El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey

El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey - Cartel
Título V.O.:
Lord of the Rings: The Return of the King
Año de producción:
2003
Distribuidora:
Aurum
Género:
Aventuras
Clasificación:
No recomendada menores de 13 años
Estreno:
19 de diciembre de 2003
Director:
Peter Jackson
Guión:
Peter Jackson, Frances Walsh, Philippa Boyens
Música:
Howard Shore
Fotografía:
Andrew Lesnie
Intérpretes:
Ian Holm, Liv Tyler, Hugo Weaving, Sean Astin, Viggo Mortensen, David Wenham, Elijah Wood, Miranda Otto, Ian McKellen, Bernard Hill, Cate Blanchett, Andy Serkis, Orlando Bloom, John Rhys-Davies, Harry Sinclair, Billy Boyd, Dominic Monaghan, Marton Csokas, Karl Urban

Fotogramas de la película

Sinopsis

En el anterior episodio dejamos a la Comunidad del Anillo desmembrada en su intento de cumplir la misión que se les encomendó. Cada uno de sus miembros intenta hacer frente a su destino, que no es otro que el de salvar a la Tierra Media de las fuerzas del Señor Oscuro. Aragorn (Viggo Mortensen), Gimli (John Rhys-Davies) y Legolas (Orlando Bloom) convencen a los guerreros de Rohan con su rey Theoden al frente, de que deben ayudar a las exhaustas fuerzas de Gondor, cuya capital, Minas Tirith, es amenazada por las fuerzas de Sauron. Si los hombres triunfan en la batalla, Aragorn será el nuevo Rey de la Tierra Media, aunque para ello deberá viajar antes a los Senderos de la Muerte, donde deberá convencer a sus habitantes de que son necesarios en la batalla final. Mientras tanto Gandalf (Ian McKellan) dejará Rohan para trasladarse junto a Pippin (Billy Boyd) y así ayudar a la defensa de Minas Tirith, la ciudad en la que gobierna Denethor, padre del fallecido Boromir y de Faramir (David Wenham). Y por último Frodo (Elijah Wood) y Sam (Sean Astin) continúan el camino hacia Mordor, la tierra de Sauron, donde se encuentra el Monte del Destino, el lugar donde deben destruir el Anillo. Frodo está cada vez más debilitado, debido al peso del Anillo. Y por si fuera poco, el traicionero Gollum continúa acompañándoles y esperando la oportunidad para recuperar su preciado tesoro. Frodo deberá poner a prueba su lealtad y su capacidad de poder cumplir con su misión y salvar a la Tierra Media. Y es que el cometido de todos es luchar contra las multitudinarias legiones de enemigos, las criaturas de Sauron, con todos los sacrificios y pérdidas que ello conlleve. Es la mayor batalla jamás acometida, pero la Comunidad del Anillo debe seguir siendo fiel al sentido de su creación, que no es otro que destruir el Anillo.

Crítica

Partamos del hecho de que el tercer libro es, sin duda, el más cinematográfico de los tres. Además, resulta ineludible hacer mención al original literario, y en este caso más que nunca. No se trata de comparar el libro con la adaptación cinematográfica, ni mucho menos, sino de dejar constancia de un hecho que es innegable a todas luces: si el texto escrito por Tolkien para la tercera entrega es material perfecto para una película, cosa que sucede en menor medida con los otros dos libros, es evidente que la película debe hacerle justicia. Y por Narsil que lo hace. Si bien resulta difícil dilucidar cuál de las tres películas es mejor, el hecho de que se trate de la resolución de la historia y que sea, sin duda, la más espectacular de las tres cintas hace que nos encontremos ante el mejor de los finales para una trilogía que va camino de convertirse, y en muy poco tiempo, en Historia del Cine. Algo que muy posiblemente no conseguirá la trilogía de "Matrix", puesto que salta a la vista que las dos últimas partes fueron concebidas en vista del magnífico resultado de la primera e inigualable cinta. Muy seguros estaban Peter Jackson y la New Line cuando decidieron rodar las tres películas a la vez, ya que ésa era la única forma de acometer el proyecto. Y la jugada les ha salido perfecta a todos los niveles. Centrándonos en "El Retorno del Rey", sucede un tanto lo mismo que con las dos cintas anteriores: en el trasvase de la novela a la gran pantalla el director y sus guionistas se dejan cosas en el tintero, detallesque no son esenciales ni alteran la historia. Además, siguen una estructura mucho más cinematográfica que la del libro, alternando las acciones y los lugares, aunque también es cierto que, si bien en el segundo libro Tolkien prefirió dividir el libro en dos partes muy diferenciadas, en el tercero se acerca a esa estructura más cinematográfica. E incluso la película imita al libro a la hora de resolver las historias de forma un tanto acelerada. Por lo que hace referencia a la espectacularidad de la cinta, cabe decir que, tal y como sucede también en los libros, llega aquí a su cenit. Película a película, la dosis de espectáculo ha aumentado de forma gradual, y en "El Retorno del Rey" quedan en la retina del espectador escenas tan impresionantes como la Batalla Final y el asedio a la ciudad de Minas Tirith. Con este tercer y por desgracia, último regalo navideño, Peter Jackson se ha convertido en nuestro Santa Claus particular. El viaje junto a la Comunidad del Anillo ha sido todo un placer.

Últimas películas del género Aventuras