Nuevos vídeos, otra narcolancha, un marroquí... las claves sobre el giro de guion en la muerte de los dos agentes en Barbate

Los ocupantes de la narcolancha que embistió a la patrullera de la Guardia Civil en el puerto de Barbate (Cádiz) el 9 de febrero y causó la muerte a dos agentes tenía la intención "clara e inequívoca" de causarles un "grave daño" o "quitarles la vida", puesto que no consta que portaran nada ilegal que tuvieran que "defender".
Los ocupantes de la narcolancha que embistió a la patrullera de la Guardia Civil en el puerto de Barbate (Cádiz) el 9 de febrero y causó la muerte a dos agentes tenía la intención "clara e inequívoca" de causarles un "grave daño" o "quitarles la vida", puesto que no consta que portaran nada ilegal que tuvieran que "defender".
Los ocupantes de la narcolancha que embistió a la patrullera de la Guardia Civil en el puerto de Barbate (Cádiz) el 9 de febrero y causó la muerte a dos agentes tenía la intención "clara e inequívoca" de causarles un "grave daño" o "quitarles la vida", puesto que no consta que portaran nada ilegal que tuvieran que "defender".
Dos agentes mueren en Barbate tras ser embestidos por una narcolancha.
EFE

Barbate vuelve a ser noticia. Casi tres meses después del trágico suceso que conmocionó al municipio gaditano por el asesinato de dos guardias civiles arrollados por una narcolancha, el caso ha dado un giro de 180 grados. Una nueva investigación de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y la Policía Judicial de la Comandancia de Cádiz determina ahora que la narcolancha sobre la que se puso la lupa en un primer momento no fue la causante del fallecimiento de los agentes. 

Tras el trágico desenlace el 9 de febrero, seis personas permanecen hasta el momento en prisión provisional a la espera de sentarse en el banquillo de los acusados. Sin embargo, un nuevo vídeo aportado como prueba por la defensa de los encarcelados ha obligado a las autoridades a descartar ahora su participación en los hechos de los investigados. De esta manera, ahora se apunta directamente a otra embarcación muy similar que les habría atacado de forma 'gratuita'.   

Nuevo vídeo como prueba

A petición de los acusados, su defensa ha presentado un nuevo vídeo de 3 minutos y 33 segundos grabado en el momento de los hechos por uno de los arrestados. Gracias a esta nueva prueba, las autoridades han conseguido tener una secuencia completa de todo lo ocurrido en aquella noche fatal despejando todas las dudas surgidas hasta la fecha. Estas imágenes no ofrecen detalle suficiente para poder identificar a las personas, ni a la marca de las embarcaciones, pero permite advertir todos los movimientos de estas.

La UCO asevera ahora que la embarcación sospechosa que fue localizada al día siguiente en la Línea de la Concepción no interviene en ningún momento ni impacta contra la zódiac de los agentes. Gracias a esto, el informe confirma que los arrestados en un primer momento como sospechosos no son culpables de los delitos de asesinato ni atentado

Ante esta nueva tesitura, las investigaciones se centran así en otra lancha de características muy similares que se puede apreciar en las imágenes. Gracias a esto, los investigadores han podido detectar el factor clave que ha identificado las embarcaciones: las antenas de radar.  

Las grabaciones han permitido distinguir este elemento, advirtiendo que la lancha que arrolló a los agentes tenía cuatro motores y una antena, mientras que la de los arrestados también era cuatrimotor, aunque esta disponía de dos antenas, tal y como habían defendido los encausados. 

Ataque 'gratuito'

Tras recabar estos datos, el informe concluye que los autores de los hechos eran tres a bordo de esta otra embarcación. Resalta, además, que estos sabían que estaban atacando a la Guardia Civil por varios motivos. El primero de ellos era la "sustancial diferencia de tamaño, potencia y agilidad" entre esta, "mucho más lenta y liviana", y la narcolancha que les embistió hasta en seis ocasiones. 

Otro de los factores a tener en cuenta es que estos individuos se aprovecharon de esta situación de "desvalimiento" de los agentes para atacarles. Esta intención se corrobora, además, porque en ningún momento los presuntos agresores variaron su trayectoria y trataron de ganar velocidad para embestir con más fuerza a los agentes. 

El informe también desprende que esta segunda lancha que ahora aparece en escena "no portaba droga, ni petacas de gasolina, ni migrantes", como ocurre en otras ocasiones en las que los narcos protegen la carga huyendo de las fuerzas de seguridad. Ante esta situación, expone el documento, declara que la única explicación hallada para dar sentido al brutal ataque 'gratuito' acometido contra la embarcación de la Guardia Civil es la intención de causarles un grave daño quitarles la vida".

Después de este giro dramático de los acontecimientos, la atención se centra ahora en otro sospechoso, un marroquí llamado Karim. "Uno de los investigados, Mustafá C., vino a decir en su declaración que conocía a los asesinos y que entre ellos había un tal Karim, un marroquí que vive en Marruecos", ha explicado a 20minutos José Manuel Niebla, abogado defensor de dos de los seis encarcelados. 

¿Quedarán en libertad los detenidos?

Desde el primer momento los arrestados siempre habían defendido su inocencia, tal y como expuso Francisco Javier M.P., alias Kiko el Cabra. Ahora, una vez las autoridades han reconocido que no estuvieron implicados en el suceso, es la autoridad judicial quien decide qué ocurrirá con ellos. 

A pesar de que se ha descartado el delito de asesinato y atentado, el Ministerio Público pedirá que los que hasta la fecha habían sido sospechosos, continúen en prisión. La fiscal Antidroga de Andalucía, Ana Villagómez, ha asegurado que, a pesar de la existencia de este nuevo informe que les exculpa de los ilícitos mencionados, se les siguen imputando delitos graves de contrabando y pertenencia a organización criminal.

Los letrados de los acusados, sin embargo, piden su "inmediata" puesta en libertad tras pasar más de tres meses en prisión preventiva. "El juez ya tiene el informe encima de la mesa y es más que suficiente para que tome una decisión porque los delitos por los que estaban acusados se descartan", defiende Niebla y apunta directamente a los verdaderos responsables del asesinato: "Están en la calle".

¿Quiénes son los protagonistas?

Por el momento no se conoce con certeza quién o quiénes provocaron la muerte de los agentes. No obstante, según ha manifestado el Ministerio Público, los seis arrestados hasta la fecha continuarán entre rejas. Se trata de los seis tripulantes de la narcolancha que no intervino. En ella se encontraba un vecino de La Línea de la Concepción de 46 años de edad identificado como F.J.M.P. y conocido como Kiko 'el Cabra', con antecedentes por resistencia a la autoridad, desobediencia y blanqueo de capitales y quien presuntamente habría pilotado la narcolancha intervenida el 10 de febrero.

Junto a él estaba J.I.A.B., de 39 años, sin antecedentes, pero con numerosas infracciones, casi todas por tenencia y consumo de sustancias estupefacientes. En la embarcación también estaba M.C., de 24 años de edad y sin antecedentes, así como otros tres tripulantes de 21, 24 y 28 años de edad, con antecedentes por tráfico de drogas, atentado contra a agente autoridad, lesiones y blanqueo, entre otros.

Respecto a los agentes fallecidos, estos eran Miguel Ángel González Gómez, de 39 años, natural del municipio gaditano de San Fernando, miembro del Grupo de Especialistas en Actividades Subacúaticas (GEAS), con pareja y una hija. Asimismo, también perdió la vida David Pérez Carracedo, de 43 años, natural de Barcelona, integrante del Grupo de Acción Rápida (GAR), con mujer y dos hijos.

Altercados en Barbate

Tras el trágico suceso, personalidades como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, o el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, no dudaron en condenar lo sucedido, al igual que lo hizo la Casa Real. Sin embargo, parte de la opinión pública, así como varias asociaciones de la Benemérita pidieron la dimisión del titular de la cartera de Interior por "el abandono y la pésima gestión" de la seguridad ciudadana en el Campo de Gibraltar.

Tras la tensión derivada de estos acontecimientos, Barbate, lejos de apaciguarse, siguió viviendo momentos delicados en los días posteriores. Los incidentes se fueron sucediendo, desde reyertas y peleas entre clanes en el cuartel del instituto armado, hasta amenazas a los agentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento