La UE creará una base de datos común de los refugiados ucranianos para agilizar la coordinación entre países

Refugiados en la estación de tren de Odesa (Ucrania), antes de partir hacia Polonia.
Refugiados en la estación de tren de Odesa (Ucrania), antes de partir hacia Polonia.
STEPAN FRANKO / EFE
La Unión Europea descarta por el momento repartir entre los Estados miembros a los refugiados que llegan de Ucrania, unos 3,8 millones hasta la fecha, dado que ni lo han pedido los países que acogen a un mayor número -sobre todo Polonia-, ni la mayoría de las personas que llegan desea trasladarse a otros lugares.
EFE

La Unión Europea (UE) contará con una base de datos común en la que consten todos los refugiados ucranianos acogidos a la protección temporal activada por primera vez en la historia el pasado 4 de marzo. Se trata de una plataforma de registro de todas las personas desplazadas por la invasión rusa en Ucrania, a la que tendrán acceso los 27 Estados miembros y que les servirá para intercambiar información sobre las necesidades de acogida y para facilitar el movimiento entre países. 

Es una de las medidas acordadas este lunes en Bruselas por los ministros de Interior de la UE. Todas ellas forman parte de un plan desarrollado en diez puntos en el que se sientan las bases para coordinar los esfuerzos de acogida de los refugiados que llegan desde Ucrania, y cuyo número asciende hasta ahora a los 3,7 millones de personas. "Estoy satisfecha de que el plan de acción haya sido respaldado por todos los ministros", declaró la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson.

Respecto a la plataforma de registro, que fue anunciada tras la reunión por Johansson, se pondrá en marcha en cuestión de "días o semanas". Actualmente este mecanismo funciona únicamente a nivel nacional, por lo que el plan de los Veintisiete es unificarlo en una única base de datos conectada. "Hay que hacerlo de manera que no se haga un doble registro", incidió la comisaria europea, poniendo en valor la importancia de esta iniciativa, ya no solo para facilitar la coordinación de cara a la acogida y que los refugiados puedan beneficiarse de sus derechos en todos los países de la UE, sino también para proteger a los más vulnerables frente a las redes criminales. 

En esa línea, también se acordó por unanimidad reforzar la cooperación policial de la UE para "luchar de forma coordinada contra todos los fenómenos delictivos que puedan aprovecharse de la crisis ucraniana", según detalló después el Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Así, indicó la necesidad de movilizar la red 'EMPACT', la Plataforma Multidisciplinar Europea contra las Amenazas Delictiva, que involucra a agencias como Europol, Frontex o Cepol. 

También trabajan en una mejor coordinación de medidas que permitan el desplazamiento de los refugiados entre países en cuanto al transporte por ferrocarril y autobús. 

Analizar las capacidades de acogida de cada país en cada momento

Además, se acordó en el plan llevar a cabo un índice que permita hacer un seguimiento de la evolución de las llegadas de refugiados, que evalúe la presión a la que está sometido cada país, así como un mapeo que establezca la capacidad de recepción que tiene. 

Por otro lado, los ministros decidieron también elaborar un Plan europeo de contingencia para amortiguar los efectos del conflicto. "No sabemos qué puede ocurrir mañana. La guerra sigue y no sabemos cuál va a ser el próximo paso de Putin. Tenemos que estar preparados", advirtió la comisaria europea. 

Aliviar la presión en Moldavia

También reiteraron el compromiso "extraordinario" con Moldavia, que ha recibido a más de 350.000 refugiados desde el inicio de la escalada, de los cuales se calcula que se han quedado en el país 101.500 personas. Se trata, según detalló después Marlaska, de un compromiso de "relocalización" y "transferencia" de los desplazados ucranianos entre los distintos países de la UE. Por ahora, se han propuesto hasta 14.500 plazas; una ayuda que se une a los ocho millones que concedió la UE para asistencia humanitaria en el país y al paquete de 15 millones que se movilizará para que las autoridades moldavas puedan asistir a los refugiados ucranianos. 

En ese contexto, según anunció Johansson, se está trabajando para coordinar los contactos con Canadá, Estados Unidos, Reino Unido y otros países para que también puedan acoger a las personas que huyen de la invasión rusa, y que no sean los miembros de la UE los únicos que absorban esa presión. 

Ni cuotas ni financiación adicional por ahora

Respecto a las peticiones de financiación adicional que han pedido los países más cercanos a Ucrania y que, por tanto, están recibiendo una mayor llegada de refugiados, el ministro francés de Interior, Gérald Darmanin, señaló que no es algo que se estén planteando por ahora. Polonia y Alemania pidieron este mismo lunes una ayuda adicional de 1.000 euros por refugiado acogido e instaron al Ejecutivo comunitario a desempeñar un papel más activo para repartir las llegadas por toda la UE. 

"Nos hemos centrado en garantizar que haya liquidez para que haya fondos disponibles para los países más afectados y, en caso de que haya necesidad de financiación adicional, la semana pasada el Consejo pidió a la Comisión Europea que estudie nuevas propuestas", explicó Darmanin. Tampoco se habló de cuotas porque, según aseguró Marlaska, "hay un nivel de responsabilidad compartida entre los 27 y en este momento nadie lo ve necesario".

De los 3,8 millones de refugiados, la mitad son niños, según la comisaria europea. Polonia es hasta ahora el país que más desplazados ha acogido (aproximadamente más de un millón), junto a los países vecinos de Rumanía, Hungría, Eslovaquia, Austria y Republica Checa. Con todo, la UE calcula que el número de llegadas "va descendiendo". Hubo un pico de 200.000 llegadas al día, según Johansson, y ahora se mantiene en 40.000 diarias. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento