan buena o mala como cabría esperar; no hay película con un cuatro como apellido que presuma de no ser previsible. Lamentamos que el Segura cómico, el prometedor director de cortos suicidas de serie B y el del primer Torrente, se haya diluido en el eco de su propio éxito. Pero nadie que como él encuentre la gallina de los huevos de oro está dispuesta a soltarla, evidentemente. El cine español ha ganado un inventor de taquillazos clónicos y ha perdido un director-guionista con prometedor recorrido, pero así son las cosas; y en " Torrente 4" Segura ya no es noticia; eso da una idea de la magnitud del desmadre.

Segura ya no sabe cómo buscarle las cosquillas al impresentable Torrente; el potencial cómico de la franquicia ya dio todo lo que podía dar y mucho más; el esquema argumental de la cuarta es un refrito de las tres películas anteriores. Paquirrín y Francisco ejecutan el arquetipo torrentiano de socio de cortas luces y de villano aristócrata respectivamente mientras asistimos a un apabullante desfile de caretos conocidos; actores en horas bajas, cómicos, futbolistas, friquis, iconos de la farándula y polemistas varios. Lamentablemente ellos son el único aquel.

La crisis letal del título no comparece; Segura vaga por la redundante secuela exhibiendo manchas de grasa de quita y pon, sin norte ni rumbo, dando cobertura a duras penas al festival de cameos de lujo. Los chistes, casi todos, están repetidos, los personajes también y el genio humorístico, omnipresente en la primera entrega, es puntual e intermitente. Se agotaron las ideas y es demasiado patente. El activo deTorrente 4es el 3D, que luce impecable, las explosiones automovilísticas y los extras de la crónica rosa.

Lo demás es una pura exhibición de agotamiento; el quiero y no puedo de una saga clínicamente muerta que colea a las malas con respiración asistida en el ajo de una anodina película de acción barnizada con chistes de segunda mano.

Últimas películas del género Comedia