La mujer que drogó a su marido con una croqueta le robó 27.000 euros en pocos minutos mediante cuatro transferencias

Marta Laiglesia Gracia, dirigente de CCOO en Aragón.
Marta Laiglesia Gracia, dirigente de CCOO en Aragón.
CCOO

Cuatro transferencias de entre 2.000 y 15.000 euros en pocos minutos realizó Marta Laiglesia Gracia, la mujer de 47 años detenida por drogar a su marido con una croqueta para robarle dinero. Aprovechando la somnolencia de su víctima, le arrebató el teléfono móvil y realizó esas transferencias a sus cuentas por un valor total de 27.000 euros.

La arrestada es una dirigente del sindicato Comisiones Obreras (CCOO) en Aragón, concretamente ostenta el cargo de secretaria general de la Federación de Servicios y Comercio. La víctima es un conocido abogado zaragozano, según el Heraldo de Aragón, y ambos estaban en trámites de separación.

Según la Policía Nacional, el suceso se produjo a finales de agosto en el bar Los Juncos, ubicado en el barrio de La Paz de la capital aragonesa, donde la pareja había quedado para hablar de su separación matrimonial.

Las cámaras de seguridad del establecimiento grabaron el suceso en el que se aprecia cómo la mujer aprovecha dos momentos en los que su marido acude a la barra para introducir un narcótico (benzodiacepina) en una croqueta de bacalao.

Imagen de la víctima y de la detenida manipulando la croqueta, captadas por las cámaras de seguridad.
Imagen de la víctima y de la detenida manipulando la croqueta, captadas por las cámaras de seguridad.
Espejo Público

La víctima notó que la croqueta tenía "un sabor amargo", pero se la comió igualmente porque tenía hambre, según ha relatado él mismo al programa Espejo Público, aunque no ha querido aparecer personalmente en televisión y asegura sentirse "destrozado".

Según los investigadores, la mujer le pidió a su marido un vaso de agua y él fue a pedirlo a la barra, momento que aprovechó para hacer un agujero en la croqueta e introducir el narcótico previamente machacado. Al no darle tiempo a completar la operación, le pidió a su marido que cambiara el agua por otra bebida, aprovechando así para terminar de introducirlo.

Tras consumir la croqueta, el hombre comenzó a sentirse mal y entró en un estado de somnolencia, por lo que la pareja abandonó el local y la mujer le acompañó hasta su nuevo domicilio, en casa de su padre. Allí se durmió y al despertarse horas después fue cuando se dio cuenta de que habían utilizado su teléfono móvil para realizar las cuatro transferencias.

Al no recordar lo ocurrido, acudió al hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde le realizaron análisis de sangre y de orina, que revelaron restos de benzodiacepinas, un medicamento habitual para tratar el insomnio. No obstante, la dosis hallada en su cuerpo prácticamente doblaba la recomendada como máxima.

La mujer fue arrestada el pasado viernes 11 de noviembre y posteriormente quedó en libertad a disposición del juez que investiga el caso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento