La falta de personal de control en Barajas deja en tierra a 3.000 personas en Semana Santa

  • Así lo ha denunciado la Asociación de Líneas Aéreas, que ha pedido un refuerzo al Gobierno. 
  • Alertan igualmente de que la subida del precio del queroseno puede encarecer los billetes.
Varios pasajeros en el Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Bajaras.
Imagen de archivo de varios pasajeros en el Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Bajaras.
SERVIMEDIA

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) prevé que el tráfico de pasajeros se recupere totalmente y se sitúe en niveles prepandemia en 2023, tras observar ya una clara tendencia al alza en los últimos meses y con un verano en el que se espera alcanzar cifras muy próximas a las registradas en 2019. Sin embargo, la patronal ha advertido de que entre los desafíos actuales se encuentra el riesgo de que se produzcan largas colas y esperas en verano en la zona de control de pasaportes. En este sentido, ha lamentado que solo en Barajas se calcula que 3.000 pasajeros perdieron alguna de sus conexiones en Semana Santa debido a este motivo.

Así avanzó este miércoles el presidente de la patronal, Javier Gándara, que instó al Gobierno a reforzar estos puntos de control de pasaportes en los aeropuertos con más vuelos internacionales para evitar la formación de largas colas y demoras.

Respecto a las expectativas de negocio, estas contrastan con las que maneja el gestor aeroportuario español (Aena), que proyectaba la recuperación al 100% del tráfico aéreo a partir de 2025. 

Los datos de ALA apuntan a que de cara a esta campaña estival el número de asientos programados es prácticamente el mismo que antes de la covid-19 (unos 212 millones de asientos frente a los 213 millones de 2019), aunque ha recordado que este indicador puede variar conforme evolucione la actividad. 

"Hay una gran heterogeneidad a nivel regional", precisó Gándara, quien citó como ejemplo de casos positivos los de Canarias y Baleares, con un 8,1% y un 10,6% más de asientos programados para este verano que para el de 2019, mientras que en Madrid y Barcelona la cifra se sitúa un 7,5% y un 11% por debajo, respectivamente. 

En cuanto a la ocupación -es decir, el porcentaje de billetes vendidos respecto a la capacidad total del avión-, la patronal calcula que en 2022 rondará el 74%, a 11 puntos de distancia del 85% que presentaba de media España antes de la pandemia. La ocupación se situó en el 65% en 2020 y en el 70% en 2021, según Gándara, quien reveló que después del bajón de enero por la variante ómicron el indicador se situó en el 78% tanto en febrero como en marzo. Sobre Semana Santa, sus estimaciones pasan por que volaron entre el 80 y el 85% de los pasajeros que lo hicieron antes de la covid.

Año de recuperación

"Hay que tener en cuenta que nos comparamos con un año (2019, el último antes de la pandemia) que fue récord en turismo", insistió el presidente de ALA, que también se mostró confiado en que España puede ser uno de los países que recupere los niveles precovid más rápidamente a escala global debido al tipo de estructura de su tráfico aéreo. 

Concretamente, recordó que en torno al 80% del tráfico corresponde a vuelos de corta y media distancia y entre el 80 y el 90% de los pasajeros se desplazan por vacaciones o visitas familiares, mientras que la recuperación es más lenta en el turismo de negocios y en las conexiones de larga distancia.

Las compañías ya detectan también una recuperación de las conexiones internacionales, con niveles del 75% respecto a 2019 en este arranque de año, y los nacionales continúan estabilizados por encima del 80%.

Desafíos actuales

Entre los desafíos, la patronal ha advertido del riesgo de que se produzcan largas colas y esperas en verano en la zona de control de pasaportes, por lo que ha instado al Gobierno a reforzar estos puntos en los aeropuertos con más vuelos internacionales. En este sentido, Gándara lamentó que solo en Barajas se calcula que 3.000 pasajeros perdieron alguna de sus conexiones en Semana Santa debido a este motivo.

Otra preocupación del sector pasa por la gestión del tráfico aéreo y los retrasos en los vuelos, sobre todo de cara a este verano. "El 80% de los retrasos por gestión del tráfico aéreo que afectan a España se producen fuera del país, sobre todo en Francia (...) Este año hay un cambio de sistema en Reims que obligará a derivar tráfico al centro de Marsella, que ya es problemático de por sí", alertó Gándara, quien también subrayó que las comunidades con más riesgo de verse perjudicadas por este motivo son Cataluña y Baleares.

La asociación que agrupa a las compañías aéreas advirtió igualmente sobre la fuerte subida del precio del queroseno en los últimos meses, que se ha duplicado respecto al de 2021, y que amenaza con provocar un encarecimiento de los billetes aunque más a medio y largo plazo. "El combustible supone cerca del 30% de los costes de las compañías.

Algunas tienen coberturas (seguros que les protegen de las variaciones en los precios) y están menos expuestas, pero si la situación se mantiene en el tiempo acabará afectando a las tarifas", avisó Gándara.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento