Identidades suplantadas en Instagram: "Vi mi cara y una foto totalmente porno de fondo"

Patricia, María y Macarena vieron como sus perfiles fueron duplicados en Instagram sin su consentimiento.
Patricia, María y Macarena vieron como sus perfiles fueron duplicados en Instagram sin su consentimiento.
Henar de Pedro

El móvil empezó a vibrar una y otra vez. Un mensaje directo detrás de otro de la red social Instagram. Una actividad bastante anormal para una cuenta como la de María Solans, una actriz madrileña de 26 años, que con sus poco menos de 500 seguidores no había vivido nunca un bombardeo semejante. Casi todos chicos, conocidos y amigos con los que había conectado en esta red social y que le transmitían una misma alerta: "Te han copiado la cuenta".

"Nos pasó a la vez a mí y a otras tres amigas, exactamente lo mismo, el mismo día y todo", declara María, en una conversación telefónica. "Nos copiaron una foto, y la pusieron de perfil en una cuenta con tu mismo nombre pero con alguna letrita de más, normalmente es una foto en la que sales en bikini o enseñando más, al menos a mis amigas porque yo apenas tengo fotos de eso y la que me robaron a mí es incluso un poco ridícula".

Esta cuenta falsa, según relata María, mandó solicitudes de amistad a todos sus seguidores masculinos y, posteriormente, publicó una historia -una imagen que está disponible solo durante 24 horas- con su foto y un texto en el que se promocionaba una supuesta oferta de 30 días gratis a una web de fotos pornográficas por suscripción tipo OnlyFans. En la bio, un enlace.

Captura de la historia de Instagram publicada por la cuenta falsa que suplantaba la identidad de María en Instagram.
Captura de la historia de Instagram publicada por la cuenta falsa que suplantaba la identidad de María en Instagram.
CEDIDA

Maria decidió descubrir a dónde dirigía ese enlace. Al pulsar sobre él, el navegador le llevó a un perfil con su cara y su nombre en una página falsa que imitaba al sitio web de suscripción Pocketsars, en el que se ofrecía, en inglés, acceso gratis durante 30 días "a todas mis fotos y vídeos completamente desnuda". "Vi mi cara y una foto totalmente porno de fondo de un culo o algo así y, al principio, me acojono muchísimo porque me mosquea que haya un perfil en otra página web que no sé ni de dónde viene", declara María.

Captura de pantalla del perfil falso en una supuesta web de imágenes por suscripción al que llevaba el link en la bio.
Captura de pantalla del perfil falso en una supuesta web de imágenes por suscripción al que llevaba el link en la bio.
CEDIDA

"Instagram no hace absolutamente nada"

La primera reacción de Maria fue pedir a sus contactos que dejaran de seguir la cuenta falsa y que utilizaran la opción que da la propia red social para denunciarla. "Todo el mundo denunció y dejó de seguirla, pero la cuenta sigue activa y a amigas mías que les hicieron lo mismo hace año y medio les ha pasado lo mismo", se lamenta. "Instagram no hace absolutamente nada, es absolutamente vergonzoso".

Instagram, que pertenece a su vez a la empresa Meta -conocida como Facebook hasta octubre del año pasado- da la opción a sus usuarios que hayan sufrido una suplantación de identidad de enviar un reporte en el que solicita una foto de su documento oficial de identidad. Se abre entonces una investigación que puede extenderse durante un tiempo indefinido en el cual, la cuenta falsa, sigue estando disponible en la red social.

El caso de Macarena Martínez, una mujer de 38 años que vive en Almería, es muy similar al de María. Un día empezó a recibir numerosos mensajes de sus amigos alertándola de que se había creado una cuenta falsa con su imagen y nombre en la que se promocionaba también una oferta a una supuesta web de suscripción de fotos y vídeos pornográficos suyos.

"En un principio me da un poco igual, pero luego no, porque piensas que, de cara a trabajos, lo primero que hace todo el mundo a una entrevista es mirar en las redes sociales", declara Macarena, que, igual que María, pidió a sus amigos denuncia masivamente la cuenta. "Recibí como 300 mensajes, no te exagero, de gente diciéndome que la había denunciado, hubo una movilización bastante grande, pero la cuenta, ahora mismo, sigue abierta".

Macarena sufrió una suplantación de identidad a través de una cuenta falsa en Instagram.
Macarena sufrió una suplantación de identidad a través de una cuenta falsa en Instagram.
CEDIDA
"En un principio me da un poco igual, pero luego no porque piensas que, de cara a trabajos, lo primero que hace todo el mundo a una entrevista es mirar en las redes sociales"

Una investigación tediosa y compleja

Ante la falta de acción por parte de la red social, Macarena decidió acudir a denunciar a la Guardia Civil, fundamentalmente, como precaución de cara a una posible actividad ilegal a través de una cuenta con su nombre y foto en el futuro.

"Pusimos la denuncia y me dijeron que, bueno, era un tema muy complicado porque era muy común que saltaran de una IP a otra, que lo iban a pasar a un departamento especial que tienen para que pudieran estudiarlo, pero que era muy difícil y, hasta ahora no he vuelto a saber nada", declara, dos semanas después de haber puesto la denuncia. "Yo casi prefiero ni saber quién ha sido, ¿sabes? Solo quiero que cierren la cuenta y ya está".

Como casi siempre en lo referente a delitos cometidos a través de internet, los juristas tratan de buscar normas pensadas para el mundo físico que puedan ser reinterpretadas también para lo virtual.

En el caso de la suplantación de identidad a través de redes sociales, para Alejandro Touriño, presidente de la Sección TIC del Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM), "ya tenemos herramientas judiciales y legales para poder combatirlo". El principal problema es, en este caso, poder acreditar que se ha producido un daño y quién ha sido el causante.

"Las brigadas de investigación tecnológica de la Guardia Civil o de la Policía Nacional inician el proceso solicitando información a estas plataformas, que, como tal, no tienen la obligación de dar salvo que haya una orden judicial que lo exija. Por este motivo, muchas pequeñas infracciones o incluso delitos de naturaleza menor no se persiguen por lo tedioso y por lo complejo que puede ser", explica Touriño.

Estafas con los sorteos

No todas las suplantaciones de identidad siguen el mismo patrón, algunas ni siquiera utilizan el tan manido cebo de la pornografía o de las fotos de caracter sexual. Patrcia, una mujer de 34 años de Madrid, tiene, además de su perfil personal en Instagram, otro en el que sube contenidos relacionados con la educación y maternidad bajo el nombre de Patricia, Mamá y Maestra y en el que tiene más de 5.000 seguidores.

"Una marca me propuso realizar un sorteo de unos zapatos respetuosos y, según lo publicamos, a las dos horas, empezaron a escribir seguidoras para decirme que había una persona que se estaba haciendo pasar por mí", declara Patricia. "Sabía de otras cuentas a las que les había pasado, pero a mí nunca".

Patricia tiene una cuenta en la que sube contenidos relacionados con la educación y maternidad y que fue suplantada para una estafa.
Patricia tiene una cuenta en la que sube contenidos relacionados con la educación y maternidad y que fue suplantada para una estafa.
CEDIDA
"El sorteo duró una semana y estuvieron toda la semana avisándome de que había cuentas falsas"

En este caso se crearon, concretamente, tres cuentas falsas con un nombre muy parecido y la misma foto de perfil y bio que el de Patricia. Estas cuentas empezaron a seguir a sus seguidores y a enviar mensajes privados diciendo que habían sido ganadores del sorteo y pidiendo acceder a un link de origen desconocido por Patricia. Aunque el engaño parece fácil de detectar, la estrategia es intentarlo masivamente hasta que algún desprevenido caiga en la trampa.

"El sorteo duró una semana y estuvieron toda la semana avisándome de que había cuentas falsas", explica Patricia, que también pidió a todos sus seguidores que bloquearan y denunció la suplantación ella misma a Instagram. "Me contestaron diciendo algo así como que abrían una investigación y no he vuelto a saber nada". Las cuentas, asegura, siguen activas.

Cambio de mentalidad y atraso

Todas las víctimas de suplantación entrevistadas para este reportaje admiten que, tras el episodio, han cambiado en mayor o menor medida su forma de emplear redes sociales como instagram. Si en el caso de Patricia, se limitó a cambiar sus contraseñas, María dio el paso de poner su perfil en privado, a pesar de que lo tenía abierto para facilitar su búsqueda de empleo como actriz.

Macarena, en un principio, decidió borrar todas sus fotos en bikini, aunque no sin sacar conclusiones pesimistas sobre lo que suponía. "Me da rabia que, por esto, no pueda subir una simple foto con mis amigas en la playa, me parece un atraso", se lamenta.

- ¿Hasta qué punto ha sido traumático?

- "Al final, yo tengo 38 años y esto lo puedo gestionar, pero esto le pasa a una niña de 16 años y la hunden en la miseria".

REPORTAJES QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Si quieres contactar con 20minutos o realizar alguna denuncia o alguna corrección sobre algún tema, puedes enviarnos un mail a zona20@20minutos.es. También puedes suscribirte a las newsletters de 20minutos para recibir cada día las noticias más destacadas o la edición impresa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento