La masacre de Guernica cumple 85 años: esta es la historia que se repite en Ucrania y hoy se conmemora en las calles de la ciudad

El lehendakari Iñigo Urkullu (d), el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez López, y el primer secretario de la Embajada de Ucrania, Sergii Solovey (i), entre otras autoridades, han participado este martes en Gernika (Bizkaia) en la conmemoración del 85 aniversario del bombardeo de la ciudad con el tradicional toque de sirenas y campanas, una ofrenda floral en memoria de los fallecidos y una recepción en la Casa de Juntas
El lehendakari Iñigo Urkullu (d), el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez López, y el primer secretario de la Embajada de Ucrania, Sergii Solovey (i).
EFE/Miguel Toña

El bombardeo de Guernica cumple 85 años y el lehendakari Iñigo Urkullu consideró este martes en un solemne acto de recuerdo en la localidad que es un "paso positivo" que el Gobierno de España condene el ataque. Ese paso, será, a su juicio, "uno más de los que en el futuro" se tengan que dar para "construir una memoria basada en la verdad" porque "hoy todavía sigue habiendo mentira respecto a lo que fue la guerra de 1936, lo que fue el bombardeo de Guernica y respecto al sufrimiento que el pueblo vasco padeció, junto con otros pueblos del Estado español", expresó.

El Gobierno vasco, además, recordó la actual situación de Ucrania. "En plena Europa, Ucrania y sus ciudades mártires, sufren la misma barbarie que asoló Gernika. Hoy, volvemos a reclamar, desde los valores éticos, democráticos y humanos, que cese la agresión armada que está causando muerte y sufrimiento a millones de personas inocentes. Volvemos a mostrar nuestra solidaridad con el pueblo y las instituciones legítimas de Ucrania", manifestó el Ejecutivo. Guernica representa, de hecho, una de las manchas más negras en la historia española.

En concreto, tres horas y veinte minutos fueron suficientes para que la ciudad de Guernica, y con ella la vida de todos sus vecinos, quedara reducida a escombros un 26 de abril de 1937. Se dio así uno de los episodios más terribles de la Guerra Civil. Diecisiete lustros después, aquellos hechos siguen más vivos que nunca a causa de las noticias que llegan desde Ucrania.

"Yo veía cómo caían las bombas, cómo estaba ardiendo Guernica. Cuando comenzó a anochecer se veía todo el cielo rojo, rojo...", recuerda a sus 91 años Mari Carmen Aguirre, superviviente del bombardeo, en una conversación con EFE. Cómo olvidar tanto terror. La Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana, en favor del bando nacional, bombardearon durante varias oleadas la ciudad vizcaína de 5.000 habitantes.

Guernica era un objetivo militar para el bando franquista por la presencia de tres fábricas de armas y varios cuarteles en la localidad y por su ubicación clave para las comunicaciones en el País Vasco. Sin embargo, tanto las fábricas armamentísticas, situadas a las afueras, como el puente que permitiría a las tropas republicanas replegarse hacia Bilbao tras el bombardeo quedaron intactos.

El ataque se centró en la población civil. Los ocho kilómetros cuadrados de la ciudad vizcaína se convirtieron en un campo de pruebas sobre el que la aviación alemana e italiana probó el efecto de las bombas incendiarias de la Luftwaffe, que posteriormente caerían por Europa durante la Segunda Guerra Mundial. El primer avión que sobrevoló la villa lanzó a las 16:20 las primeras seis bombas. A este le sucedieron otros tres bombarderos y una escuadra final de aviones cuyo objetivo consistió en ametrallar a la población. 

El resultado, 1.654 fallecidos y 889 heridos y más del 85% de las construcciones destruidas, según datos del Gobierno vasco. Esta estampa, que inspiró a Picasso para pintar, a petición del Gobierno de la Segunda República Española, uno de sus cuadros más insignes, se convirtió en un símbolo internacional de los horrores de la guerra y marcó un antes y un después en el funcionamiento de los conflictos bélicos.

La imagen de devastación se repite hoy, 85 años después, a poco más de 3.000 kilómetros de Guernica. El presidente ucraniano Volodímir Zelenski no dudó en comparar el pasado 5 de abril, en su intervención telemática en el Congreso de los Diputados, el episodio de la Guerra Civil con la situación que vive actualmente la población ucraniana. "Esto no parece abril de 2022, parece abril de 1937 en Guernica", afirm Zelenski.

Por el momento la ONU ha documentado la muerte de al menos 2.345 civiles y 2.919 heridos durante la guerra guerra entre Rusia y Ucrania. Las imágenes de Bucha y Mariúpol consternan hoy al mundo de la misma manera que las de Guernica conmocionaron a occidente hace diecisiete lustros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento