Sánchez dice lamentar las muertes tras el "ataque violento" a la valla de Melilla pero pide empatía con policías españoles y marroquíes

  • Descarta impulsar una investigación desde el Gobierno sobre lo ocurrido, como ha pedido Belarra.
Pedro Sánchez, este sábado en su intervención.
Pedro Sánchez, este sábado en su intervención.
EFE
Pedro Sánchez, este sábado en su intervención.
EFE

Pedro Sánchez sigue haciendo equilibrios para no dañar la recientemente renovada relación con Marruecos. El presidente del Gobierno asegura que "es evidente" que lamenta las muertes, tras la intervención de la Gendarmería del país magrebí, de decenas de personas que intentaron saltar la valla de Melilla el pasado viernes, pero también sostiene que esa tentativa fue un "ataque violento" y ha pedido "empatía" con todos, es decir, también con los policías españoles y marroquíes.

"Tenemos que dar una respuesta a un fenómeno tan complejo como es la migración. El salto a la valla es el último acto de un drama que empieza mucho antes, a muchos kilómetros. Y por supuesto que tenemos que ser empáticos, pero también ponernos en la piel de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Hay 40 guardias civiles que resultaron heridos por este ataque violento. Y más de cien gendarmes marroquíes heridos", ha manifestado en una entrevista a la Cadena Ser.

En un primer momento, el jefe del Ejecutivo ha querido rebajar algo el tono que utilizó el mismo viernes cuando se conocieron los hechos junto a la valla de Melilla, cuando afirmó que el intento de salto había sido "bien resuelto" por las autoridades marroquíes. Así, ha hablado de "tragedia" y ha asegurado que "es evidente" que lamenta los fallecimientos. También ha remarcado que cuando hizo esas declaraciones no había visto las imágenes de los migrantes heridos y muertos.

Asimismo, ha reiterado que el intento de salto a la valla es "el último acto de un drama que empieza antes", en los países de origen y de tránsito. "Es un drama complejo y no podemos verlo solo con un prisma, hay que verlo de forma transversal", ha subrayado.

Por eso, ha insistido en que es necesario ayudar a esos países de origen y de tránsito y aumentar la cooperación al desarrollo, pero también "ayudarles a gestionar la lucha contra las mafias" y poder "controlar así los flujos de migración irregular que llegan a nuestras fronteras". 

Aunque ha reiterado que lamenta "la pérdida de vidas humanas", igualmente pide ponerse "en la piel de todos los heridos, también de la Gendarmería marroquí, que ayudó a defender" las fronteras de España. Y es que el presidente considera que ese tipo de intentos de salto son "ataques violentos" y "el deber de España es salvaguardar su integridad territorial".

Ni más investigaciones, ni Pleno extraordinario

El jefe del Ejecutivo no cree que haga falta abrir más investigaciones de las que ya hay sobre los hechos ocurridos el viernes pasado. Después de que la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, enviara una carta a los ministros de Asuntos Exteriores y de Interior pidiéndoles que impulsen una "investigación independiente", Sánchez ha recordado que ya hay tres líneas abiertas.

"Hay tres investigaciones abiertas. Una en la Fiscalía en Nador, otra de la Fiscalía General del Estado, y otra del Defensor del Pueblo. Tenemos que confiar en las instituciones para esclarecer los hechos", ha dicho, antes de insistir en que "si aquí hay un responsable, son principalmente las mafias".

Y sobre las peticiones de comparecencia en el Congreso que han registrado varios grupos parlamentarios, incluidos socios habituales del Gobierno de coalición, el presidente se ha mostrado convencido de que este asunto saldrá a colación en el Debate sobre el estado de la Nación, previsto para mediados de julio, dejando entrever que no habrá un Pleno extraordinario exclusivamente para abordar la tragedia del viernes pasado junto a la valla de Melilla.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento