Esta es la última imagen con vida de Navalni, 24 horas antes de morir: "Lo vimos en prisión y estaba vivo, sano y feliz"

Navalni de pie, riendo y bromeando con el juez a través de una videoconferencia.
Navalni de pie, riendo y bromeando con el juez a través de una videoconferencia.
Servicio Penitenciario Federal Ruso vía SOTAVISION vía AP
Navalni de pie, riendo y bromeando con el juez a través de una videoconferencia.

Las extrañas circunstancias en las que ha muerto este viernes el opositor ruso Alexéi Navalni en la cárcel donde cumplía condena, en Siberia, han despertado las sospechas de que el suceso haya sido responsabilidad del Kremlin debido a las críticas que el fallecido había lanzado contra las políticas del Gobierno de Vladimir Putin.

Esta hipótesis, planteada por gran parte de la comunidad internacional, ha cogido fuerza después de que hayan salido a la luz sus últimas imágenes con vida, grabaciones que se efectuaron este mismo jueves en una videoconferencia con el juzgado. En ellas se observa a Navalni, un día antes de morir, en buen estado e incluso empleando un tono distendido.

Desde prisión, el preso se quejó de las reiteradas multas que le imponían  y, en clave de humor, pidió al juez que le enviara dinero porque "gracias a sus decisiones" se le estaca acabando: "Su señoría, le enviaré mi número de cuenta personal para que pueda utilizar su enorme salario de juez para alimentar mi cuenta porque me estoy quedando sin dinero".

La versión oficial apunta a que el preso "se sintió mal" y "perdió el conocimiento", tras lo cual acabó falleciendo. Sin embargo, nada parece señalar que su estado de salud estuviera gravemente afectado. De hecho, su abogado le vio por última vez el miércoles y no detectó que tuviera ningún malestar.

Además, la madre, Lyudmila Navalnaya, también ha resaltado que vio a su hijo cuatro días antes de que muriera y que no presentaba ningún síntoma de estar indispuesto. No quiero escuchar ningún pésame. Lo vimos en prisión el 12 de febrero en una reunión. Estaba vivo, sano y feliz", ha compartido en Facebook, según recoge el periódico ruso Novaya Gazeta.

Por su parte, la esposa del dirigente opositor, Yulia Navalnaya, ha asegurado este viernes que el Ejecutivo "miente constantemente": "Son noticias terribles que nos llegan, noticias que solo recibimos de medios oficialistas. Desde hace muchos años (...) no podemos creer ni a Putin ni a su Gobierno".

"Pero si esto es verdad, quisiera que sepan Putin y todo su entorno que serán castigados por lo que han hecho con nuestro país, mi familia y mi esposo (...). Serán llevados a la justicia y ese día llegará pronto", ha añadido Navalnaya en una breve declaración en la Conferencia de Seguridad en Múnich, donde recibió el apoyo en forma de aplausos de los asistentes.

Navalnaya ha hecho de pie un llamamiento a la comunidad internacional y a todas las personas en el mundo para pedirles unidad en la lucha contra el "mal" que representa Putin. "Debemos unirnos y luchar contra este mal. Debemos luchar contra este horrible régimen en Rusia. Este régimen y Vladímir Putin deben ser personalmente responsables de todas las atrocidades que han cometido en nuestro país en los últimos años".

Versión oficial

La única información oficial hasta el momento ha salido del sistema de servicios penitenciarios. Según su versión, Nalvani falleció "de manera repentina" tras encontrarse mal y después de dar un paseo por la prisión IK-3, más conocida como 'El lobo polar' por sus duras condiciones y situada 60 kilómetros al norte del Círculo ártico, de la localidad de Jarp (distrito autónomo Yamalo-Nénets) en la que cumplía condena.

"Se le practicaron los necesarios procedimientos de reanimación, que no dieron ningún resultado. Los médicos de urgencias constataron la muerte del condenado. Se están estableciendo las causas del fallecimiento",  señala el comunicado oficial de la cárcel, donde los termómetros marcaban este viernes más de 20 grados bajo cero.

Los equipos médicos de urgencia acudieron de inmediato a la llamada de la prisión e intentaron reanimarle "durante más de media hora", según los servicios hospitalarios de la localidad de Labitnangui, situada en el círculo polar ártico. "Sin embargo, el paciente murió", señalaron a la agencia Interfax.

Seguidamente, los servicios penitenciarios anunciaron el envío de una comisión de funcionarios de prisiones y médicos de su aparato central en Moscú para esclarecer las causas y circunstancias que rodearon el fallecimiento del reo.

La comunidad internacional acusa al Kremlin

La comunidad internacional ha reaccionado este viernes con indignación y dolor por la muerte del opositor ruso Alexei Navalni y ha apuntado de forma directa al presidente Vladímir Putin. De este modo, varios líderes han lamentado la muerte del opositor y han señalado al "régimen" del presidente ruso como responsable último de su fallecimiento.

"Si la información sobre la muerte de Navalni es cierta, y no tengo razón para dudarlo, por supuesto las autoridades rusas van a contar su propia historia. Pero no se equivoquen, Putin es responsable", ha declarado el presidente de EEUU, Joe Biden, en una rueda de prensa desde la Casa Blanca en Washington. Para Biden, lo que le ha ocurrido a Navalni "es una prueba más de la brutalidad" de Putin. "No sabemos lo que ha ocurrido, pero no hay duda de que la muerte de Navalni ha sido consecuencia de todo lo que ha hecho", ha agregado el presidente estadounidense.

La UE también ha reaccionado a la noticia y ha calificado la muerte de Navalni de "sombrío recordatorio" de lo que es Putin. Así lo ha asegurado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien ha afirmado que Putin, "no teme a nada tanto como a la disidencia de su propio pueblo", y se mostró "profundamente consternada y entristecida" por el fallecimiento del opositor. El jefe de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell, ha manifestado que la muerte de Navalni es "responsabilidad exclusiva" de Putin.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, cuyo país libra desde hace dos años una guerra tras haber sido invadido por Rusia, también ha afirmado que Navalni "obviamente ha sido asesinado" porque, a su juicio, a Putin no le importa quién muera con tal de mantenerse en el poder. "Es muy lamentable que Alexéi Navalni haya muerto en una prisión rusa. Para mí es obvio: fue asesinado", ha dicho Zelenski en una rueda de prensa.

Por su parte, la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha expresado su consternación y ha reclamado a Rusia que "termine con la persecución de políticos, defensores de derechos humanos y periodistas". "Estamos horrorizados por la noticia", ha indicado en un comunicado la portavoz de la oficina Liz Throssell.  Asimismo, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha subrayado que Rusia tiene "preguntas muy serias que responder" por la muerte de Navalni. "Todos los hechos deben establecerse y Rusia tiene preguntas serias que responder", ha afirmado.

España, Francia, Portugal, Italia, Reino Unido y los países bálticos, entre otros, también han remetido contra Putin. Sin embargo, el Kremlin ha tachado de "rabiosas" e "inadmisibles" las declaraciones de los líderes, subrayando que todavía "no hay declaraciones de los médicos ni información de los forenses y de los servicios penitenciarios".

"No hay información sobre las causas de la muerte. Y existen declaraciones de este tipo. Obviamente, son absolutamente rabiosas. Consideramos tales declaraciones absolutamente inaceptables", ha manifestado Peskov ante los medios de comunicación, según recoge la agencia rusa TASS.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento