El viento y la orografía complican el incendio de Vall d'Ebo, que obliga a nuevos desalojos

El incendio de Vall d'Ebo deja nuevos desalojos de viviendas durante la noche
El incendio de Vall d'Ebo, en Alicante
20M EP

Los trabajos nocturnos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) han dado "buenos resultados" para detener el avance de los incendios forestales de Añón de Moncayo, en Zaragoza, y Les Useres, en Castellón. Las rachas de viento y la complicada orografía dificultan sin embargo las tareas de extinción del fuego declarado en Vall d'Ebo, en Alicante. Este ha obligado a desalojar unas 70 viviendas más durante la noche en núcleos cercanos a la zona, según informa el Centro de Coordinación de Emergencias 112 GVA.

En total ya han sido evacuadas 1.200 personas a causa de un incendio que comenzó la noche del sábado y que hasta el momento ha quemado más 6.500 hectáreas. Sobre las 2.00h de este lunes, el fuego se aproximaba a viviendas de Adsubia y se desocupaban diez casas de Castell de Castells, cerca del depósito contra incendios. Entre los municipios desalojados se encuentran también las pedanías de Benirrama, Beniali, Benissiva, Benataia o Alcalà de la Jovada. 

La UME destaca que, aunque aún no se ha conseguido contener el avance, se están realizando diferentes estrategias de extinción, como el ataque directo con autobomba o las quemas de ensanches para minimizar el impacto sobre la población. El objetivo principal es defender las localidades afectadas.

A las 7.15h empezaron a salir los cinco medios aéreos que participan en la extinción y se van a incorporar otros siete del Ministerio para la Transición Ecológica. Del Consorcio Provincial de Alicante siguen sobre el terreno 174 efectivos con diferentes medios terrestres, que irán relevándose para mantener el refuerzo. 

La consejera de Justicia, Gabriela Bravo, ha señalado que la actividad se tiene que desplegar fundamentalmente a través del aire, pero los medios aéreos que trabajan no pueden ser demasiados porque en ocasiones, como ocurrió el sábado, el humo dificulta la visibilidad. Bravo ha afirmado que como el incendio de Calles ha sido dado por estabilizado, los bomberos del Consorcio de Valencia que trabajan allí podrán dar apoyo a los efectivos desplegados en Alicante para evitar que el incendio avance y entre de lleno en la provincia por la Vall de Gallinera. 

350 hectáreas en Les Useres

En el incendio de Les Useres, que ha quemado 800 hectáreas, la mejora de las condiciones metereológicas sí ha favorecido las labores de extinción. Así por ejemplo se han podido llevar a cabo el ataque directo con autobomba y la defensa de puntos sensibles como el casco urbano u otros diseminados, como granjas.

Después de que durante la noche trabajasen en la extinción efectivos terrestres de la Diputación de Castellón, a primera hora de la mañana se han movilizado siete medios aéreos y se han incorporado otros dos a las 9.30h. Asimismo se ha solicitado un medio más al Gobierno y una aeronave de coordinación.

La Generalitat Valenciana decidió a mediodía de este domingo pedir la ayuda de la UME y establecer la situación 2 del plan de protección ante incendios. Este nivel de alerta se establece cuando la evolución de uno o varios fuegos puede afectar gravemente a poblaciones y bienes de naturaleza no forestal. La UME afirma que "se ha estado trabajando intensamente con ataque directo al los frentes y mediante uso de fuego técnico".

El 112 atendió durante el domingo 11.812 llamadas y gestionó 3.314 incidentes. Unas 600 estaban relacionadas con el fuego de la Vall d'Ebo, 184 con el de Les Usures y 147 con el de Calles. 

El nivel de preemergencia por riesgo de incendios forestales en toda la comunidad es extremo, con posibilidad de tormentas secas en el interior norte de Castellón. Para facilitar las tareas de los dispositivos de extinción, las autoridades recomiendan que las personas eviten desplazarse a las zonas de los fuegos y no dificulten en carretera el trabajo de las autobombas y otros vehículos de emergencias.

Buenas noticias en Añón de Moncayo

En Añón de Moncayo el operativo de extinción era "moderadamente optimista" a primera hora del día y creía que si se cumplían las previsiones podría quedar estabilizado este mismo lunes y se podría valorar el regreso a algunos de los municipios desalojados. Así ha sido. El fuego se da por estabilizado, por lo que desde el puesto de mando se va a proponer al 112 que se pueda realojar de forma paulatina a los vecinos de los municipios evacuados. Las llamas, que comenzaron el sábado, han calcinado unas 6.000 hectáreas. Se están investigando las causas pero sí parece que tuvo un único foco.

Las rachas de viento han sido de "mucha menor intensidad" y los 250 efectivos desplegados en la zona durante la noche hicieron posible que se mantuviera el perímetro de 50 kilómetros y que las llamas no entraran en el parque natural del Moncayo, que era lo que más preocupaba.

Así lo ha apuntado tras la reunión del Centro de Coordinación Operativa Integrado (CECOPI) el director general de Medio Natural y Gestión Forestal del Gobierno de Aragón. Diego Bayona ha agregado que se mantendrá este lunes sobre el terreno un operativo de más de 350 efectivos en previsión de las reproducciones que pueda haber.

En total, el incendio obligó a desalojar a unas 1.500 personas de ocho municipios (Añón de Moncayo, Alcalá de Moncayo, Vera del Moncayo, El Buste, Bulbuente, Ambel y Trasmoz y Talamanetes), además del Santuario de la Misericordia de Borja, el camping de Vera del Moncayo y la Urbanización Cumbres del Moncayo de Añón, que han sido realojados inicialmente en Borja, Tarazona, Torrellas y Magallón. Para que puedan volver a sus casas es necesario asegurar que los suministros eléctricos y de agua se hayan restablecido para que los vecinos puedan volver en las mejores condiciones. En algunas poblaciones ya han recuperado la electricidad y en otras la telefonía móvil.

Nueve incendios sin extinguir en Galicia

En Galicia, un total de nueve incendios se encuentran todavía sin ser apagados y queman en conjunto 3.660 hectáreas. Un nuevo fuego, declarado en la noche del domingo en el municipio de Castrelo do Val (Ourense), parroquia de Campobecerros, arrasa unas 40 hectáreas. Según la Xunta, se inició en varios focos, por lo que "todo apunta a que fue intencionado".

Mientras, sigue activo el fuego de Laza, que tras unirse con el de Chandrexa de Queixa, se ha saldado con una superficie arrasada de 2.100 hectáreas, según las estimaciones provisionales. También activos en la provincia de Ourense están los incendios de los ayuntamientos de Riós y Oímbra, cuya superficie arrasada aumenta a 80 y 70 hectáreas, respectivamente. Medio Rural sostiene que evolucionan "favorablemente" hacia su estabilización. 

En Ourense también permanecen controlados los incendios de Casaio, en Carballeda de Valdeorras, que ha quemado alrededor de 440 hectáreas; el de Astureses, en Boborás, con unas 120 hectáreas calcinadas; el de San Cosmede de Cusanca, en O Irixo, donde han ardido unas 680 hectáreas; y el del municipio de A Gudiña, que se inició en Pentes, y que ha calcinado 90 hectáreas.

Ya en la provincia de Lugo permanece estabilizado el incendio iniciado a última hora de la tarde del sábado en la parroquia de Torbeo, en el ayuntamiento de Ribas de Sil, que ha quemado unas 40 hectáreas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento