Logo del sitio

Probióticos y prebióticos: qué son, cómo funcionan y por qué son tan importantes para la salud

La microbiota intestinal juega un papel en la función cerebral y la regulación del estado de ánimo, según un estudio
Estudio sobre la afección de la dieta en el embarazo en la microbiota
IATA - Archivo

La microbiota es el conjunto de microorganismos que viven en tu cuerpo y realizan funciones decisivas para tu salud. Probablemente has oído hablar de su existencia, igual que la de los probióticos y los prebióticos, pero ¿sabes cómo funcionan y para qué sirven? La doctora Olalla Otero lo resume en una entrevista en 20minutos y lo detalla con precisión en su libro 'El revolucionario mundo de los probióticos' (Alienta Editorial).

¿Qué es la microbiota y por qué es importante?

La microbiota es el conjunto de microorganismos que nos habitan y nos ayudan a mantener la salud. Estamos hablando de billones de microbios: bacterias, virus, hongos, arqueas, protozoos, que viven en simbiosis con nuestras células humanas.

¿Qué son los probióticos y los prebióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos, normalmente bacterias o alguna levadura, que en las cantidades adecuadas confieren un beneficio para la salud. Tenemos que conocer no solo la especie microbiana, sino también la cepa, como si dijéramos el apellido, para conocer exactamente qué acción lleva a cabo un microorganismo probiótico.

Los prebióticos podrían definirse como “el alimento de la microbiota”, son componentes de los alimentos que emplea de forma selectiva nuestra microbiota y favorecen el crecimiento de especies beneficiosas. Un ejemplo de prebiótico es la fibra fermentable que nuestras bacterias intestinales fermentan dando lugar a compuestos interesantes para nuestra salud intestinal y extraintestinal.

Los probióticos son microorganismos vivos, normalmente bacterias o alguna levadura, que en cantidades adecuadas confieren un beneficio para la salud
Los probióticos evolucionan en el intestino.
Los probióticos evolucionan en el intestino.
MARK HALLETT

¿Cómo funcionan y para qué sirven?

Cada cepa probiótica lleva a cabo una acción concreta. Algunas serán interesantes para contrarrestar patógenos porque producen moléculas con acción similar a antibióticos, otras porque fabrican vitaminas, neurotransmisores u otras moléculas bioactivas, también son importantes por su acción positiva sobre la barrera intestinal o, incluso, por su capacidad de modular la respuesta del sistema inmune.

¿Si equilibramos la microbiota se podría acabar con los problemas derivados del sobrepeso?

El sobrepeso y la obesidad son trastornos donde influyen muchos factores y todos nuestros hábitos de vida como la alimentación, el sedentarismo, el descanso, etc. Uno de estos factores que puede influir en el peso corporal es la microbiota, sin duda.

Uno de estos factores que puede influir en el peso corporal es la microbiota

De hecho, en personas con obesidad se describe un perfil microbiano diferente, observándose una menor diversidad y una proporción distinta de ciertos microorganismos respecto a personas con normopeso. Varios estudios también han demostrado como modificar el perfil de la microbiota con probióticos puede ser de ayuda en la pérdida de peso.

Olalla Otero es experta en microbiotay miembro del equipo científico de Nutribiótica.
La doctora Olalla Otero, experta en microbiota y miembro del equipo científico de Nutribiótica.
cedida (Nutribiótica)

¿Qué otros problemas o enfermedades se atenuarían o paliarían controlando la microbiota?

El uso terapéutico de los probióticos, que podemos llamar microbioterapia, puede ser de utilidad no solo en trastornos metabólicos, también pueden ser útiles en salud oral, en infecciones del tracto genitourinario, para tratar distintos problemas cutáneos, para modular la respuesta del sistema inmune o incluso la comunicación entre el intestino y el cerebro.

¿Qué alimentos aportan, o en cuáles se encuentran, los probióticos y los prebióticos?

Cuando buscamos probióticos con un fin terapéutico, normalmente, los encontramos en productos nutracéuticos.

Los alimentos fermentados, aunque puedan contener microorganismos vivos, los expertos aconsejan no denominarlos probióticos. Pues, no sabemos la cantidad exacta de cada microorganismo que contiene, no se identifica su cepa o la acción concreta que llevan a cabo en nuestro organismo. Aunque no se denominen como probióticos, incluir alimentos fermentados, dentro de una dieta equilibrada, puede ser muy beneficioso.

Por su parte los prebióticos los encontramos fundamentalmente en alimentos de origen vegetal, en las setas, semillas y algunos cereales como la avena.

¿Cómo se puede reparar la microbiota intestinal, si estuviera dañada, de una forma natural? 

Para reparar una disbiosis, que es el desequilibrio de la microbiota, contamos con distintas herramientas. Los antibióticos herbáceos o farmacológicos pueden ser de ayuda, la dieta es otro gran modulador de la composición microbiana y, quizá, la herramienta más precisa que tenemos a día de hoy son los probióticos. Con ellos podemos disminuir microorganismos patógenos y recolonizar con especies beneficiosas.

Quizá en el futuro contemos también con la ayuda de los fagos, virus que infectan de forma específica a bacterias, para contrarrestar algunas superbacterias y modular así la microbiota.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento