Bruselas prevé recaudar 140.000 millones limitando a 180 euros las renovables y con un impuesto del 33% al beneficio de las petroleras

  • Von der Leyen propone a los Estados miembros reducir al menos un 5% el consumo de electricidad en las horas punta.
  • La Comisión aplaza a octubre sobre un límite al precio del gas e insiste en reformar el mercado eléctrico: "Ha dejado de funcionar".
  • Directo | Debate sobre el Estado de la Unión Europea.
Von der Leyen junto a la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola (centro) y la esposa del presidente de Ucrania, Olena Selenska.
Von der Leyen junto a la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola (centro) y la esposa del presidente de Ucrania, Olena Selenska.
EP

La Comisión Europea prevé que los países de la UE recauden 140.000 millones de euros que deberán recanalizar para que contribuyan a reducir la factura de la luz de familias y empresas más vulnerables mediante dos medidas que su presidenta, Ursula von der Leyen, ha hecho oficiales este miércoles. Una consiste en limitar los ingresos de las compañías eléctricas que generan electricidad con energías renovables, que tendrá un tope de 180 euros MWh y otra, mediante la creación de un impuesto del 33% sobre los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas que operan con combustibles fósiles. Además, plantea a los Estados miembros que reducan en al menos un 5% el consumo de electricidad en horas punta.

"Proponemos un tope en las rentas de las empresas que producen electricidad, porque están ingresando ganancias caídas del cielo que nunca pensaron que tendrían", ha dicho Von der Leyen. "Hacer beneficios es positivo, pero en estos momentos es erróneo recibir beneficios extraordinarios o de la guerra y que paguen el pato los consumidores. Los beneficios tiene que canalizarse a quienes más lo necesitan", ha añadido.

"Nuestra propuesta recaudará más de 140.000 millones de euros para que los Estados miembros amortigüen el golpe directamente", ha apuntado sobre lo que ha asegurado que será una "medida de emergencia temporal". Por poner en contexto, se trata de la misma cantidad que España recibirá del Fondo Europeo de Recuperación tras la pandemia. Según datos de la Comisión, estos ingresos esperados se distribuyen entre 117.000 millones por limitar el precio de las renovables y otras tecnologías baratas y otros 25.000 millones del impuesto a petroleras y gasistas.

La presidenta de la Comisión ha abierto el Debate sobre el estado de la UE que se celebra este miércoles en la sede del Parlamento Europeo de Estrasburgo con un encendido discurso a favor de la victoria que ha asegurado que Ucrania y la UE tendrán sobre Rusia y también desgranando medidas para afrontar la crisis energética que ha provocado la guerra y que se refleja en un incremento disparado de los precios de la energía. En este escenario y tal y como le pidieron los gobiernos europeos, Von der Leyen ha desgranado alguna de las medidas que les propondrá, entre las que figura la creación de un impuesto para compañías que operan con combustibles fósiles, poner un límite a los ingresos de las eléctricas que generan electricidad con tecnologías inframarginales, aquellas que son más baratas que el gas como renovables o nuclear. También el ahorro del consumo de electricidad en horas punta, que podría fijarse entre un 5 y un 10%, aunque ella no lo ha concretado en su discurso.

A la espera de los detalles que dentro de unas horas ofrezcan el vicepresidente de la Comisión Franz Timmermans y la comisaria de Energía, Kadri Simson, Von der Leyen ha expuesto los elementos principales de la propuesta que presentará a los Estados miembros para intentar bajar el precio de la electricidad. Los ministros de Energía volverán a discutir este paquete el 30 de septiembre, una semana antes del Consejo Europeo en el que el debate podría trasladarse a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

Reducir un 5% el consumo de electricidad

Este miércoles, además del límite a los ingresos de las renovables y el impuesto sobre las petroleras y gasistas, Von der Leyen ha puesto el ejemplo de las fábricas ceramistas del centro de Italia, que han cambiado los turnos para trabajar de madrugada, cuando la electricidad es más barata porque a esa hora hay menos demanda.

Esto es precisamente lo que propone la Comisión a toda la UE en general, fijar un objetivo del 5% para reducir el consumo eléctrico a las horas punta, aquellas en las que hay más demanda y por tanto es más cara porque es necesario recurrir en gran medida al gas, que es la tecnología más cara que -salvo ahora en España y Portugal con la 'excepción ibérica'- tira hacia arriba del precio de las demás.

"Reducir la demanda durante las hora punta hará que el suministro dure más y reducirá los precios", ha dicho. "Los Estados miembros están presentando medidas para reducir el consumo general de electricidad, hace falta un apoyo específico", ha apuntado, para ayudar a pymes o a familias monoparentales "que no saben cómo pagar las facturas".

Como se esperaba, en el paquete de medidas para intervenir el mercado de emergencia, la Comisión también planteará medidas para garantizar la liquidez de los operadores energéticos, con problemas financieros para afrontar los elevados precios del gas en los mercados de futuros. Bruselas también rescata una idea que circuló en un documento de trabajo pero que luego no trasladó al catálogo de cinco propuestas concretas que anunció hace dos semanas, relativo a reformar la manera en la que se fijan los precios del gas en el mercado de futuros que ahora se basa en el mercado holandés, TTF, muy vinculado al gas de gasoducto, cuando ahora el que más llega a la UE es gas natural licuado, por barco. 

Limitar el gas

Los Veintisiete ya se mostraron de acuerdo con estas medidas el viernes pasado, cuando también dieron un "mandato" a la Comisión para limitar el precio del gas, una cuestión que no se tomará de momento. Bruselas quiere que solo sea el gas que se compra a Rusia mientras que la mayoría de los países apuesta por limitar el precio de todo el gas que se compra en la UE, venga de donde venga. Von der Leyen se ha abierto a esta posibilidad, pero la ha aplazado, hasta que en octubre la estudie un grupo de trabajo que se creará para ello.

"He acordado crear un grupo de trabajo específico para analizar la situación y ver cómo podemos reducir de forma razonable el precio del gas", ha anunciado en la Eurocámara, donde ha insistido en los riesgos que la Comisión ve en una medida de este tipo, que cree que podría ahuyentar a suministradores distintos a Rusia, justo cuando la UE busca reducir su dependencia de este país. Por las cifras que ha dado Von der Leyen este jueves, no va en mal camino. "El año pasado el gas ruso supuso el 40% gas importado, hoy el 9%".

El mercado ya no funciona

Para más adelante, la presidenta de la Comisión ha insistido reformar el mercado eléctrico europeo, con el fin de desacoplar el precio del carísimo gas del de la electricidad. "El mercado de la electricidad de hoy se basa en principios que están obsoletos y no ya no está a la altura de las circunstancias. Los consumidores tienen que beneficiarse de las ventajas de las renovables, el gas no puede predominar en la fijación de precios y por eso habrá que hacer una reforma profunda del mercado del gas y la electricidad", ha aseverado Von der Leyen, que no obstante ha advertido que "es complejo".

"Rusia sigue manipulando nuestro mercado energético, que ha dejado de funcionar", ha afirmado Von der Leyen, que también ha responsabilizado al cambio climático y la sequía que ha reducido la energía hidroeléctrica este verano como el motivo de que "la electricidad sea 10 veces más cara que antes de la pandemia". "Llegar a fin de mes está provocando ansiedad a millones de empresas y de hogares en la UE". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento