La estimación de voto se vuelve siempre más compleja en tiempos de incertidumbre que en momentos de estabilidad. Y, ahora, nos encontramos (quizá sería mejor, continuamos) viviendo momentos políticos inciertos. La aparición de un nuevo partido de ámbito nacional con aspiraciones a situarse por encima del 10% de los votos en el conjunto de España, vuelve a crear un escenario político inédito en nuestro país. Mayor oferta partidista implica mayor volatilidad electoral (electores que cambian de un partido a otro), mayor competencia electoral, mayor indecisión y, por tanto, mayor incertidumbre.

La volatilidad. En estos comicios, entre cuatro y cinco millones de españoles van a votar por una opción política diferente a la que lo hicieron en 2016. De estos movimientos electorales, los partidos más favorecidos van a ser el PSOE –que según la estimación de Metroscopia obtendría ahora en torno a 1,6 millones de votos más que hace tres años– y Vox –que pasaría de menos de 50.000 votos en los últimos comicios a unos 2,7 millones–. Los más perjudicados por este trasiego de votantes serían el PP, que podría perder más de tres millones de votantes, y Unidas Podemos (en torno a 600.000).

La competencia electoral. En las elecciones de 2016, la diferencia entre la primera fuerza política (PP) y la cuarta (Ciudadanos) fue de 20 puntos. Ahora, la distancia entre primero (PSOE) y el quinto (Vox) será de 18 puntos. Más partidos, pero separados en una horquilla más estrecha. La competencia va a ser tal –sobre todo en esa paradoja que supone "la España vaciada" que será la España decisiva– que el equilibrio de fuerzas estimado ahora puede verse alterado con que solo unos pocos miles de personas se queden en casa el próximo 28 de abril en esas provincias que reparten cinco o menos escaños (28 circunscripciones que reparten 103 de los 350 escaños del Congreso).

La indecisión. El próximo 28 de abril, 34.799.999 españoles residentes en España están convocados a las urnas para elegir al próximo Gobierno de nuestro país. De ellos, y según la estimación de Metroscopia para este diario, 24.359.999 acudirán a votar ese domingo: el 73%, tres puntos más que hace tres años (votó el 69,8% del CER). Todos ellos decididos a acudir a votar, pero, hoy por hoy, casi recién iniciada la campaña electoral, algunos indecisos sobre la opción política a la que finalmente darán su apoyo. Son alrededor de seis millones de "decididos indecisos" que afirman en el sondeo que definirán su voto o bien a lo largo de la campaña electoral (cuatro millones) o bien –incluso– el mismo domingo electoral (dos millones).

Esta es la fotografía hoy, cuando falta todavía por desarrollarse la mitad de la campaña electoral y cuando aún no se han celebrado ninguno de los debates televisados entre los líderes de las cuatro principales formaciones políticas. Unos debates que pueden ser la última oportunidad de los partidos políticos para convencer a los casi seis millones que todavía tienen dudas. De no haber sorpresas, el resultado del domingo 28 se parecerá a la estimación que hoy publica este diario.

Noticias relacionadas: