Belén Molleda  Periodista
OPINIÓN

¿Cara a cara en el Senado?

Feijóo, tras los cambios en el PSOE: "Sánchez tiene un enorme talento para buscar culpables y cesarlos"
Alberto Núñez Feijóo saluda a Pedro Sánchez en el Senado.
EP

Empieza el curso como terminó. Con un rifirrafe entre Gobierno y oposición como si la coyuntura fuera tan rutinaria que no requiriera ninguna atención especial. Nada cambia. Se queja Feijóo de que Sánchez rehúsa reunirse con él, que nunca le llama, que solo le ha mandado un mensaje desde que lidera el PP y, para solventarlo, le plantea un cara a cara en el Senado. ¡Faltaría más!, respondió este, pero sobre energía.

Pero, vayamos por partes: que el presidente del Gobierno y el líder de la oposición tienen que debatir es una obviedad ya en circunstancias normales. Más aún, en este contexto, con una crisis energética acuciante (verás qué risa en invierno con lo de los 19 º); con una inflación que lleva meses al alza; y con un otoño que se avecina caliente en lo que a conflictividad social se refiere (no en calefacción). Pese a ello, y mientras los gobiernos de los principales países advierten de que vienen curvas, aquí el presidente del Ejecutivo y el líder de la oposición resultan incapaces de sentarse a dialogar sobre los problemas que nos azotan. Coincido con Feijóo en que Sánchez tiene que negociar con el PP las medidas a adoptar, entre otros motivos porque algunas de ellas serán de gran calado y sus consecuencias irán más allá de la legislatura. Dicho esto, una cosa es que hablen, y otra que tengan que organizar en el Senado una especie de debate sobre el estado de la nación. Ahí el gallego se equivoca. ¡Oiga!, las reglas de juego parlamentario son las que son y si el PP ha cambiado de líder ha de asumir sus consecuencias… ¿no? (Tras darle vueltas, aún no tengo del todo claro, si a Feijóo le perjudica el no poder debatir en el Congreso, o no).  

Mostrar comentarios

Códigos Descuento