A fondo

El Ártico, un frío objeto de deseo para las potencias mundiales que se pelearán por sus rutas marítimas cuando desaparezca el hielo

Rutas navegables a través del Ártico
Rutas navegables a través del Ártico
Carlos Gámez
Rutas navegables a través del Ártico

En febrero de 2021, en pleno invierno, un carguero comercial recorrió por primera vez la Ruta Marítima Septentrional (NSR, por sus siglas en inglés) del Océano Ártico. Fue el buque metanero (gasero) ruso Christophe de Margerie, que navegó desde Jiangsu (China) hasta un puerto de Siberia a lo largo de la NSR, segmento ruso del Paso del Nordeste que une el estrecho de Bering con Noruega. Nunca antes había sido posible.

Ya entonces, la masa de hielo polar ártico se estaba reduciendo por culpa del cambio climático. La capa helada del Ártico viene mermando desde hace décadas, especialmente desde el año 2000. Ahora, un nuevo estudio indica que este océano se quedará sin hielo cada mes de septiembre, el mes en que, tras el verano, más se reduce el hielo cada año.

El escenario más pesimista de esta investigación publicada en Nature Communications indica que dentro de siete años el deshielo en el polo norte será algo habitual cada fin de verano. Es algo que no preveían ni los cálculos más pesimistas del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU (IPCC).

El Ártico se calienta más rápidamente

Ese estudio de Naciones Unidas señalaba 2040 como el año en el que se iba a producir esta situación. Pero el Ártico se está calentando al doble de velocidad que el resto de la Tierra. Tiene su explicación: el deshielo lo que hace es dejar al descubierto superficies ya no blancas sino oscuras que, por lo tanto, absorben más radiación solar.

<p>El investigador Steffen Olsen, del Centro para el Océano y el Hielo del <strong>Instituto Meteorológico de Dinamarca</strong>, ha publicado una fotografía del fiordo de Inglefield Bredning, en<a href="https://www.20minutos.es/minuteca/groenlandia/"> Groenlandia</a>. La imagen, difundida a través de su perfil de <a href="https://www.20minutos.es/minuteca/twitter/">Twitter</a>, muestra a <a title="Los perros 'caminan sobre el agua'" href="https://www.20minutos.es/noticia/3674776/0/deshielo-groenlandia-que-perros-caminen-sobre-agua/" target="_blank">siete perros caminando sobre el agua mientras tiran de un trineo</a>, una clara muestra de los efectos del cambio climático en el Ártico. </p>
Foto del investigador Steffen Olsen, del Centro para el Océano y el Hielo del Instituto Meteorológico de Dinamarca, del fiordo de Inglefield Bredning, en Groenlandia. Siete perros caminando sobre el agua del Ártico mientras tiran de un trineo.
STEFFEN OLSEN

Por eso, por la rápida reducción de la masa de hielo polar ártico, se están abriendo posibles rutas alternativas para el comercio mundial. Lo demuestra el caso citado al principio del Christophe de Margerie en 2021. Ya antes, en el verano de 2018, un carguero portacontenedores de la compañía danesa Maersk navegó también a través de la NSR.

Hielo joven

Lo habitual es que las rutas comerciales a través del Ártico se multipliquen cada septiembre cuando la superficie congelada alcanza su mínimo tras el verano. Esas rutas son básicamente de tres tipos: de la industria pesquera, del transporte de mercancías por la Ruta del Paso del Norte y del comercio de los combustibles fósiles (gas y petróleo) que se extraen en los yacimientos del polo norte.

Hasta ahora, esas rutas sólo eran accesibles durante un breve periodo a finales de verano, básicamente en septiembre. Pero en su viaje de mediados de invierno, el Christophe de Margerie sólo encontró hielo joven, formado durante el año, y no hielo viejo acumulado durante varios años, cuenta una información de Openmind BBVA.

Más rutas, más comercio, más riesgos

El crecimiento del tráfico marítimo por la la Ruta Marítima Septentrional es un hecho. En 2019, se transportaron por esta ruta 31,47 millones de toneladas de carga; en 2020, fueron 32,97 millones; y en 2021 la cifra se mantuvo estable. Ya en 2022 se alcanzaron los 34 millones de toneladas, de las que 20 fueron de gas y 7 de petróleo y productos derivados. Esa cifra batió el récord de tonelaje transportado a través de esta parte helada del globo.

Imágen del deshielo del Ártico visto desde un barco que navega por una zona donde antes era imposible.
Los barcos empiezan a no encontrar en el Ártico hielo viejo acumulado durante años.
EFE

Esos máximos se corresponden a unos mínimos de la masa de hielo. En septiembre de 2012 se registró el mínimo histórico de la capa de hielo ártico, con 3,41 millones de km2, un 18% menos que en 2007, el récord anterior, y casi la mitad de la media de 1979-2000, detalla Javier Yanes en su artículo. La de septiembre de 2020 fue la segunda más baja de la historia.

Rutas más rápidas, menos emisiones

Empresas y gobiernos ya trazan planes para desarrollar rutas árticas todo el año (si hace falta con barcos capaces de atravesar hielos de grosor moderado). Estas rutas van a ser entre un 30% y un 50% más cortas que las del Canal de Suez y el Canal de Panamá, lo que supondrá una reducción del tiempo de tránsito estimada entre 14 y 20 días.

Las navieras podrían reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en aproximadamente un 24%

Sobre el papel, esto sería bueno para el planeta. Si las aguas internacionales del Ártico se calientan lo suficiente como para abrir nuevas rutas, las compañías navieras podrían reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en aproximadamente un 24%, al tiempo que ahorrarían dinero y tiempo, según cálculos de Amanda Lynch, profesora de ciencias de la Tierra, ambientales y planetarias de la Universidad de Brown (EE UU).

Rutas comerciales del Ártico

Ruta Marítima Septentrional

Es una ruta marítima de unos 5.600 km de longitud, definida por la legislación rusa como la que discurre desde las entradas a los estrechos de Novaya Zemlya, en el oeste, a lo largo de la costa ártica rusa por encima de Siberia a través del mar de Kara, el mar de Laptev, el mar de Siberia Oriental y el mar de Chukchi, hasta el cabo Zhelaniya en el estrecho de Bering.

Dada su importancia, la NRS suele ser comparado con el Canal de Suez o el Estrecho de Malaca. Toda ella se encuentra en aguas árticas y dentro de la zona económica exclusiva de Rusia. Posee un gran valor para Moscú porque es la ruta más corta entre los extremos este y oeste del territorio eslavo. Asimismo, ofrece acceso a puntos del Ártico continental ruso que son inaccesibles de otra forma.

El barco OB River en un punto desconocido del océano Ártico. La embarcación partió en noviembre desde Noruega rumbo a Japón, donde se prevé que llegue a principios de diciembre, en cuyo caso se trataría del primer barco de este tipo que atraviesa el océano Ártico.
El barco OB River en un punto desconocido del océano Ártico.
Dynagas Ltd / EFE

Esta ruta es la de los principales centros industriales de Rusia, tales como el complejo petrolero y gasolero de Siberia o las empresas en Yakutia, Magadan, Chukotka, que se dedican a la producción de oro y metales no férreos, o las empresas dedicadas a la exportación de madera en la región de Arcángel.

Paso del Noroeste

La ruta del Paso del Noroeste (NWP, en inglés) es la vía marítima entre los océanos Atlántico y Pacífico a través del Océano Ártico y mide unos 900 kilómetros. Discurre a lo largo de la costa septentrional de América del Norte por vías navegables que atraviesan el archipiélago ártico canadiense. Bordea Norteamérica por el norte, atravesando el océano Ártico y conectando el estrecho de Davis y el estrecho de Bering.

Canadá considera que los estrechos por los que discurre la ruta son parte de sus aguas interiores, pero varios países mantienen que en virtud de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar esos estrechos deben ser considerados estrechos internacionales, lo que permitiría el tráfico marítimo libre y sin peajes.

Paso del Noreste

NEP por sus siglas en inglés, es la ruta marítima entre los océanos Atlántico y Pacífico, a lo largo de las costas árticas de Noruega y Rusia. Se la considera parte de Ruta Marítima Septentrional. La NEP puede acortar la distancia de Europa al noreste de Asia en aproximadamente un tercio, lo que ayudaría a reducir los gastos de transporte y la contaminación ambiental. 

Rusia, China, Canadá...

A Rusia la actual situación le conviene y no (lo vemos más abajo). La nueva ruta que podría cruzarse casi todo el año por el Ártico acorta y mucho la travesía entre Asia y Europa en comparación con la actual ruta que utiliza el Canal de Suez. China no quiere ser menos y ya habla de abrir una Ruta de la Seda Polar a través del polo norte.

El tráfico marítimo se ha duplicado o triplicado en el Ártico canadiense en las últimas tres décadas"

Y también Canadá. "El tráfico marítimo se ha duplicado o triplicado en el Ártico canadiense en las últimas tres décadas, y en algunas zonas ha experimentado un gran aumento continuado en la última década", explica a OpenMind William Halliday, científico especializado en conservación del Ártico de la Wildlife Conservation Society Canada y la Universidad de Victoria. Según Halliday, el Paso del Noroeste aún no se utiliza al mismo nivel que la NSR, pero su crecimiento es fuerte.

En el 2006 -último año con datos- se registraron pérdidas de hielo sin precedentes. FOTO:GREENPEACE.
Un barco de Greenpeace en una zona ártica.
GREENPEACE

Riesgos medioambientales y geopolíticos

Sin embargo, los riesgos de explotar el Ártico son enormes en lo geopolítico y, por supuesto, en lo medioambiental. Lo dicen los científicos. Los autores del estudio de Nature que adelantan un Ártico sin hielo a partir de 2030 se refieren a las consecuencias de un océano sin hielo: "Esto afectará a las sociedades humanas y los ecosistemas tanto en el propio Ártico como más allá porque va a cambiar la actividad marina, acelerará el calentamiento global y alterará el ciclo del carbono".

El deshielo va a cambiar la actividad marina, acelerará el calentamiento global y alterará el ciclo del carbono"

El declive de los hielos árticos tiene implicaciones en la pesca, la fauna local (el caso más visible, el de los osos polares), la explotación de los recursos naturales y las comunidades nativas de Alaska (con cada vez más problemas para llevar a cabo su pesca de subsistencia de ballenas ante el menor grosor del hielo en el mar de Chukchi).

Los efectos de la reducción de la capa de hielo no se concentran solo en el Ártico y las zonas cercanas. La ausencia de hielo también tienen consecuencias sobre el clima del resto del planeta, la formación de huracanes o el conocido como tercer polo, la cordillera del Himalaya.

Rusia y el artículo 234

Desde 1982, la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar ha otorgado a los Estados costeros del Ártico una mayor autoridad sobre las principales rutas marítimas. Su artículo 234 establece que los países cuyas costas están cerca de las rutas marítimas del Ártico tienen la capacidad de regular el tráfico marítimo de la ruta, siempre que la zona permanezca cubierta de hielo durante la mayor parte del año.

<strong>Paraíso descongelado</strong>. El deshielo de las plataformas antárticas Larsen A y Larsen B (en la foto) ha permitido a un equipo español estudiar la fauna de unos fondos marinos inaccesibles para el hombre desde hacía más de mil años y descubrir que los fondos bentónicos son mucho más ricos y diversos de lo que se pensaba. La campaña, que se desarrolló a bordo del rompehielos alemán Polarsten, se integra en el Proyecto Climant, un trabajo internacional que estudia los efectos del calentamiento global en el continente helado en el que participan 40 científicos de 12 países.
El deshielo de las plataformas antárticas Larsen A y Larsen B.
EFE

Durante décadas, Rusia ha utilizado el artículo 234 para sus propios intereses. Una ley rusa exige que todos los buques que pasen por la NSR sean pilotados por rusos y exigen que los buques paguen peajes. Esa reglamentación es una de las razones por las que las grandes compañías navieras prefieren utilizar los canales de Suez y Panamá, rutas comerciales más largas, pero más baratas y fáciles.

A medida que el hielo cercano a Rusia comience a derretirse, también lo hará el control del país sobre el transporte marítimo a través del Ártico"

Pero a medida que el hielo cerca de la costa norte de Rusia comience a derretirse, también lo hará el control del país sobre el transporte marítimo a través del Océano Ártico, asegura Charles Norchi, director del Center for Oceans and Coastal Law de Maine Law.

"Estoy seguro de que los rusos seguirán invocando el artículo 234, que intentarán respaldar con su fuerza. Pero serán desafiados por la comunidad internacional, porque el artículo 234 dejará de ser aplicable si no hay una zona cubierta de hielo durante la mayor parte del año. No sólo eso, sino que con el deshielo, la navegación saldrá de las aguas territoriales rusas y entrará en aguas internacionales", declaraba hace un año Norchi a Eureka Alert.

20minutos

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento