Todas las veces que el Gobierno español negó tener un problema con Argelia tras su cambio de postura en el Sáhara Occidental

El presidente Pedro Sánchez y el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, este miércoles.
El presidente Pedro Sánchez y el ministro de Exteriores, José Manuel Albares
EFE/Archivo

El 18 de marzo un terremoto político sacudió al Gobierno español. Una agencia de noticias marroquí hacía pública una carta donde Pedro Sánchez buscaba recomponer las relaciones diplomáticas con Marruecos dando un giro a su posición sobre el conflicto del Sáhara Occidental. En la misiva, el presidente afirmaba que España consideraba la propuesta de autonomía marroquí sobre el Sáhara como la solución "más sería, creíble y realista". Ante esta situación, fuentes gubernamentales trataron de adelantarse y aseguraron a 20minutos que Argelia (máximo defensor de la independencia saharaui), había sido avisado. Esta sería la primera de muchas negaciones.

El día 19 de marzo el Gobierno de Argelia decidió llamar a consultas a su embajador en Madrid, que ha permanecido fuera de España desde entonces. Esto ocurría pese a que el Gobierno había asegurado que Argelia estaba "informada previamente sobre la posición de España en relación al Sáhara". "Para España, Argelia es un socio estratégico, prioritario y fiable, con el que pretendemos mantener una relación privilegiada", afirmaban.

El 21 de marzo, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, fue preguntado directamente por la reacción de Argelia. "Es un socio sólido, estratégico, prioritario, fiable para España, también como suministrador de gas", aseguró, evitando confirmar si les había avisado. Fueron fuentes argelinas las encargadas de negar que hubiese sido así.

Pese a ello, Sánchez insistió el 23 de marzo que con Argelia "mantenían una extraordinaria relación" y que eran "un socio y aliado en múltiples ámbitos".  "Estoy convencido que lo seguiremos siendo en los próximos años", afirmó.

Albares y Sánchez no han sido los únicos en asegurar que las relaciones con Argelia no se verían afectadas. La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, respondía de la misma forma al ser preguntada: "No afecta a las relaciones con Argelia, que es un socio solido, estratégico y prioritario y fiable".

Otra cartera que se vio involucrada en la crisis entre ambos países fue la de Transición Ecológica, ocupada por la ministra Teresa Ribera. El 1 de abril Argelia anunció que no descartaba revisar el precio del gas que suministra a España. Ribera, por su parte, aseguró que eran "un país fiable que no ha faltado a su palabra". y que había "una relación impecable", reconoció, al tiempo que afirmaba que la revisión de los precios era normal porque "tocaba revisarlos".

Pese a todas estas declaraciones, Argel decidió este miércoles suspender el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación con España por su "injustificable" postura sobre el Sáhara. Horas más tarde, la asociación bancaria argelina anunciaba que también bloquearía a partir de este jueves todas las domiciliaciones bancarias para operaciones con España. Una medida que puede afectar a muchos sectores económicos. 

Tanto España como Bruselas han pedido al Ejecutivo argelino que rectifique, conscientes de las posibles implicaciones de esta decisión. Albares ha preferido no desvelar si en las últimas horas ha habido contactos con las autoridades argelinas y tampoco ha querido aclarar si Argelia informó de antemano al Gobierno de los pasos que disponía a dar. "Yo lo que busco es ser constructivo para que la relación con Argelia sea la mejor posible" pero también que "nuestros intereses queden totalmente defendidos", ha zanjado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento