Alicia en el País de las Maravillas (2010)

Alicia en el País de las Maravillas (2010) - Cartel
Título V.O.:
Alice in Wonderland (2010)
Año de producción:
2010
Distribuidora:
Walt Disney Studios Motion Pictures Spain
Género:
Aventuras
Clasificación:
No recomendada menores de 7 años
Estreno:
16 de abril de 2010
Director:
Tim Burton
Guión:
Linda Woolverton
Música:
Danny Elfman
Fotografía:
Dariusz Wolski
Intérpretes:
Alan Rickman (La oruga), Johnny Depp (El Sombrerero Loco), Helena Bonham Carter (La reina de corazones), Timothy Spall (El sabueso), Christopher Lee (El Jabberwock), Michael Sheen (El conejo blanco), Crispin Glover (Sota de corazones), Marton Csokas (Charles Kingsley), Anne Hathaway (La reina blanca), Mia Wasikowska (Alicia Kingsley), Matt Lucas (Tweedledee / Tweedledum), Barbara Windsor (El lirón), Eleanor Tomlinson (Fiona Chataway)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Alicia asiste a una fiesta, pero cuando descubre que va a anunciarse su compromiso con un rico heredero, huye tras un conejo blanco al que había visto correr por el jardín. El animal le hace caer en una madriguera que lleva a un mundo fascinante donde Alicia estuvo de niña, aunque no recuerde nada. Junto a un Sombrerero Loco, un gato burlón, un aventurero lirón y una oruga sabelotodo, la joven ayudará a que los habitantes derroquen a la tirana Reina Roja en favor de su hermana, La Reina Blanca.

¿Qué pasa cuando un clásico de la literatura se asocia con la factoría Disney, la mejor tecnología 3D y el talento de uno de los directores más imaginativos de las últimas décadas? Pues que surge un espectáculo visual tan mágico como "Alicia en el País de las Maravillas", la nueva y esperada película de Tim Burton (Charlie y la fábrica de chocolate). Tomando como referencia las ilustraciones originales de Lewis Carroll y adaptándolas a su sello de oscurantismo, Burton imagina un mundo asombroso donde las personas, los animales, los paisajes, y hasta los objetos parecen sacados de un cuento de hadas surrealista y animado.

La historia conserva todos los personajes del relato, aunque el guión presenta notables diferencias. La más evidente es presentar a Alicia (Mia Wasikowska) como una joven de 19 años que vuelve a un reino que sólo recuerda en sueños. En una película de Tim Burton no podían faltar sus dos actores fetiche: su amigo Johnny Depp, que se viste de Sombrerero Loco, y su mujer Helena Bonham Carter, que ve aumentada su cabeza hasta convertirse en La Reina Roja. A su lado, Anne Hathaway, como la "hermana buena" de La Reina, y Matt Lucas, en un desdoblado papel de gemelos. "Alicia en el País de las Maravillas" también tiene una versión para los cines IMAX.

Crítica

De Tim Burton no te esperas concesiones tan gruesas a la taquilla fácil. Difícilmente cabe imaginar artista visual más capaz que el director de "Ed Wood" para reinventar el universo retorcidamente onírico, poético y psicológicamente sagaz de Lewis Carroll en el arco de una experiencia cinematográfica no animada. Y sin embargo Burton se traiciona a sí mismo y, peor aún, traiciona imperdonablemente a Carrol al tomarlo como referencia y profanarlo atreviéndose a usarlo únicamente como mero reclamo. Burton quiere un bolockbuster primaveral de libro, cuyas dobleces y claroscuros metafóricos no ensombrezcan la finalidad del gran negocio.

He ahí la gran decepción, el director de "Sleepy Hollow" se carga toda esa poética del desconcierto iniciático, todas las tinieblas alucinógenas del simbolismo marciano, toda la carga moralmente ambigua y ideológicamente perversa que mana a borbotones del libro original y, para variar, de los inmortales fotogramas de la versión animada de Disney. El nuevo "Alicia en el país de las maravillas" es un espectáculo tan exuberante y barroco en lo visual como hueco y opaco detrás del espejo. Burton en verdad se acerca más a "Alicia a través del espejo" que a "Alicia en el país de las maravillas", pero su vuelta de tuerca al mito es pobre en contenido, inesperadamente superflua y definitivamente decepcionante.

En el despiste a todo trapo de un derroche de imaginación visual indiscutiblemente a la altura del genio, se pierde Burton en el abalorio, en la decoración floral y en aparatoso inventario de criaturas y atrezos imposibles, ganándonos por los ojos pero dejándonos a dos velas cuando la película comienza a revelar sus verdaderas e irrelevantes intenciones. Burton traiciona a Carroll para, insólitamente, inventarse una superproducción de multicine a la altura. La consecuencia, triste, es que su apabullante fantasía iniciática está mas cerca de la épica juvenil de magia y espada a la par de "Las crónicas de Narnia" que de la lucidez simbólica de mil aristas del universo Carroll y alrededores.

Así la película va de más a menos apartándose cada vez con menos recelo de la lógica de una adaptación coherente (que no necesariamente habría de coartar la libertad de la reinvención) y perdiendo matices en el empeño. Depp, un tanto oxidado últimamente, compone un incomprensible Jack Sparrow en el País de las Maravillas mientras Alicia se hace mayor en la piel de un quinto hermano Pevensie en la vastedad mitológica y aventurera del mundo Narnia. "Alicia en el país de las maravillas" es un libro de aventura interior que Burton convierte, con escaso acierto, en una película de aventura exterior muy plana y muy lineal montada alrededor de figurantes, muchas veces gratuitos, de los libros de Lewis Carroll. La Reina de corazones (genial Helena Bonham Carter), el conejo blanco, la liebre y el sombrerero loco, el gato de Chesire... todos están en cuerpo pero no en alma, sencillamente porque Burton ha sido del todo incapaz de tomarles el pulso y convertirlos en personajes cinematográficos capaces detrascender a la fama literaria que los precede.

Últimas películas del director Tim Burton