Garzón limita los anuncios con famosos dirigidos a menores y prohíbe sexualizar a las niñas en la publicidad de juguetes

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, interviene en la presentación del protocolo acordado con el sector del juguete para impulsar la igualdad, en el Ministerio de Consumo, a 27 de abril de 2022, en Madrid (España). Se trata de un proyecto que busca fomentar la autorregulación, impulsar la igualdad y eliminar los estereotipos de género en la publicidad de juguetes dirigida a menores. Gustavo Valiente / Europa Press 27/4/2022
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, interviene en la presentación del protocolo acordado con el sector del juguete para impulsar la igualdad, en el Ministerio de Consumo
Europa Press

La campaña de publicidad infantil de las próximas Navidades promete marcar un antes y un después en la forma y el fondo de los anuncios de juguetes en España. Los anunciantes no podrán explotar la imagen de presentadores o personajes de películas y series que gocen de popularidad entre los menores. La etiqueta de juguetes "para niños" o "para niñas" desaparecerá de la pequeña pantalla y las revistas juveniles. Y, entre otras novedades, los anuncios ya no podrán asociar las 'cocinitas' y la belleza personal con ellas o el fútbol y el desarrollo tecnológico con ellos.

Así lo ha anunciado este miércoles el titular del Ministerio de Consumo, Alberto Garzón, a través de la firma del protocolo de mejora de la publicidad infantil junto a la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) y Autocontrol. Se trata de "un nuevo código de autorregulación, que será referencia a nivel europeo", en palabras del ministro, al incluir, por primera vez, la prohibición expresa de utilizar de forma discriminatoria o vejatoria la imagen de las niñas en los anuncios dirigidos a menores. 

La nueva normativa, que sustituye a la última de 2015 y que entrará en vigor el 1 de diciembre de 2022 para los anuncios de nueva producción, pone el foco sobre la publicidad dirigida a menores de 15 años, si bien hace hincapié en la franja de 0 a 7  "por su mayor vulnerabilidad". A juicio del ministro, "cuando en los anuncios al niño le toca el juguete de acción y a la niña el bebé para cuidar, les estamos diciendo el trabajo y la ubicación social que esperamos de ellos". La mejor noticia, opina Garzón, sería que algunas personas no se dieran cuenta de los cambios en la próxima Navidad, lo que significaría que "una publicidad mucho más sana se va integrando en la sociedad", ha reconocido en su intervención.  

Entre las 64 normas deontológicas que abarca el código, destaca la protección entorno a la figura de las niñas como receptoras y emisoras de la publicidad infantil. El texto explicita que los mensajes publicitarios evitarán que estas "aparezcan vestidas y maquilladas como mujeres adultas y referenciadas como 'sexy' o que evoquen el mandato de gustar al sexo masculino".

Asimismo, el recién rubricado acuerdo notifica que "la publicidad infantil de juguetes no presentará en ningún caso escenas sexuales ni caracterización de los menores con connotación sexual, ni un lenguaje obsceno, ni escenas que hagan referencia a conductas adictivas, ni que fomenten la discriminación por cualquier motivo: etnia, discapacidad, género…"

En medidas más concretas, reniega de los colores o gamas pictográficas específicas, tradicionalmente asignados a uno u otro género (rosa vs. azules o colores pastel vs. colores oscuros). Además, prohíbe a los anunciantes que sus 'spots' sean protagonizados por un único sexo, fomentando la pluralidad en las comunicaciones comerciales donde aparezcan varios niños/as. 

Por otro lado, en los anuncios infantiles deberán "evitarse presentaciones que puedan asustarlos o incitar a la violencia" y "no deben utilizarse imágenes o descripciones de violencia explícita y detallada ni presentaciones agresivas", señala el nuevo código. 

En lo relativo al precio, los anunciantes tendrán la obligación de informar "clara y concretamente" de los precios de los juguetes cuando el P.V.P. supere las franjas de +50, +100, +150, +200 y +300 euros. Y quedan terminantemente prohibidos los reclamos como "sólo" o "nada más" para persuadir la compra de los jóvenes. 

En esa línea, en la publicidad de juguetes no se podrá hacer un "llamamiento directo" a los menores para la compra del producto anunciado, ni "incitarles a que pidan a sus padres o persuadan a otras personas para que compren los productos anunciados". Estos anuncios, tampoco deben sugerir que los padres y madres que ofrecen un juguete son mejores o más generosos que el resto ni podrá relacionar "la adquisición del producto anunciado con el cariño o aceptación social del menor, ni del adulto que lo compra".

Famosos e 'influencers' en la publicidad infantil 

La nueva normativa también pone en el punto de mira aquellos anuncios que emplean a referentes juveniles en aras de explotar la "especial confianza" que deposita el público infantil en ellos. 

De esta forma, a partir de diciembre, en los anuncios de nueva producción, presentadores o participantes en programas televisivos, personajes – reales o ficticios– de películas o series de ficción, personajes del mundo deportivo o musical, participantes de programas de talentos y otras personalidades que gocen de popularidad entre los menores solo  "podrán aparecer en espacios o 'momentos' educativos claramente diferenciados" y cuyo fin sea "específicamente" promover entre los menores hábitos saludables o cívicos

Por último, acerca la publicidad de juguetes difundida a través de 'influencers', el nuevo código se remite a lo previsto en la legislación que le resulte de aplicación y en el “Código sobre el uso de influencers en la publicidad” de la Asociación Española de Anunciantes (AEA) y AUTOCONTROL . Tan solo se añade un comentario: "Los anuncios de juguetes dirigidos a menores deben separarse claramente de los contenidos no publicitarios, de manera que los menores puedan distinguir con claridad entre ambos". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento