La importancia de ofrecerle baños a los loros, más allá del verano y las altas temperaturas

Un loro tras un refrescante baño.
Un loro tras un refrescante baño.
AVETROPIC
Un loro tras un refrescante baño.

Durante el verano y especialmente en aquellos lugares donde las temperaturas suben mucho, es importante que nos refresquemos y nos hidratemos adecuadamente, algo que también aplica a la gran mayoría de nuestros animales de compañía, como es el caso de los loros, tanto para evitar problemas de salud como los golpes de calor, como para cuidar de su bienestar.

Estas coloridas y sociables psitácidas han ganado mucha popularidad como compañeros dentro del hogar y, por eso, es importante recordar que, como parte de sus cuidados diarios, los baños es algo que debemos ofrecerles de manera regular (excepto en casos de frío extremo) y especialmente durante las épocas de más calor.

Roger Valls, cofundador de la asociación Avetropic, cuya misión es salvaguardar el bienestar de las psitácidas que viven en condiciones de cautividad, explica que es muy beneficioso proporcionarle diferentes formas de bañarse a nuestros loros. "Además de refrescar el organismo durante el verano, les viene bien en general ya que son animales en muchos casos de origen tropical, donde suelen habitar en zonas de mucha humedad", detalla.

"Muchas veces, cuando viven dentro de casa, esa humedad suele ser más baja y cuidar este factor es importante ya que la condición del plumaje depende de factores externos (entre ellos, la humedad)", añade el experto. "Con los baños podemos conseguir que la condición del plumaje y los loros sea mucho mejor".

Valls insiste en que los baños son una forma excelente de controlar la humedad que tiene el plumaje del animal en el día a día, especialmente en época de muda, "cuando el raquis de la pluma empieza a emerger y salir, que es el momento en el que requiere todavía de más humedad", expresa.

"Para mantener una buena condición del plumaje y además hidratar su piel, es fundamental proporcionarles los baños", asegura Valls. Pero, ¿de qué forma disfrutan estos animales más del agua?

No a todos los loros les gustan los baños

Si pensamos en maneras para proporcionarles un baño a nuestros loros, lo primero que se nos va a venir a la mente es colocarles un cuenco o recipiente donde nuestra ave pueda meterse cuando quiera, sin embargo, existen otras formas de hidratar a nuestros emplumados, dependiendo siempre de sus gustos.

"Lo más fácil sería que a nuestro loro le guste bañarse por sí mismo, porque nos bastaría con colocar un recipiente con agua de una profundidad de entre los dos centímetros (para especies pequeñas) a los cinco (en aquellas más grandes)", explica Valls. "Esto es importante porque les gusta hacer suelo y si el recipiente es más profundo, tendremos que ofrecerle piedrecitas u otros elementos para que les sea más fácil entrar".

No obstante, el experto en psitácidas advierte de que no a todos los loros les gusta bañarse y que por este motivo, será fundamental conocerles y explorar la forma que más disfrutan, pudiendo optar por otras formas como el pulverizado o frotándose contra ramas u hojas húmedas.

"Depende mucho de la especie y del aprendizaje que haya tenido en su vida", comenta. "Por ejemplo, si le han obligado a un pulverizador de agua, no le va a gustar bañarse de esa forma y, recordemos, no debemos obligarles a bañarse (salvo casos en los que dependa de ello su salud)".

Una opción que el experto en psitácidas ha visto que suele gustarles mucho a los loros es que tengan elementos en su entorno mojados (como hojas o ramas), con los que puedan restregarse. "Para ello tan solo tenemos que pulverizar con agua su entorno y ellos serán quiénes se acerquen a los elementos a humedecerse", comenta.

"Además, como extra, cuando conviven con nosotros también pueden compartir nuestras rutinas (como lavarnos las manos) y acompañarnos, mojándose ellos también", añade. "Hay loros que se duchan con sus compañeros humanos, que se llegan a meter en la bañera con ellos o que simplemente están en el baño, con la humedad del entorno".

Tanto si optamos por un baño "clásico", pulverizarlos con agua (nunca directamente, ya que es posible que eso no les guste), o por humedecer su ambiente, Valls resume que lo importante es "buscar algo que pueda hacer el loro diariamente y que le guste", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento