La OTAN no cambia la postura sobre Ceuta y Melilla y dice que protegerá "cada centímetro de territorio aliado"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d) junto con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (i), durante la primera jornada de la cumbre de la OTAN que se celebra este miércoles en el recinto de Ifema, en Madrid.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d) junto con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (i), durante la primera jornada de la cumbre de la OTAN que se celebra este miércoles en el recinto de Ifema, en Madrid.
EFE / Brais Lorenzo

El Concepto Estratégico que marcará la acción de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para la próxima década no hace mención expresa a Ceuta y a Melilla, pero sí se compromete a defender "cada centímetro de territorio aliado", ratificando la defensa de ambas ciudades autónomas. El texto, que ha sido aprobado este miércoles en la primera sesión de la Cumbre que acoge Madrid, también incluye el flanco sur -véase el Sahel- como zona a la que mirar por las posibles amenazas que pueden llegar de allí, al igual que Rusia y que el terrorismo. 

"Si bien la OTAN es una alianza defensiva, nadie debe dudar de nuestra fuerza y determinación para defender cada centímetro del territorio aliado, preservar la soberanía y la integridad territorial de todos los aliados y prevalecer contra cualquier agresor", remarca el punto número 20 del Concepto Estratégico. "Trabajaremos con los socios para abordar amenazas y desafíos de seguridad compartidos en regiones de interés estratégico para la Alianza, incluidas las regiones de Oriente Medio y Norte de África y el Sahel", dice el número 45.

Ambas cosas llegan, según Moncloa, a petición de España. Es por ello por lo que desde el Gobierno deslizan una sensación de balance de este primer día de Cumbre -en la que ya se puede hablar del Concepto Estratégico de Madrid- que roza la euforia. 

Las fuentes del Ejecutivo consultadas señalan que la integridad territorial española nunca estuvo en cuestión, pero se adjudican el triunfo de la ratificación, que se hace mediante un cambio de palabras. Es la misma versión que ha defendido el ministro de Exteriores, José Manuel Albares. 

El jefe de la diplomacia española ha asegurado que es la primera vez que escucha "el posible debate" y ha añadido que "nunca aparecen ciudades en los documentos". "Así se clarifica un debate que surgió de la nada", ha declarado antes de asegurar que lo que deja claro este concepto es que la OTAN defenderá "cada centímetro de todos los países" aliados.

Hasta ahora, la Alianza garantizaba la "integridad territorial aliada", un concepto que no existe jurídicamente -según señalan las fuentes consultadas-. A partir de la Cumbre de Madrid, ahora la Alianza se referirá a "la integridad territorial de los aliados", que queda definida por la constitución de cada país. Para darle más énfasis a la importancia de las palabras, Moncloa lanza una frase delatadora: "Hemos tardado tres meses para pactar 10 hojas". También ponen el ejemplo de las islas de Hawai -no mencionadas expresamente- o la defensa de Ucrania. "Estamos defendiendo la integridad territorial de Ucrania, que no forma parte de la OTAN, cómo no van a estar protegidas Ceuta y Melilla", reflexionan.

El otro triunfo que se arroga el Gobierno, además de la organización -por la que, dicen, les han felicitado todos los países con especial énfasis-, es el reconocimiento del flanco sur como "territorio inestable y muy susceptible de influencias" como la rusa y la china. Es la primera vez que se recoge así en el Concepto Estratégico. "Hay un párrafo completo dedicado al sur", dicen las fuentes consultadas. Más especialmente, se menciona al Sahel, que queda calificado como una región que afecta "directamente" a la seguridad de los aliados. También se considera que es una fuente de "conflicto, fragilidad e inestabilidad" y terreno fértil para la "proliferación de grupos armados, incluidas organizaciones terroristas", al igual que Oriente Medio y el norte de África. 

Asimismo, la OTAN señala que la inestabilidad argumentada podría provocar violencia contra civiles, patrimonio cultural e, incluso, daños medioambientales. Es por ello por lo que la Alianza cumple otra de las peticiones del Ejecutivo español: contar con una "visión de 360 grados". "Es muy importante que la Alianza mantenga una aproximación 360 grados a la hora de la defensa colectiva, la disuasión, prevención y gestión de crisis", inciden las mismas fuentes.

Además, también destacan que se usan los términos "soberanía e integridad" hasta en dos ocasiones. Y es que en la Cumbre de Lisboa que se celebró en 2010 casi desaparecieron del documento que quedó firmado entonces y que ahora queda sustituido por el nuevo, firmado en las instalaciones de Ifema. Asimismo, fuentes cercanas al presidente también añaden que el acuerdo al que llegaron el martes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de Estados Unidos, Joe Biden, sobre el aumento del número de buques destructores en la base militar de Rota tiene que ver con esa nueva visión y protección.

Con todo, el mensaje fundamental resultante de la Cumbre es uno: la Rusia de Putin es la mayor amenaza externa para Occidente. "Nuestro mundo es conflictivo e imprevisible. La guerra de agresión de la Federación Rusa contra Ucrania ha destrozado la paz y ha alterado gravemente nuestro entorno de seguridad. Su invasión brutal e ilegal, las repetidas violaciones del derecho internacional humanitario y los atroces ataques y atrocidades han causado un sufrimiento y una destrucción indecibles. Una Ucrania fuerte e independiente es vital para la estabilidad de la zona euroatlántica", alerta el documento. El mundo ha cambiado del todo y con él también cambian los planes de la OTAN.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento