Viajar con tu loro: consejos y precauciones

  • Perros, gatos, hurones, loros… ¿es recomendable llevarlos de vacaciones con nosotros?
  • Con los loros no existe tanta información u opciones a la hora de dejarles en residencias o junto a expertos.
Un periquito en su jaula.
Un periquito en su jaula.
PXHERE
Un periquito en su jaula.

Con la llegada del verano comienza el periodo vacacional. Miles de personas viajan alrededor de España y fuera del país para disfrutar de las esperadas vacaciones y, en los últimos años, cada vez más lo hacen junto a sus compañeros no humanos. Perros, gatos, hurones, loros… ¿es recomendable llevarlos de vacaciones con nosotros?

Mientras que para perros, gatos y otros mamíferos encontrar alternativas puede resultar más sencillo, en el caso de los loros no existe tanta información u opciones a la hora de dejarles en residencias o junto a expertos. 

Roger Valls, cofundador de la asociación Avetropic, cuya misión es salvaguardar el bienestar de las psitácidas que viven en condiciones de cautividad, explica que a la hora de decidir si llevarnos o no a nuestras pequeñas psitácidas de viaje con nosotros debemos tener en cuenta algunas consideraciones previas.

“Entre dejarles a cargo de alguien o llevarlos con nosotros no hay una opción mejor o peor, siempre va a depender de nuestro animal y sus experiencias previas (si las hubiera)”, cuenta el experto. “Por ejemplo, si se trata de un animal que está acostumbrado a salir de casa y a venir con nosotros a todas partes, es evidente que va a ser mejor llevarlo con nosotros, ya que va a ser incluso positivo para él”.

En este sentido, Valls explica que si sabemos que el viaje puede ser una experiencia positiva (o no negativa al menos) y no le va a suponer un estrés añadido, “no es mala idea que, teniendo la posibilidad, nos lo llevemos de vacaciones”. “Hay que pensar que son animales sociables y activos a los que les puede resultar una pesadilla quedarse solos en casa”, añade.

Por el lado contrario, el experto en psitácidas explica que “si tenemos un animal que, a parte de no estar habituado a salir, es miedoso y por lo que sea tiene alguna necesidad especial por la cual deba estar en un entorno más controlado, tendremos que plantear una alternativa al viaje”, recomienda.

De viaje con nuestro loro

La mejor opción para Valls es que, "siempre que podamos nos llevemos al loro con nosotros, integrarle en nuestras rutinas diarias, donde se incluyen las vacaciones". "Sin embargo, si lo que tenemos es una voladera con varias psitácidas, es más sencillo y no será perjudicial que sea otra persona quién les lleve comida y agua", agrega.

Hay que pensar que son animales sociables y activos a los que les puede resultar una pesadilla quedarse solos en casa

"Si no podemos llevarlo, buscaría a alguien de mucha confianza que se haga cargo de nuestro loro o buscar un sitio donde se puedan quedar con él, una guardería o incluso alguna clínica veterinaria de confianza", explica Valls.

Si al hacer el balance teniendo en cuenta su carácter, su estilo de vida y el tipo de viaje que vamos a hacer y optamos porque la mejor opción sea llevarlo con nosotros, hay algunas consideraciones a tener en cuenta, como el método de transporte.

"Siempre se ha tendido mucho a llevar a los loros muy tapados (en oscuridad total) y en espacios muy pequeños, porque se pensaba que iban a ir menos nerviosos y, no estoy de acuerdo con esto", afirma el experto en psitácidas. "Imagina que te cogen y te meten en un sitio apagado, cerrado en el que escuchas muchos ruidos y que se mueve... ¿A que te asustarías?".

Valls reconoce que cuando están en la oscuridad, los loros tienden a quedarse más quietos, pero asegura que eso no significa que no lo estén pasando mal. "Es mejor llevarlo en el transportín o en la jaula, junto a nosotros y que pueda oírnos, vernos e incluso interactuar con nosotros", recomienda. "No será una experiencia positiva, pero tampoco va a ser tan negativa como la de taparlos".

"Lo que yo recomiendo es que cuenten con nuestro apoyo, que nos vean y se involucren y que sea la experiencia la que nos diga si debemos continuar haciéndolo así o no", añade el experto. "Debemos utilizar un espacio cuanto más grande mejor, hasta donde las condiciones del medio de transporte nos los permita".

Preparados para todo

Elijamos el medio de transporte que sea, lo que si debemos tener claro es que tenemos que estar preparados para cualquier situación y poder taparlos en cualquier circunstancia que se de que pueda estresarles, como por ejemplo, que pasemos por una zona que haya mucho viento.

También hay que tener en cuenta las temperaturas o el viento y tener algo para poder cubrirles

De ahí que sea importante ir bien equipados en nuestro viaje. "Al margen de las necesidades especiales, como medicación, que pueda necesitar nuestro loro, hay que tener en cuenta la duración del viaje para el tema de comida y agua", advierte Valls. 

"Por ejemplo, si pensamos que durante nuestro viaje se puede volcar el agua, podemos utilizar frutas o incluso gelatinas, que tienen cierto contenido en agua", ejemplifica. "También tener en cuenta las temperaturas o el viento y tener algo para poder cubrirles".

Valls explica que también es bueno darles algún juguete o algo para que se puedan entretener durante el viaje, en caso de que éste sea largo y que, una vez en el destino, le ofrezcamos el mejor espacio posible. "Siempre intentando hacer la vida que solemos hacer con ellos, pero que formen parte de la aventura", concluye.

Colaboradora '20minutos'

Soy Inés López García. Me formé en la Complutense con la intención de acabar informando sobre animales y medioambiente. Tuve mi primera oportunidad laboral en el medio local 'Madridiario'; luego entré en '20minutos', donde pude escribir sobre cine, series y videojuegos, mis tres hobbies. Me mudé a Londres para mejorar el inglés y escribir sobre el Brexit y el covid en la distancia. En la actualidad escribo sobre lo que siempre quise, animales, en la sección Animaleros de '20minutos'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento