¿Qué hacer si sospechamos que nuestra mascota tiene viruela del mono? Así actúan los veterinarios

Foto de archivo de un gato en un veterinario.
Foto de archivo de un gato en un veterinario.
Joanna Reichert / PIXABAY

Tras la recomendación del Ministerio de Sanidad de poner en cuarentena también a las mascotas de las personas contagiadas con viruela del mono, han saltado las alertas sobre cuán fácil o difícil es que nuestros animales de compañía se contagien con el virus. 

Julio Álvarez, veterinario jefe del Servicio de Epidemiología de Visavet, el Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), explicaba a 20minutos que "el riesgo de que un perro o un gato se contagie de viruela del mono es muy poco probable, pero hay que ser igualmente cauto, ya que hay muy poco estudiado". Sin embargo, los veterinarios han optado por tener un plan en caso de recibir casos de contagio en sus clínicas.

La Asociación Empresarial Veterinaria de Galicia (CEVE Galicia) ha redactado un informe en el que da algunas pautas a los veterinarios que se topen con casos de mascotas afectadas por este virus, tal y como recoge el diario sobre salud animal Animal's Health.

Los gatos en contacto con roedores están en mayor riesgo

"El virus de la viruela infecta principalmente a los roedores, que son los reservorios naturales", señalan los autores del informe, basados en un estudio reciente que demostraba la presencia de ortopoxvirus, hantavirus y arenavirus en pequeños mamíferos en España.

Por esto, la asociación veterinaria explica que "los gatos que tienen contacto con roedores son los que tienen mayor riesgo de infección" y por tanto "los humanos pueden infectarse por el contacto directo con gatos o ratas domésticas y la infección puede ser muy grave o mortal en personas inmunosuprimidas".

Entre los síntomas que presentan las mascotas con viruela del mono, en el informe indican que "las lesiones cutáneas empezarán generalmente en la zona de la cabeza y se extenderán al resto del cuerpo, especialmente en las patas y orejas".

"Primero se inflaman y después aparecen cubiertas por costras", detallan. "En ocasiones se establece una neumonía y en gatitos jóvenes y gatos inmunosuprimidos una infección por el virus puede llegar a ser mortal".

Cómo tratarlo

Respecto al diagnóstico, tratamiento y prevención, el estudio explica que "deben enviarse biopsias de las zonas marginales de las lesiones". "En los gatos con neumonía, el virus puede ser identificado o detectado en muestras de lavado broncoalveolar, raspados de la orofaringe, líquido pleural o aspirados con aguja fina de los pulmones”, especifican.

"Las lesiones deben ser lavadas y tratadas para prevenir infecciones bacterianas secundarias y no deben utilizarse corticoesteroides", detallan añadiendo que la mayoría de los gatos se recuperan en un mes o dos. "Y para prevenir, la principal medida es evitar el contacto con los animales vectores de la enfermedad, ya que no existen vacunas contra el virus de la viruela para su uso en gatos".

"A la hora de establecer las medidas sanitarias y la toma de muestra, el veterinario clínico debe recordar que los roedores pueden actuar como reservorio asintomático mientras que los felinos y otros mamíferos suelen presentar sintomatología", concluyen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento