El PSOE recupera su estrategia electoral de alertar contra una coalición PP-Vox de cara al ciclo electoral

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero a su salida tras el acto de inauguración de la exposición 'Luis Martín-Santos. Tiempo de libertad'
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero a su salida tras el acto de inauguración de la exposición 'Luis Martín-Santos. Tiempo de libertad'
EFE/JuanJo Martín
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero a su salida tras el acto de inauguración de la exposición 'Luis Martín-Santos. Tiempo de libertad'

Los socialistas se han puesto manos a la obra para allanar el terreno de cara a la triple cita electoral en Euskadi, Cataluña y Europa. La estrategia no es nueva; de hecho, no hace ni un año de la última vez que la utilizaron en los comicios del 23J: consiste en alertar sobre la extrema derecha, en este caso por su ofensiva contra la memoria democrática. El Gobierno de Pedro Sánchez dio el primer paso amenazando con un recurso ante el Tribunal Constitucional contra las leyes que pretenden aprobar el PP y Vox en Aragón, Comunidad Valenciana y Castilla y León para derogar las de memoria democrática que rigen en estas autonomías. Ya avanzada la semana, el Ejecutivo decidió internacionalizar la ofensiva trasladando este asunto ante Naciones Unidas, el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo. Y el broche final a esta escalada lo puso el presidente con una visita muy simbólica al Valle de Cuelgamuros para conocer los trabajos de exhumación de las víctimas del franquismo.

Y es que el PSOE se enfrenta a este intenso periodo electoral con bastante lastre: la ley de amnistía, las cesiones a los partidos independentistas, la falta de Presupuestos para este año o el caso Koldo. Unos asuntos que no benefician a los socialistas de cara a las tres elecciones que tienen por delante en abril, mayo y junio y que el PP se ha encargado de denunciar en Europa. Por todo ello, el PSOE necesita movilizar a su electorado, lo que corrobora el último CIS -realizado en pleno escándalo por el caso Koldo-, que refleja una caída de casi dos puntos, al tiempo que otorga la victoria a los populares de Alberto Núñez Feijóo.

Así, en su estrategia defensiva, los socialistas intentan contrarrestar el impacto del caso del exasesor de José Luis Ábalos, que ha puesto en apuros a varios miembros del Gobierno, y las acusaciones del PP a la mujer de Sánchez, Begoña Gómez, con la investigación al novio de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, por presuntos delitos de fraude fiscal y falsedad documental. Y para la ofensiva recuperan la alerta ante la extrema derecha como ya hicieron ante las elecciones generales del 23 de julio y que surtió efecto al dejar al PP sin posibilidades de conformar gobierno.

"El PP se deja arrastrar por la agenda ultraderechista"

Desde Ferraz defienden que las acciones contra las normas del PP y Vox no se llevan a cabo por electoralismo, aunque reconocen que la fórmula sí funcionó el 23J porque la ciudadanía pudo ver el resultado de que el PP y Vox tengan los votos suficientes para gobernar. Con todo, dejan caer toda la responsabilidad del asunto sobre los populares, "que se dejan arrastrar en esa agenda ultraderechista", puntualizan fuentes socialistas.

El PP es el enemigo a batir en los próximos comicios, y la vinculación con la extrema derecha es un arma que ya ha surtido efecto en anteriores ocasiones. Por ello, los mensajes de Ferraz al respecto fluyen en cualquier escenario electoral, ya lo hicieron en el vasco, donde la vicepresidenta primera del Gobierno, María Jesús Montero, acudió a la apertura de la campaña del candidato del PSE-EE, Eneko Andueza, en Bilbao y en su discurso advirtió de que el Ejecutivo pondría recursos a las derogaciones de estas leyes en todos los lugares donde tenga capacidad para hacerlo. "Al pan pan, al vino vino; a la justicia, justicia; y a las víctimas, reparación", pronunció la también vicesecretaria general del PSOE.

El presidente del Gobierno hizo lo propio nada más llegar a España de su gira por Oriente Próximo: su primera aparición fue en el Valle de Cuelgamuros, con un mensaje intrínseco, y la segunda en la Biblioteca Nacional de España en la inauguración de la exposición de Luis Martín-Santos, autor de 'Tiempo de silencio'. Allí recordó que el escritor se impuso al "régimen totalitario" de Franco, que "algunos quieren embellecer" reescribiendo la historia y "mancillando" el sentido de la palabra "concordia". Con ello, volvió a advertir de que el Gobierno actuará "en todas las instituciones nacionales e internacionales" para defender la "dignidad" frente a la "ola de revisionismo ultraderechista".

El PSOE prepara el escenario para las europeas

Además de los recursos ante el Tribunal Constitucional contra estas leyes, el Ejecutivo llevará su queja hasta Naciones Unidas, donde recurrirá al Relator especial sobre Verdad, Justicia y Reparación y el Relator de Ejecuciones Extrajudiciales. También pedirá un informe al Consejo de Europa, -un organismo que no forma parte de las instituciones de la UE- sobre la situación de la memoria democrática en España ante la aprobación de estas leyes del PP y Vox.

Pero el impacto europeo será presumiblemente más efectivo con las iniciativas que su familia socialista en el Parlamento Europeo promoverá para su debate y votación en el pleno. Y es que las elecciones del 9 de junio están cada vez más próximas, por lo que el PSOE necesita preparar bien su terreno, y más teniendo en cuenta que el PP ha hecho brotar la crítica a la ley de amnistía en Europa y que la aprobación de esta norma coincidirá con las elecciones del 9J. De momento, todo está en el aire, incluso el nombre del candidato o candidata socialista. Lo único que confirma Ferraz es que el próximo 27 de abril se ha convocado un comité federal para ratificar las listas para unas elecciones que se podrían leer como una segunda vuelta de las generales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento