La madre del español asesinado en Bataclan: "Me quedan dudas por resolver"

Cristina Garrido, madre de Juan Alberto González Garrido, asesinado en la sala Bataclan de París en los atentados yihadistas del 13 de noviembre de 2015.
Cristina Garrido, madre de Juan Alberto González Garrido, asesinado en la sala Bataclan de París en los atentados yihadistas del 13 de noviembre de 2015.
MARÍA DÍAZ VALDERRAMA / EFE (CAPTURA DE VÍDEO)
Cristina Garrido, la madre de Juan Alberto González Garrido, asesinado con 29 años en la sala Bataclan en los atentados yihadistas del 13 de noviembre de 2015, dijo este miércoles que se tiene "que conformar" con las sentencias dictadas pero que le quedan "dudas por resolver".
EFE

Cristina Garrido, la madre de Juan Alberto González Garrido, asesinado con 29 años en la sala Bataclan en los atentados yihadistas del 13 de noviembre de 2015, dijo este miércoles que se tiene "que conformar" con las sentencias dictadas pero que le quedan "dudas por resolver".

"Las penas que han puesto en algunos casos han sido un poco menores de las que había pedido la fiscalía, pero ha dicho la abogada que no se podía condenar a más pena, así que me tengo que conformar con lo que han puesto", dijo Garrido a la prensa a su salida de la sala de audiencia.

El Tribunal de lo Criminal de París condenó este miércoles a reclusión perpetua sin posibilidad de libertad condicional a Salah Abdeslam, el principal acusado por los atentados terroristas de 2015 en París y Saint Denis, y a otro de los principales acusados, Mohammed Abrini, a cadena perpetua con un cumplimiento mínimo de 22 años.

Los otros acusados fueron condenados a penas que oscilan entre la cadena perpetua hasta dos años de prisión.

"El juicio me ha servido para conocer todos los detalles de cómo pasó, por qué los terroristas eligieron el territorio francés y entender en líneas generales lo que fue el atentado. Pero me han quedado dudas por resolver", señaló la madre.

Responsabilidades políticas

Acompañada de su hija, Garrido estimó en el Palacio de Justicia de París que, en su opinión, ha faltado una depuración de responsabilidades a nivel político y administrativo, ya que en el momento de los ataques de noviembre de 2015 Francia estaba en alerta terrorista y la sala Bataclan amenazada.

Aún no se explica que no hubiera protocolo de seguridad en el lugar y lamenta que a esto no se haya dado respuesta: "Se lo pregunté al juez en mi testimonio. Pero vino [el entonces presidente] François Hollande y el que entonces era ministro de Interior [Bernard Cazeneuve], y no dieron respuesta. Esas dudas las tendré siempre", asumió.

Con el semblante encogido al tratar de imaginar el dolor de su hijo, Garrido explicó que el final del juicio, que ha durado diez meses y ha permitido oír el testimonio de unas 400 víctimas y familiares de los fallecidos, no le permitirá sin embargo curar el vacío y el dolor que dejó la muerte de su Juan Alberto.

Aún de luto

"Escuchar las vivencias de los supervivientes no es fácil. Ver lo que tuvo que pasar Juan Alberto, la impotencia que tuvo que sentir cuando pusieron el audio de los disparos cuando entraron los terroristas a la sala... Me ha servido para saber pero no para quedarme más tranquila porque al final no sé si sufrió, si tardó en morir, esas cosas no las sabré nunca", lamentó la española.

A su salida de la sala, Garrido se fundió en un abrazo con Nancy Valle, madre del chileno Luis Felipe Zschoche Valle, muerto también en la Bataclan.

"Hemos estado acompañados estos meses cuando hemos estado en la sala. Han perdido a un hijo y lo entienden. Es importante hablar con gente que está como tú", concedió la mujer, vestida de luto casi siete años después de que Juan Alberto fuera asesinado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento