Doomsday: El día del juicio

Doomsday: El día del juicio - Cartel
Título V.O.:
Doomsday
Año de producción:
2008
Distribuidora:
Universal Pictures International Spain
Género:
Acción
Clasificación:
No recomendada menores de 18 años
Estreno:
24 de julio de 2008
Director:
Neil Marshall
Guión:
Neil Marshall
Música:
Tyler Bates
Fotografía:
Sam McCurdy
Intérpretes:
Rhona Mitra (comandante Eden Sinclair), Malcolm McDowell (Dr. Kane), Bob Hoskins (Bill Nelson), Adrian Lester (sargento Norton), David O´Hara (Michael Canaris), Alexander Siddig (Primer Ministro Hatcher)

Fotogramas de la película

Sinopsis

El virus Reaper (Segador) está haciendo estragos en la población. Su foco central está en Escocia y allí ya están casi todos infectados. Para controlar el avance, el gobierno se ve obligado a imponer una cuarentena en la zona. Levantan un muro a su alrededor y dejan aislada a la población que va siendo aniquilada. 25 años después, aparece un nuevo foco en Londres. Al descubrir que hay supervivientes en Escocia se manda a un grupo militar para que encuentre la cura en una carrera contrarreloj.

"Doomsday. El día del juicio final" es un apocalíptico thriller futurista dirigido por el también guionista, Neil Marshall (Dog Soldiers), que promete acción continua a ritmo de vértigo, marca del realizador. Aunque la cinta cuenta con algunos efectos visuales, no es lo prioritario, ya que Marshall siempre ha preferido las películas que veía de niño repletas de efectos y trucos realizados por especialistas, como ha hecho aquí. La mayor parte del rodaje se realizó en Sudáfrica y el resto en Escocia y en Londres.

Para el papel de la comandante Eden Sinclair, la encargada de entrar en Escocia, encontrar la cura y mantenerse viva, cueste lo que cueste, se ha contado con la actriz Rhona Mitra (Shooter: el Tirador), que se inspiró en Linda Hamilton en "Terminador", y Sigourney Weaver en "Alien" para desarrollar su papel. Junto a ella, dos grandes nombres de la escena británica: Bob Hoskins (Hollywoodland) y Malcolm McDowell (Soy espía).

Crítica

Neil Marshall se ha convertido con apenas un par de películas en uno de los gurús internacionales del cine de horror para gourmets de la víscera y la carne abierta. Faro y emblema de la serie B más deliciosamente gore y anacrónica, el cineasta británico se ha ganado a pulso la atención de crítica y público gracias al boca a oreja en un circuito de minorías numerosas que veneran "Dog Soldiers" y "The descent" como hitos de resurrección de un modelo fresco de horror bestia de segunda división. "Doomsday" le ha proporcionado el presupuesto más holgado hasta la fecha y, sin embargo, el resultado son los 100 minutos más olímpicamente prescindibles de su cine hasta el día de hoy. Concebida como un homenaje demasiado explícito a John Carpenter y a la estética retrofuturista de "Mad Max", la nueva cinta de Marshall padece galopante crisis de identidad.

Lejos de los esmeros de revitalización genérica que definían sus dos anteriores trabajos, Marshall se da de bruces con la rutina defendiendo sin éxito un guión que no es sino un prescindible recosido de retales viejos, una apoteosis del refrito y, en ese sentido, una traición en toda regla a la inercia innovadora que parecía haber enfilado el cine del británico. A "Doomsday" se le ven las costuras desde la distancia, y la monotonía pandémica, el topicazo de la ficción de cuarentenas y escenarios apocalípticos desmantelan los estimables intentos de su autor por proyectar la cinta a un nivel respetable de autonomía. Fracaso rotundo en ese sentido. "Doomsday", cierto es, presume de realización solvente, de resultonas secuencias de acción en bruto, pero la inconsistencia multireferencial del esqueleto quiebra el artefacto desde la misma base.

Entre tanto Rhona Mitra hace prácticas de lo que será su aterrizaje en la saga "Underworld", en la que sustituirá a Kate Beckinsale, derrochando fotogenia pero incapaz, como incapaz se manifiesta el resto del curioso reparto, de trascender los paupérrimos niveles de arquetípico esquematismo que supuran a lo bestia todos y cada uno de los personajes. Serie B con B mayúscula y en negrita, inmóvil, anquilosada y, peor aún, muy del montón.

Últimas películas del director Neil Marshall
Últimas películas del género Acción