Los Veintisiete insisten en limitar el precio de todo el gas que compra la UE y no solo del que importa de Rusia como quiere la Comisión

Teresa Ribera habla con la comisaria de Energía durante el Consejo extraordinario de este viernes.
Teresa Ribera habla con la comisaria de Energía durante el Consejo extraordinario de este viernes.
EFE
Teresa Ribera habla con la comisaria de Energía durante el Consejo extraordinario de este viernes.

La UE en su conjunto quiere limitar el precio del gas que utiliza para generar electricidad. Tres meses después de que echara a andar en España y Portugal la excepción ibérica, los ministros europeos de Energía han acordado este viernes pedir a la Comisión Europea que les presente una propuesta legislativa para fijar un límite en toda la UE al precio del gas. No solo del gas que la UE importa a Rusia, como planteaba la institución que preside Ursula von der Leyen. Con un mandato que es más general que actuar solo frente a Moscú y que aún está por definir, la Comisión Europa debería hacer una propuesta formal la semana que viene. Sin embargo, la comisaria de Energía, Kadri Simson, ha subrayado posibles problemas de falta de suministro si limita el precio para todos los proveedores y no ha querido confirmar si la semana que viene habrá ya una propuesta, al menos para actuar contra el gas ruso.

"Lo que va a proponer la Comisión la semana que viene sobre el tope de los precios [del gas] se hará en Estrasburgo. Me está pidiendo que confirme algo que se va a comunicar la semana que viene, de momento la decisión no está tomada", ha divagado Simson en un a rueda de prensa al término del Consejo extraordinario de Energía. A pesar de la "urgencia" con la que todos han estado de acuerdo en que hay que actuar para intervenir el mercado y bajar el precio de la electricidad, este viernes no ha quedado claro si habrá una propuesta para ello la semana que viene. El presidente del Consejo, el ministro checo de Industria, Jozef Sikela, ha contribuido también a la idea de que quizá todo se demore más al señalar que está dispuesto a convocar otra vez a los ministros europeos antes de que termine el mes.

En este mismo sentido, el Gobierno español ha quedado "satisfecho" por el resultado de un consejo que, si bien puede que no desemboque en decisiones inmediatas, si ha fijado indicaciones "del cómo" intervenir el mercado eléctrico. Fuentes del Ejecutivo subrayan que durante el debate del Consejo varios ministros han pedido ampliar la excepción ibérica pero indican que todavía habrá que ver qué propone finalmente la Comisión para limitar el precio del gas y cómo queda de forma definitiva después de las aportaciones que quieran hacer los gobiernos.

Impuestos a las eléctricas y reducción del consumo

Este viernes, los ministros de Energía han analizado las cinco propuestas que planteó Von der Leyen el pasado miércoles para la "intervención de emergencia" del mercado eléctrico europeo. Han dado su visto bueno a la mayoría, como la necesidad de que las compañías que producen electricidad con tecnologías baratas, como las renovables, limiten los beneficios extraordinarios porque actualmente esa electricidad se vende al mismo precio que el carísimo gas. También, en fijar un "impuesto", en palabras de la comisaria, para que también las empresas gasistas o petroleras hagan una "contribución solidaria". En ambos casos, estos recursos deberán ser "reconducidos" hacia las facturas de la luz, especialmente de hogares y compañías más vulnerables.

Los ministros también han estado de acuerdo con fijar un objetivo de reducción del consumo de electricidad en las horas puntas, las más caras. En un borrador, Bruselas plantea que sea al menos del 5% y obligatorio y plantea una excepción -en Chipre y países en los que la media mensual de los precios mayoristas de la electricidad no supere los 200 euros MWh- en la que el se ve reflejado el Gobierno español, que cuenta con no tener que reducir la demanda. 

En la propuesta oficial que se espera para la semana que viene se verá si se mantiene y si el objetivo de reducción sigue siendo obligatorio o voluntario, como han pedido algunos países este viernes. 

El precio del gas

Sin embargo, los gobiernos de la UE no se han mostrado tan en línea con la Comisión por lo que respecta a limitar el precio del gas. Bruselas proponía activar una especie de sanción contra Moscú para fijar un precio máximo al que la UE le comprará el gas, el que circula hacia la UE a través de gasoducto y que ahora de momento se encuentra de nuevo suspendido a través del NordStream. Vladimir Putin calificó de "tontería" esta medida pero amenazó con cerrar totalmente el grifo, un temor que han tenido en cuenta particularmente los países que todavía hoy más dependen de él. Sin embargo, la comisaria ha señalado que no tocar el precio del gas ruso tampoco asegurará que siga fluyendo a la UE. "Nadie nos da garantías de que Rusia vaya a mantener abierto el grifo o que no lo corte hagamos lo que hagamos", ha dicho Simson.

Al final, el mandato de los ministros es que la Comisión les  los ministros han pedido que se amplíe esta limitación del precio a todo el gas que importa la UE, desde cualquier proveedor y por medio de gasoducto o de barco, con gas natural licuado. "Una intervención urgente que incluya el límite en el precio del gas", ha resumido Sikela, que de momento no ha sabido dar más detalles ni, por tanto, indicar si la medida supondría extender a toda la UE la 'excepción ibérica', como planteaba España y como han pedido varios países, desde Francia a Bélgica pasando por Eslovaquia.

"El tope al precio del gas es, desde la perspectiva del mercado, el caso más complejo que tenemos que decidir. Tenemos que analizar el impacto de estas medidas", se ha excusado.

La Comisión se resiste

A su lado, la comisaria no ha manifestado el rechazo que produce extender a toda la UE la 'excepción ibérica' a toda la UE que se refleja en un documento interno de la Comisión pero tampoco ha confirmado que la propuesta que, en principio, iba a hacer Von der Leyen la semana que viene vaya a incluir el tope general al gas que le piden los Estados miembros.

En su lugar, ha defendido la idea de limitar solo el precio del gas de Rusia, que haría que Moscú no se enriquezca como en la actualidad por sus exportaciones a Europa, y ha advertido de que una medida general podría disuadir a proveedores alternativos de vender gas a la UE, en un momento en el que existe una "feroz competencia" en todo el mundo por el gas natural licuado, que se transporta por barco y no por tubería.

"Podría plantear desafíos a la seguridad de suministro, el mercado de gas natural licuado es global", se ha resistido la comisaria, que mientras que ha insistido en que "tiene sentido" actuar frente a los precios del gas ruso no ha ocultado la preocupación de que limitar también el que llega de otros países podría hacer que la UE redujera el número de productores alternativos a Rusia que busca con tanto ahínco. En este sentido, Simson ha anunciado que en los próximos días se trasladará a Argelia.

Otro sistema de fijación de precios

Además de dar su parecer sobre las medidas que planteó la Comisión, los ministros han rescatado una idea que Bruselas evaluó en un documento de trabajo, relativa a crear un índice para la fijación de precios distinto al holandés, TTF. Este tradicionalmente marcaba el precio del gas en Países Bajos pero ha terminado siendo un mercado de futuros que influye en el precio no solo de gas por gasoducto en otros países sino del gas natural licuado, que llega por barco. Ahora, este segundo es más barato que el primero, pero todos acusan los altos precios de la volatilidad que provocan los movimientos de Rusia y los países de la UE están de acuerdo en modificar este sistema.

Por último, los Veintisiete esperan que la propuesta legislativa contemple también un sistema de apoyo financiero para las empresas energéticas, que operan en un mercado actual marcado por una volatilidad de los precios que comporta un elevado riesgo de insolvencia para hacerlos frente.

Redactora '20minutos'

Actualmente cubro la información relacionada con energía, transición ecológica y transportes. Antes, también en 20 Minutos, me encargué de la cobertura sobre la crisis sanitaria por Covid y, previamente, de la información relacionada con Presidencia del Gobierno. Antes trabajé en la revista Tiempo y, en Bruselas, en las agencias Europa Press y Notimex y fui colaboradora de el periódico Levante-EMV, entre otros medios. Soy licenciada en Ciencias de la Información y postgrado en Información Internacional y Países del Sur por la Universidad Complutense. En 2021 terminé un Máster sobre Museología y Gestión de Museos de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento