Ana Obregón revela en su libro la ayuda que Juan Carlos I le ofreció durante la enfermedad de su hijo Aless Lequio: "No lo olvidaré jamás"

Ana Obregón y Juan Carlos I.
Ana Obregón y Juan Carlos I.
GETTY IMAGES
Ana Obregón y Juan Carlos I.

El chico de las musarañas, el libro que empezó a escribir Aless Lequio y concluyó Ana Obregón, continúa dando que hablar. Y es que, tras su lanzamiento el pasado miércoles, están llamando la atención algunos de los pasajes que incluyen sus páginas, como, por ejemplo, las diferentes menciones al rey Juan Carlos I.

Desde la última voluntad de Aless hasta el intento de suicidio de la actriz que evitó Alessandro Lequio, según contó ella misma, pasando por hablar de la enfermedad que tenía el conde y que temía que heredara su hijo. Muchos son los detalles ocultos que ha ofrecido la presentadora.

Entre todas estas anécdotas y episodios de su vida, la monarquía ha tenido también su hueco. No en vano, su ex es familia del rey Felipe VI, al que él se refiere como "primo".

"Un día, el rey llamó a casa y yo creí que era una broma. '¿Está Dado?', preguntó educadamente y yo le dije 'no, no está en casa. ¿De parte de quién?'. 'Del rey', respondió", relata Ana Obregón, asegurando que el emérito, por entonces rey, llamó preguntando por Alessandro Lequio, al cual llaman Dado cariñosamente.

"Ya… Y yo soy Caperucita Roja", le contestó entonces la bióloga, sin creerse que fuera Juan Carlos I quien estaba llamando. Pero sí que lo era, pues el conde le contactó a los cinco minutos para avisarla: "Le has colgado al tío Juanito".

Pero, sin duda, la anécdota con el monarca que recuerda con más cariño fue cuando el ya emérito le ofreció su ayuda mientras su hijo Aless estaba enfermo. Tal y como narra en El chico de las musarañas, cuando llevaban más de tres meses en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York en el que estaba ingresado y recibiendo tratamiento contra el cáncer, les llegó una carta diciendo que su permiso para estar en Estados Unidos había caducado.

Para solucionarlo, Ana Obregón llevó una carta del hospital al consulado, pero, lamentablemente, no había cita hasta pasados dos meses, por lo que llamó a Alessandro: "Nos van a deportar y no curaremos a nuestro hijo. Por favor, llama a Felipe, por algo eres su primo o lo que sea".

La actriz aseguró que el conde llamó a Zarzuela pero, como el rey Felipe VI tardó en contestar, llamó a su tía Olimpia, prima de Juan Carlos. "Al emérito le faltó tiempo para ayudar a una madre desesperada por salvar a la vida de su hijo", relata. "Por eso le estoy infinitamente agradecida y no lo olvidaré jamás, porque a los dos días teníamos la cita donde nos ampliaron la estancia en América por motivos médicos. Por fin respiramos tranquilos".

Por último, la bióloga volvió a mencionar una tercera vez a Juan Carlos, y fue tras el fallecimiento de su hijo Aless. Según narra, el emérito y la reina Sofía la llamaron para darle el pésame. "Lo hicieron cariñosos y emocionados", rememora, aunque no recuerda bien los detalles porque estaba en estado de shock por la muerte.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento